Antiguos círculos megalíticos: Un inexplicable fenómeno mundial


Antiguos círculos megalíticos inexplicable fenómeno mundial

Los antiguos círculos megalíticos siguen siendo una de las construcciones humanas más enigmáticas para los científicos y expertos de la actualidad. A lo largo y ancho de todo el mundo, es posible encontrar este tipo de arte arcaico. Para algunos, no son más que un lugar para honrar a los muertos; para otros, un punto de conexión entre la Tierra y el cielo.

Los círculos megalíticos

Los círculos megalíticos conforman una de las edificaciones humanas más antiguas que pueden hallarse sobre la Tierra. Se denominan de esa forma porque están compuestos por grandes rocas ubicadas alrededor de un eje central, dibujando una especie de círculo. Las rocas empleadas son grandes, llegando a pesar varias toneladas en algunos de los casos.

Stonehenge, en Wiltshire (Inglaterra) es el círculo megalítico prehistórico más conocido del mundo. Fue construido en el Neolítico tardío, aproximadamente en el año 2500 antes de la Era Común.

Círculos megalíticos
Stonehenge

Investigaciones recientes han demostrado que muchos otros círculos no solo usan alineaciones del cielo y el paisaje para marcar eventos astronómicos, sino que también comparten formas geométricas y sistemas de medición. Sin duda alguna, quien hizo estas magníficas estructuras tenía un profundo conocimiento de ingeniería, topografía, geometría, metrología, acústica y astronomía.

Asimismo, más de mil de estos círculos megalíticos han sido encontrados en las Islas Británicas, y datan de las fechas 3500 a.C. y 1500 a.C. Dos de los círculos de piedras más antiguos son Stenness y Callanish, ubicados en las islas Orkney y Lewis, respectivamente, con más de 5000 años de edad. Las piedras de Stenness son muy llamativas por la forma alisada y bien trabajada que tienen sus enormes rocas.

círculo megalítico de Callanish
El círculo megalítico de Callanish es uno de los más antiguos en Reino Unido.

Otro de los círculos megalíticos más antiguos de los que se tiene constancia es el hallado en Göbekli Tepe, al sureste de Turquía. Los expertos aseguran que las ruinas ubicadas en este lugar alcanzan los 12.000 años de antigüedad. Algo más que sorprende es la gran habilidad artística y técnica de los constructores.

Uno de los factores que más llama la atención de este antiguo templo es que fue tapado a propósito, cubierto con tierra y ocultado en forma deliberada hace unos 8.000 años.

Gobekli Tepe
Sigue habiendo un gran desacuerdo entre los científicos sobre las razones que explican estas curiosas formaciones.

Círculos megalíticos Sudamericanos

Uno de los más conocidos es el Crómlech de Calçoene, llamado el ‘Stonehenge del Amazonas’, se encuentra en la cima de una colina cerca de Calçoene,  en el estado brasileño de Amapa.  Aquí, 127 bloques de granito, de hasta 3 metros de altura, están espaciados a intervalos regulares alrededor de la colina, como una corona. Se cree que este círculo de 30 metros fue construido por la gente de Amapán entre los siglos I y X d.C. El lugar tiene una alineación al amanecer del solsticio de invierno.

Crómlech de Calçoene
El Crómlech de Calçoene ha sido llamado el Stonehenge brasileño o Stonehenge amazónico.

Aunque la función de este sitio megalítico aun es desconocida, los expertos creen que este sitio fue construido por los pueblos indígenas con fines astronómicos, ceremoniales o de entierro. La datación por carbono de los artefactos de cerámica hallados en las proximidades lugar, han colocado el sitio entre 500 y 2.000 años de antigüedad.

Por otro lado, en Perú encontramos Sillustani, cerca del lago Titicaca, un sitio conocido por sus enormes torres funerarias en la cima de una colina llamadas ‘Chulpas’. En las llanuras de abajo hay varios círculos de piedra alineados astronómicamente construidos por los Kolla (una cultura preincaica) entre el 100 d.C. y el 1.600 d.C.

