La mítica espada que «controlaba el viento», cortaba metal y ladrillos según leyendas irlandesas


La mítica espada que «controlaba el viento», cortaba metal y ladrillos según leyendas irlandesas

A lo largo de la historia, en repetidas oportunidades se han escuchado relatos sobre míticas armas que usaban guerreros con poderes sobrehumanos. Todas estas legendarias herramientas de lucha eran asignadas a una persona, convirtiéndolos en dioses o en seres invulnerables. Incluso, se conocen leyendas sobre el poder curativo que brindaban.

Un antiguo metal realmente sorprendente

Según cuenta la leyenda, una espada llamada «Fragarach» o mejor conocida como «El retaliator» fue forjada para proporcionar una fuerza sobrenatural que resulta extraordinaria. ¿Se trata de un simple mito? Hasta ahora, esta no es más que una crónica que ha sido relatada de generación en generación como una historia imaginaria.

Popular por su eficacia a la hora de aniquilar al enemigo, pero eso no es todo, se fabricó con diversos objetivos. Uno de estos, era otorgar poderes mágicos a quien hiciera uso de ella.

¿De dónde proviene la historia de Fragarach?

Esta crónica es procedente de Irlanda, un lugar que se caracteriza por las incontables leyendas antiguas que todavía forman parte de su cultura. El mito que relata se basa en dioses héroes y criaturas mágicas. En algún momento formaron parte de hechos que el mundo creía que eran completamente reales.

La leyenda más famosa en Irlanda

La enigmática historia de la Fragarach es bastante conocida por todo el mundo, resulta apasionante conocer los motivos que tuvieron los dioses para forjarla. Luego de que unos seres celestiales llegan a tierras irlandesas y asesinaran a un grupo de personas.

¿Quién era el encargado de fabricar esta arma?

La poderosa espada debió ser forjada por un dios para ser entregada más tarde a otro dios.  El encargado de fabricarla fue Manannan Mac Lir, según la crónica celta era un mago y dios del mar, quien la elaboró a partir de una ola congelada.

Imagen ilustrativa y Escultura de Manannán Mac Lir, dios del mar en la mitología celta.

Manannan era prominente no solamente por usar la espada Fragarach, sino también por vestirse con una gran capa que lo hacía invisible. Además, poseía un caballo que le facilitaba el viaje por las aguas marinas y la tierra con la misma destreza. Este personaje es asociado con numerosos mitos irlandeses.

La espada es otorgada a otros individuos

Con el tiempo, el dios del mar decidió pasársela a su hijo adoptivo llamado Lugh, quien era la divinidad de los reyes. También representaba la justicia y el gobierno, fue un astuto guerrero y hábil artesano. Conocido por sus numerosos títulos, pero el más nombrado era «De brazo largo».

No solo obtuvo la destructiva hoja de acero y el barco de su padre, sino también algunos dones que lo hacían especial. Tal vez también heredó el poder de Manannan de saber con exactitud lo que pensaba cualquier persona.

Más tarde Lugh se la otorgó a su hijo Cuchulainn, muy renombrado por ser un célebre héroe, además era un personaje muy querido. El arma terminó llegando a manos de un importante rey de Irlanda conocido como Conn de las 100 Batallas.

Especificaciones de la mitológica hoja

Según cuentan las personas, el legendario metal podía atravesar cualquier elemento, así fuera una pared o incluso un escudo. No se trataba de un arma corriente, era tan asombrosa que no existía armadura que se resistiera a su gran poder.

Además, de la punta emanaba un fuego que podía acabar con diversos materiales como la madera, ladrillos e incluso metal. Aunque lamentablemente no ofrece detalles sobre las características visuales de este acero, si especifica las hazañas que ejecutaba.

También puede interesarte: La legendaria espada vikinga fabricada con tecnología que no existió hasta 800 años después.

Nefastas consecuencias para los enemigos

Hasta se llegó a relatar, que la mítica arma era capaz de anular el poder del viento. No existía en la Tierra un elemento ante el cual esta poderosa herramienta pudiera doblegarse. Por otro lado, se dice que cuando una persona tenía la espada en su cuello le era inviable mentir.

Al usar la espada de Fragarach, los enemigos podían sufrir heridas de las cuales no se recuperarían nunca. Al tenerla cerca ninguna persona tenía la posibilidad de moverse, y hablar con la verdad era su única opción.

¿Qué ocurrió finalmente con la hoja metálica?

Imagen referencial.

En conclusión, el acero usado únicamente por los dioses terminó siendo llevado a un lugar desconocido por Lugh. Solo se sabe que no fue dejada en la tierra de los vivos, ya que un arma de tal magnitud en manos equivocadas sería una verdadera amenaza.

 

Una publicación de Mystery Science. Está expresamente prohibida la redistribución, redifusión total o parcial de este contenido, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.

 

MÁS EN MYSTERY SCIENCE:

 


¿Te gusta? ¡Compártelo con tus amigos!

Luisa Lugo

Luisa Lugo es una redactora freelance con sede en Bogotá, Colombia. Colabora con MysteryScience.net desde septiembre de 2020.

0 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.