Las esferas de piedra gigantes de Kazajstán que desconciertan a los científicos


Las esferas de piedra gigantes de Kazajstán que desconciertan a los científicos
Crédito: CC BY 4.0 Alexandr Babkin/Wikimedia Commons

Un valle repleto de rocas de distintos tamaños, algunas tan grandes como un automóvil y otras de apenas unos pocos centímetros de diámetro. Este es el escenario que encontramos en el Valle de Torysh, Kazajstán, en territorio ruso. Para geólogos y científicos de todo el planeta ha sido un verdadero desafío explicar el origen de estas extrañas rocas.

Rocas que parecen caídas del cielo

La primera impresión que podemos llevarnos al ver este enigmático paisaje es la de cientos de rocas esféricas que parecen caídas del cielo, como luego de una lluvia que cayó en el pasado lejano.

Una leyenda de los lugareños cuenta que en una ocasión fueron invadidos por hordas enemigas. Los residentes invocaron la ayuda de los dioses y los cielos se abrieron con un fuerte aguacero, truenos y relámpagos; y eventualmente la lluvia se convirtió en estas rocas.

Ubicadas en la región de Mangystau al suroeste de Kazajstán, es posible divisar todo un valle lleno de estas enormes rocas esféricas similares huevos gigantes. ¿Pero, qué dicen los expertos sobre su origen?

Pues bien, geólogos y otros estudiosos del tema concluyen que estas formaciones rocosas son una verdadera maravilla de la geología. Se calcula que estas piedras formar parte de este paraje desde el Jurásico medio al Cretácico temprano, es decir, hace unos 180 millones de años.

Rocas redondas en el Valle de Torysh
Rocas en el Valle de Torysh, Kazajstán. Crédito: Wikimedia Commons

En una época tan temprana, diversos fenómenos naturales pudieron converger para dar origen a estas inusuales rocas. Hasta la fecha se cree que están hechas de silicato o cemento de carbonato. Claro está, otros pensadores afirman que antiguos seres con tecnología avanzada fueron sus creadores y que estas misteriosas esferas de piedra pudieron ser parte de algún residuo de un medio de transporte de una civilización altamente desarrollada.

Lo que opinan los expertos

La mayoría de los expertos que han examinado las rocas del Valle de Torysh han dicho que son concreciones gigantes. En geología, se denomina concreción a la acumulación de sustancias transportadas en disolución por el agua sobre una roca porosa. Esta roca sirve de núcleo, y sobre ella se van acumulando capas superpuesta de diversos elementos naturales.

El fluir constante de agua cargada de minerales sobre la roca permite que los elementos transportados vayan quedando adheridos a la misma. Además, es el responsable de darle a la nueva formación rocosa su particular forma redondeada, que también puede llegar a ser sub-esférica o elipsoidal.

Formaciones ‘naturales’ que no dejan de sorprender

Rocas esféricas en Rusia
Una de las rocas rota. Crédito: aboutkazakhstan.com

El proceso de concreción que le dio forma a estas sorprendentes rocas tuvo que llevarse a cabo durante miles de años. El resultado fueron gigantescas piedras esféricas que suelen confundirse con huesos fosilizados, caparazones de tortugas y hasta estructuras artificiales de origen alienígena.

Su extraña forma ha llevado a algunos a pensar que estas enormes rocas son en realidad artefactos de antiguas civilizaciones avanzadas. ¿Podrían ser artificiales, o más bien el fruto de la interacción de elementos naturales y el pasar del tiempo? Un dilema muy difícil de resolver.

Lo que sí se sabe es que estas rocas esféricas están formadas principalmente de piedra caliza y arenisca. Ambos materiales son depósitos de gas natural y petróleo, muy comunes en esta zona occidental de Kazajstán. Fueron depositadas en un ambiente marítimo de poca profundidad durante la era del Mesozoico.

¿Por qué algunas son tan grandes y otras diminutas?

Una de las cuestiones más intrigantes con relación a las rocas esféricas del Valle de Torysh es la diversidad de tamaños, algunas muy grandes y otras diminutas. Aún no está muy claro el porqué de las variaciones, pero se sabe que las rocas grandes suelen formarse bajo el suelo.

De hecho, todavía pueden verse algunas rocas incrustadas en la superficie, a la espera de que la erosión termine de liberarlas. En el caso de las rocas pequeñas, es de suponer que se formaron en niveles superiores.

Rocas esféricas en otras partes del planeta

La presencia de concreciones no es exclusiva de esta parte del globo terráqueo. En otras zonas del planeta también es posible encontrar formaciones rocosas con características similares. Tal es el caso de algunas partes de Siberia y las playas y desiertos de California.

Las concreciones en Siberia fueron encontradas por unos mineros mientras hacían su trabajo en las minas de carbón. Los trabajadores sacaban las rocas esféricas y las ponían a un lado para que las personas las vieran. Además, como son muy duras y grandes, no perdían su tiempo intentando romperlas.

En Estados Unidos, concretamente se hallan en Bowling Ball Beach y el desierto de Colorado, cerca del Parque del Estado Desértico de Anza Borrego. Procesos naturales similares actuaron sobre núcleos de roca porosa y les dieron esta forma tan particular.

Dado se han encontrado miles esferas de piedra idénticas en todo el mundo, se han tejido varias historias enigmáticas respecto a sus orígenes. Incluso, llegando a pensar que la cultura que las creó debe ser común. Sin importar cuán atractiva sea la hipótesis de su origen artificial, también debemos tener en cuenta que la naturaleza es capaz de los fenómenos más inusuales y, a primera vista, fantásticos cuya esencia no se nos revela de inmediato. Misterios como estos también hacen parte de la ciencia, pero a medida que averiguamos qué teorías son incorrectas, también obtendremos una comprensión cada vez más precisa del mundo.

MÁS EN MYSTERY SCIENCE:

 

Una publicación de Mystery Science. Todos los derechos reservados. – Está expresamente prohibida la redistribución y redifusión de este contenido sin previo consentimiento.


¿Te gusta? ¡Compártelo con tus amigos!

Luisa Lugo

Luisa Lugo es una redactora freelance con sede en Bogotá, Colombia. Colabora con MysteryScience.net desde septiembre de 2020.

0 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *