Antigua civilización vivió sin guerras ni desigualdad durante 700 años


Antigua civilización vivió sin guerras ni desigualdad durante 700 años

Hoy en día es casi imposible concebir la idea de que pueda existir una sociedad sin desigualdades ni conflictos. Lamentablemente ese tipo de situaciones son las predominan en todo el mundo, para mayor perjuicio de la humanidad. Sin embargo, tal parece que no siempre ha sido así. Existe un precedente bastante interesante sobre una civilización antigua que durante 700 años convivieron juntos sin necesidad de usar armas.

Al parecer, dicha comunidad no tuvo que experimentar los estragos que deja la guerra y sus habitantes practicaban la igualdad social, sin exclusiones.

A simple vista puede considerarse una utopía, pero hay suficientes elementos que prueban este hecho. ¿De quiénes estamos hablando? ¿Dónde estaba esa población? ¿Qué sucedió con ellos? El trabajo investigativo de los arqueólogos desde hace unos cuantos años, responde a algunas de estas preguntas.

La región del Valle del Indo

Un trabajo conjunto entre arqueólogos indios y británicos efectuado en 1920 en los alrededores de las Llanuras del Río Indo, encontraron los restos de una antigua civilización. A partir de ese momento iniciaron los trabajos de excavación, abarcando un espacio que cubre cerca de 800 mil kilómetros cuadrados.

La zona donde se han llevado a cabo las excavaciones, corresponde con lo que actualmente es el noroeste de la India y Pakistán. La información recabada hasta ahora es sencillamente sorprendente, luego de haber descubierto un poco más de mil asentamientos poblacionales.

Ciudad moderna y próspera

Los hallazgos dan muestra que se trataba de una ciudad moderna y próspera, tal vez porque sus habitantes estuvieron dedicados al comercio marítimo. De acuerdo con los datos recogidos en el lugar, una gran cantidad de los asentamientos eran pueblos, aunque también había por lo menos 5 ciudades.

Es importante destacar que 2 de esas ciudades eran grandes y mostraban ser una civilización avanzada. Se trata de Mohenjo-Daro, -declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco- situado en las inmediaciones del Río Indo, y Harappa. Esta última se destaca por la buena planificación de sus calles.

Ilustración artística de la ciudad de Harappa. Una cuadrícula de calles bien planificada y un elaborado sistema de drenaje sugieren que los ocupantes de la ciudad eran hábiles planificadores urbanos.

De acuerdo con los expertos, esta antigua civilización no solo vivía en paz y con igualdad social, sino que tampoco poseían lujos. Así lo han demostrado las excavaciones realizadas en el transcurso de este tiempo, pues no se han encontrado restos de palacios reales, ni de templos suntuosos.

Aunque estamos haciendo referencia de una cultura que existió entre los siglos 2600 – 1900, se estima que su población alcanzaba el millón de habitantes. Una razón más para impresionar al mundo actual, porque aun cuando era una sociedad próspera y avanzada, tenían un alto grado de conciencia en cuanto a la igualdad social.

¿Quién dirigía los asuntos en la población?

Busto de un hombre encontrado en Mohenjo-Daro.

Algo por lo que se caracterizan todas las culturas o sociedades –antiguas y contemporáneas- es por la presencia de líderes y gobernantes. Son los encargados de dirigir, organizar y supervisar los trabajos de construcción, economía, salud, seguridad entre otros.

Pero, por increíble que pueda parecer, los pobladores del Valle del Indo no contaban con un gobernante, líder o caudillo. No hay ninguna evidencia que sugiera la presencia de algún tipo de gobierno mientras duró aquella sociedad. Por supuesto, no todos comparten esta opinión de los expertos. ¿Por qué?

Una sociedad que superaba el millón de personas, con ciudades bien planificadas, además de un gran número de edificaciones, requiere de la dirección y supervisión de alguna clase de gobierno. Y, los habitantes del Indo no lo tenían. Es posible que por esa razón hayan vivido sin guerras y en igualdad por 700 años.

La población del Indo desaparece misteriosamente

Mohenjo-Daro

Esto ocurrió alrededor del año 1900 a. C., cuando los pobladores abandonaron sus asentamientos y ciudades. El por qué lo hicieron sigue siendo un gran misterio sin resolver, aunque se han planteado varias hipótesis al respecto. Por ejemplo, invasiones, revueltas políticas internas, desastres naturales, sequía prolongada.

También puede interesarte: Derinkuyu: la ciudad subterránea más grande del planeta, un refugio antiguo.

De todos esos planteamientos los más aceptados están relacionados con eventos que pudieron afectar al Río Indo. Los registros históricos señalan que por aquel tiempo, se presentó una sequía que abarcó muchos años, afectando la economía de la región. Por consiguiente las personas tuvieron que abandonar sus hogares.

También tiene cabida la idea de un desbordamiento de los cauces del río que posteriormente habrían inundado toda la zona del Indo. Motivo por el cual la civilización desapareció sin dejar rastro alguno.

¿Impacto nuclear?

Sin embargo también existe una teoría que plantea que los habitantes de este lugar fueron víctimas de un impacto nuclear letal. Las excavaciones en las calles de Mohenjo-Daro revelaron 44 esqueletos dispersos, tirados en las calles como si el destino hubiera llegado tan repentinamente que ni siquiera lograron llegar a sus casas.

Todos los esqueletos quedaron aplastados contra el suelo, incluidos un padre, una madre y un niño que se encontraron aún tomados de la mano. Yaciendo en las calles en posiciones retorcidas, dentro de capas de escombros, cenizas y escombros, pero la causa de este suceso sigue sin explicarse.

En la ciudad también fueron halladas rocas que se derritieron al alcanzarse temperaturas de alrededor de 1.500 grados centígrados, convirtiéndose en una sustancia similar al vidrio. Además, se hallaron miles de «piedras negras» que antes habían sido vasijas formando una especie de amasijo pétreo, fundidas debido al calor extremo. Lo que ha llevado a muchos a sumarse a la idea de un ataque nuclear. El autor A. Gorbovsky, en su libro Acertijos de la historia antigua, reportó que al menos un esqueleto humano poseía un nivel de radioactividad muy alto y anormal.

Esto ha sido relacionado con la gran epopeya épica de la India, el Mahabharata, la cual relata el caos y destrucción que parecen describir, con gran precisión, los efectos y secuelas de una guerra nuclear: explosiones masivas tan «brillantes como mil soles» son descritas junto a cuerpos calcinados al punto de ser irreconocibles.

Sea cual sea la causa, lo cierto es que, es todo un enigma, quizá el mayor de muchas civilizaciones antiguas, por el hecho de vivir si guerras ni desigualdad, que logró florecer durante siete siglos. Un gran ejemplo para nuestros días, así como también una esperanza para estas generaciones.

 

Una publicación de Mystery Science. Todos los derechos reservados. – Está expresamente prohibida la redistribución y redifusión de este contenido sin previo consentimiento.

Te recomendamos leer:


Like it? Share with your friends!

Luisa Lugo

Luisa Lugo es una redactora freelance con sede en Bogotá, Colombia. Colabora con MysteryScience.net desde septiembre de 2020.

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.