‘Rayo de la muerte’ de Tesla: El artefacto diseñado para terminar con las guerras


2 comentarios, 48
El ‘rayo de la muerte’ de Tesla: Diseñado para terminar con las guerras

Para nadie es un secreto que Nikola Tesla es, posiblemente, el mayor genio que ha tenido la humanidad. Sin embargo, uno de sus inventos aún continúa rondando la delgada línea entre el mito y la realidad: el Rayo de la Muerte.

Existen documentos que mencionan al ‘Rayo de la Muerte’ de Nikola Tesla, el cual lo describen como un arma capaz de realizar ataques a cientos de kilómetros de distancia.

Pero más allá de su palabra o de los medios de comunicación, algunos también aseguran que estuvo en negociaciones hasta con Gran Bretaña para vendérselo por 30 millones dólares, sin embargo nunca se vio un plano o algún archivo que hablara sobre esta sorprendente máquina.

El Rayo de la Muerte con que Tesla acabaría las guerras

Ilustración del Rayo de la Muerte. Crédito: Dominio Público/Wikimedia Commons

«Mi invento requiere de una gran instalación pero, una vez establecida, es posible destruir todo lo que esté en un radio de 322 km, ya sean hombres o máquinas».

Así lo anunció el mismo Nikola Tesla en la revista Liberty Magazine. Cabe destacar que a finales 1908, el mundo estaba sorprendido por Robert Peary y su intento de alcanzar el Polo Norte. Cualquier persona que quisiera dar declaraciones sobre inventos o hazañas sorprendentes, tenía el momento preciso.

Según el psicoanalista, Fred Lipschitz, tal como lo escribió en su libro Suddenly, fue de esta forma que Tesla quiso exponer contundentemente que había inventado un dispositivo capaz de transmitir energía a todo el mundo.

De hecho, fue tal el impacto que Estados Unidos también mostró gran interés en el invento el cual, según el genio, podría terminar con todas las guerras tal y como se conocían.

Para la época de 1920, varios otros inventores aseguraban haber inventado un rayo de la muerte, con el que podían destruir aviones a grandes distancias y más. Pero ninguno mostró algo que realmente podría funcionar.

Transmitir grandes cantidades de energía sin conductores, era un campo conocido para Tesla desde hacía ya 20 años. Y había tenido mucho éxito en ello.

En 1917, durante la Primera Guerra Mundial, se atrevió a sugerir que si llegaba a desvelar los detalles del «megaproyecto» que tenía en mente, los militares podrían aprovecharlos para «aumentar el horror» en las tropas enemigas.

Sin embargo, también dijo que su uso podría derivar en la muerte, el fuego, y la explosión provocadas a grandes distancias por medio «máquinas silenciosas». Aseguró que, el día que se emplearan, se acabarían las guerras.

Teleforce ¿Fue real?

A tan solo días de su  fallecimiento, la Inteligencia de Estados Unidos incautó dos camiones con pertenecías de Tesla. Aunque el FBI negaría haber tomado algún documento.

Sin embargo, en uno de los archivos desclasificados de la CIA mostraba una narración de quiénes y cómo lo hicieron.

Carta desclasificada que iba dirigida al primer director del FBI. Crédito: Yúbal Fernández/Xataka

Para el gobierno, cualquier anotación o documento hecho por Tesla era de suma importancia, especialmente después de todo lo que se había hablado sobre el «Teleforce», nombre dado por el serbio.

Aunque el inventor había defendido el valor científico de su invento, intentando alejarlo de su lado bélico. Insistía que debía usarse para mantener la paz en el mundo.

En un documento desclasificado que iba dirigido a Edgar Hoover, primer director del FBI, se hace referencia a un artículo del New York Times sobre el rayo.

«Si se basa en hechos probados, debería ser de vital importancia para nuestro Departamento de Guerra así como para otras naciones ahora controladas por locos dictadores».

También se recomendaba vigilar constantemente a Tesla para impedir que gobiernos extranjeros lo «secuestraran» para obtener sus secretos. Hoover respondió para agradecer la información, asegurando que tendría en consideración la propuesta. Aunque no se aclara si realmente se llevó a cabo o no.

Se sospecha que Tesla destruyó toda documentación sobre el Teleforce antes de su muerte en 1943. Creía que, sin su supervisión, el mundo podría estar en peligro si el rayo caía en las manos equivocadas.

Esto se piensa ya que, cuando el FBI incautó sus documentos, no encontró planos, anotaciones o algo que hiciera referencia sobre el rayo. Algo que resultó extraño ya que el serbio había dado entrevistas públicas sobre el mismo.

El intento de venta a Gran Bretaña

Artículo de periódico que habla del Rayo de la Muerte. Crédito: Lehman Guns Research

Muchos medios de comunicación citaron el interés del FBI hacia el invento de Tesla, obviando el hecho de que una nación estuvo en negociaciones para su venta.

En uno de los documentos desclasificados, se menciona que el inventor intentó venderle el Rayo de la Muerte a Gran Bretaña como un arma capaz de «defender cualquier país, por pequeña que sea». Incluyendo el descubrimiento de unas «bolas de fuego» que se generaban a partir de la electricidad.

Se menciona como Tesla descubrió este fenómeno, prácticamente por casualidad, mientras experimentaba en Colorado Springs, en 1899. A partir de ese momento continuó desarrollándolo. También se explica cómo intentó venderlo por 30 millones de dólares.

Tesla ofreció el producto como un arma que los protegería de cualquier enemigo que se acercase, ya sea por mar, tierra o aire, puesto que no existía defensa que se le resistiera. Sin embargo, a los europeos no les interesó la idea, rompiendo el sueño de Nikola Tesla de demostrar el alcance de uno de sus mayores inventos.

Actualmente, el Rayo de la Muerte de Tesla continúa siendo considerado, por algunos, como un simple mito. Obviamente, este escepticismo está respaldado por que no se ha encontrado nada que haga referencia a esta arma, más allá de las declaraciones del inventor y medios de comunicación. Sin embargo, dudar de la palabra de un genio de tal calibre parece impensable…

Una publicación de Mystery Science. Todos los derechos reservados. – Está expresamente prohibida la redistribución y redifusión de este contenido sin previo consentimiento.

 

MÁS EN MYSTERY SCIENCE:


¿Te gusta? ¡Compártelo con tus amigos!

2 comentarios, 48
Erick Sumoza

Escritor especializado en la investigación de ciencia, tecnología, teorías alternativas e historia oculta. Siempre trabajando por la verdad y en contra de la censura.

2 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Yo trabajo con rayos lasser y cortan meral y creo que si se aplifican los vidrios alcance a destruir a 320km de distancia aqui corta con una eistancia de 500milecimas de centrumetros

    1. Es correcto, José Luis. Todos sabemos que los inventos de Tesla (antes ridiculizados, son perfectamente aplicables en la actualidad, después del avance de la tecnología. Es posible el “rayo de la muerte” de Nikola haya sido un prototipo temprano de un láser actual usado para cortar metal ¿Qué pasaría si dicho láser, el cuál se usaría con un propósito bélico y no automotriz, se hubiera inventado a comienzos de siglo? ¿Qué potencia tendría ahora?

      ¡Gracias por comentar!