Detectan una anomalía magnética en antiguas esculturas de piedra de Guatemala


2 comments, 157 shares
Barrigones de Guatemala. Crédito: CC BY-SA 3.0 Wikimedia Commons/Soaring Bear

Un grupo de científicos de la Universidad de Harvard (EE.UU.) ha descubierto que las antiguas esculturas de piedra conocidas como ‘Barrigones’, fueron talladas tras determinarse que las rocas estaban magnetizadas, lo cual sugiere que la civilización que las esculpió tenía un conocimiento práctico del magnetismo.

Se cree que estas esculturas de basalto, que se exhiben en la ciudad guatemalteca de La Democracia, fueron talladas hace más de 2.000 años, durante el periodo Preclásico Tardío de las civilizaciones mesoamericanas. Estudios previos ya habían sugerido que algunas de esas figuras tenían anomalías magnéticas, pero en esta nueva investigación se ha determinado que algunas de las rocas fueron originalmente magnetizadas por rayos antes de ser esculpidas.

La investigación

Los científicos de Harvard se valieron de escáneres y magnetómetros para mapear la distribución de la magnetización en las esculturas, y descubrieron que 10 de las 11 figuras tenían anomalías magnéticas.

Además, detectaron que muchas de esas figuras están talladas de tal manera que el inusual campo magnético coincide con el ombligo o con la mejilla derecha de la estatua, lo que sugiere que sus escultores sabían cómo detectar el magnetismo. Se estima que los autores de los Barrigones se valieron de artefactos basados en minerales de hierro similares a los imanes para resaltar los campos magnéticos de las piedras.

Dos barrigones tienen sus polos magnéticos norte y sur situados a menos de 10 centímetros uno del otro, cerca del ombligo (específicamente, entre las yemas de los dedos de las manos que abrazan las partes más redondeadas del abdomen). La tercera tiene su polo magnético norte ubicado en la parte posterior del cuello.

Las primeras civilizaciones mesoamericanas conocían las propiedades del magnetismo

Este hallazgo refuerza la teoría de que las primeras civilizaciones mesoamericanas conocían las propiedades del magnetismo y cómo detectarlo, incluso antes de producirse las primeras referencias sobre el magnetismo, que datan de hace unos 2.700 años en China.

«Los Barrigones podrían haber representado a los antepasados de la clase dominante y haber dado forma física a su reclamo de poder basado en la herencia», señalaron los responsables de la investigación.

«Si esta interpretación es correcta, la habilidad de los Barrigones para desviar, drásticamente en la mayoría de los casos, una piedra magnetizada habría servido para reforzar su mensaje de continuidad ancestral viva», agregaron.

Escultura encontrada en 1927. Foto: Museo de Historia

Estos «resultados demuestran el significado de la piedra en la antigua Mesoamérica y sus propiedades simbólicas, pero también las antiguas interpretaciones de los cuerpos humanos y las creencias de que ciertas características clave, como el rostro, el estómago y el ombligo, eran particularmente potentes o poderosas», dijo por su parte la historiadora de arte de la Universidad de Texas (EE.UU.) Julia Guernsey, quien no tomó parte en el estudio, en declaraciones al portal Live Science.

También puede interesarte: Estudio prueba que los humanos pueden percibir los campos magnéticos.

La investigación se publicará en la edición de junio de la revista Journal of Archaeological Science.


Like it? Share with your friends!

2 comments, 157 shares
Andrea González
Editora de Mystery Science Net. Tengo predilección por la ciencia y los misterios que esta engloba. Gracias por tu visita.

2 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close