El más grande, de 10 metros, es el Intiwatana, que se traduce como «amarrar el sol». Se han encontrado aquí marcas de copa, así como patrones en espiral en las rocas.

Con qué propósito fueron construidos estos monumentos antiguos

Se han hallado círculos megalíticos compuestos por rocas que pesan más de 10 toneladas. No cabe duda de que sus edificadores debieron hacer grandes esfuerzos físicos e invertir mucho tiempo para concluir las obras. ¿Qué motivó a estos hombres de la antigüedad a llevar a cabo semejante hazaña?

Para muchos expertos en la materia, detrás de estas formaciones circulares de piedra se esconde un profundo significado. Aseguran que sus constructores ostentaban un gran conocimiento sobre el cosmos y la posición de los astros en el universo. Los lugares elegidos para estos monumentos y la posición de las rocas no son mera casualidad.

Los defensores de esta teoría sostienen que hay clara evidencia de que lo círculos de piedra fueron erigidos con influencias cósmicas. Esto quiere decir que fueron colocados específicamente para ver mejor el Sol, la Luna y las estrellas. Uno de los principales defensores de esta teoría fue el académico escocés Alexander Thom.

Observaciones interesantes

Para la década de 1930, Alexander Thom comenzó su estudio de las piedras verticales encontradas en Gran Bretaña, análisis que duró varios años. En sus estudios observó la gran precisión geométrica presente en cada construcción, y eso a pesar de que las piedras tienen distintas formas.

Long Meg and Her Daughters
Vista aérea del Círculo de Maughanby. Crédito: CC BY 2.0 Wikimedia Commons/Simon Ledingham

Concluyó que cada uno de los monumentos megalíticos pudo haber servido como observatorio: un sitio para ver mejor las estrellas. Todos sus análisis han sido la base para nuevos estudios llevados a cabo por investigadores desde agosto de 2016. Hasta el momento,  parece indicar que las afirmaciones de Thom eran correctas.

Una amplia comprensión del universo

Una de las primeras observaciones realizadas por el nuevo equipo de investigadores de la Universidad de Adelaida confirmaron que las piedras verticales están alineadas a eventos astronómicos. Dicha información fue comparada con datos como la forma del paisaje y la elevación del terreno donde está ubicado el círculo megalítico.

El estudio reveló que solo había dos horizontes de formas diferentes rodeando estos monumentos, detalle que es impresionante en sí mismo. Además, el Sol y la Luna fueron colocados en patrones muy específicos en dicho paisaje. Cuando se analizaron otros monumentos, todos presentaban un patrón idéntico o muy similar.

Al parecer, los lugares elegidos para colocar las piedras sirven para mostrar los puntos más extremos de la salida y la puesta del Sol y la Luna. Sus constructores comprendían el Universo como un fenómeno cíclico y conformado por elementos opuestos, como noche, día, luz y oscuridad.

Un punto de vista debatido

Para otros expertos, una explicación astronómica de los círculos megalíticos usando ciencia moderna está fuera de lugar para entender estas construcciones. Para ellos, no son más que símbolos de ritual y poder, un lugar donde darles culto y veneración a sus antepasados muertos.

Los lugares usados para erigir estos círculos tenían un significado especial para los constructores. Desde este punto de vista, la gente no se veía en el cielo, sino que intentaban capturar la Tierra. Sea como sea, estas construcciones antiguas siguen siendo objeto de debates y conjeturas.

En la antigüedad los círculos megalíticos fueron lugares de culto y veneración.

 

Referencias: BBC, Infobae

Una publicación de Mystery Science. Todos los derechos reservados. – Está expresamente prohibida la redistribución y redifusión de este contenido sin previo consentimiento.

 

MÁS EN MYSTERY SCIENCE:

Like it? Share with your friends!

Luisa Lugo

Luisa Lugo es una redactora freelance con sede en Bogotá, Colombia. Colabora con MysteryScience.net desde septiembre de 2020.

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *