Esfinges: Enigmáticos guardianes de lugares antiguos sagrados


Esfinges: Guardianes de lugares antiguos sagrados
Crédito: Wikimedia Commons

La esfinge es una de las criaturas mitológicas más representativas de la cultura antigua, y se halla presente en las narrativas heroicas de la antigua Grecia y Roma. Su significado y origen sigue siendo un misterio, pero se han hecho varias suposiciones que nos permiten comprender su razón de ser.

La esfinge y su protagonismo en el mundo antiguo

La esfinge es uno de los símbolos más importantes en los registros de la humanidad, llegando estar presente en prácticamente toda cultura antigua. Este ídolo tenía cabeza humana y cuerpo de león, y generalmente se le pinta acostado con la cabeza erguida. Se le encuentra muy a menudo en lugares sagrados y templos de adoración.

Una de las referencias más antiguas acerca de la esfinge la encontramos en una leyenda de la antigua Grecia. Se cuenta que uno de los dioses envío una esfinge para azotar el pueblo de Tebas. Este monstruo mitológico destruía los campos y sembradíos del pueblo y mataba a cualquier persona que estorbara en su paso.

La leyenda también dice que la esfinge prometió abandonar el lugar si algún hombre se atrevía a resolver su enigma. La esfinge preguntó: «¿Cuál es el ser que en la mañana andas en cuatro patas, al mediodía camina en dos, y por la tarde se apoya en tres?» Varios hombres intentaron responder a su pregunta, pero todos acabaron muertos.

Edipo resuelve el enigma

Finalmente, un hombre llamado Edipo dio la respuesta adecuada al acertijo de la esfinge. Edipo le respondió: «Te refieres al hombre, que camina en cuatro patas en su infancia, anda en dos cuando es adulto y se apoya en un bastón al envejecer». Cuenta la leyenda que la esfinge se quitó la vida al escuchar la respuesta de Edipo.

Esfinge y Edipo
Esfinge y Edipo. CC BY-SA 3.0 Wikimedia Commons

Desde ese momento se le atribuyó a la esfinge la responsabilidad de ser guardiana de la verdad y la sabiduría, además de proteger los misterios y secretos más profundos de la humanidad.

Esta es posiblemente la razón por la que en la entrada de los templos y recintos de adoración se erigían monumentales figuras de esfinges.

La Gran Esfinge de Giza

Gran Esfinge de Guiza

Uno de los lugares donde se han encontrado más referencias y estatuas de esfinges es en Egipto, tierra de grandes misterios y cuna de una de las civilizaciones más antiguas. El ejemplo más famoso de arte colosal bien puede ser la Gran Esfinge de Giza, una monumental escultura de 20 metros de altura y 70 metros de longitud.

Se cree que la cabeza de esta escultura pudiera representar al faraón Kefrén de la 4 dinastía, y que fue esculpida cerca del siglo XXVI antes de Cristo. Frente a la escultura se construyó un templo como lugar desde el cual adorar y rendir homenaje a este ídolo. De hecho, en la mitología egipcia se relaciona a la esfinge con Horus, uno de sus dioses principales.

La presencia de la esfinge en diversas culturas

Seguramente influidos por la cultura egipcia, las comunidades asiáticas también adoptaron la esfinge como uno de sus símbolos principales. Ahora bien, al modelo egipcio le agregaron un par de alas en la espalda, confiriéndole mayor elegancia y presencia.

La esfinge también está presente en el arte y la escultura de las civilizaciones micénica, asiria, persa y fenicia. De igual manera, se encuentra en la mitología hindú y se conocen como purushamriga. Se cree que es una criatura protectora, por lo tanto, las esculturas del purushamriga se encuentran a menudo en las entradas de los templos hindúes, donde sirven como guardianes.

Esfinges India-Myanmar
Izq. Esfinge india representada en el templo Varadaraja Perumal en Tribhuvanai, India. Crédito: CC BY-SA 3.0 Wikimedia Commons/Rajadeekshitar. Der. Esfinge de Myanmar en la pagoda de Shwedagon. Crédito: CC BY-SA 3.0 Wikimedia Commons/Maung Maung San

Asimismo, la esfinge más antigua conocida se encontró en Gobekli Tepe, Turquía, y data del 9.500 a. C. Los babilonios consideraban que la esfinge era un guardián, a menudo flanqueando las entradas a las tumbas reales sagradas y templos religiosos.

Por otra parte, durante el siglo XV a.C. aparecieron las primeras esfinges femeninas, con rostro de mujer y una silueta más delineada. Este tipo de representación se hizo muy popular en la antigua Grecia, adornando objetos, casas, prendas de vestir, amuletos e instrumentos bélicos. Con ello se pretendía crear la sensación de protección y seguridad y desear el bienestar de quien portara una imagen de la esfinge.

Esfinge Píxis ática griega y Esfinge alada persa
Esfinge Píxis ática griega y Esfinge alada persa. Crédito: Wikimedia Commons

La esfinge y las creencias del hombre

Faraones y reyes de la antigüedad compartían la idea de que la esfinge era un símbolo de protección y un punto de conexión con los dioses.

En algunos lugares y templos sagrados, así como escritos religiosos, se pinta a la esfinge con cuerpo de león, rostro humano, alas de águila y cuernos de toro. Se creía que esta combinación de criaturas formaba parte de una especie de portal para conectar con el mundo celestial.

De ahí que la esfinge también haya sido utiliza como un símbolo mágico y parte principal en rituales y ceremonias religiosas.

 

Una publicación de Mystery Science. Todos los derechos reservados. – Está expresamente prohibida la redistribución y redifusión de este contenido sin previo consentimiento.


¿Te gusta? ¡Compártelo con tus amigos!

Andrea González

Editora de Mystery Science Net. Tengo predilección por la ciencia y los misterios que esta engloba. Gracias por tu visita.

0 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *