La misteriosa piedra rúnica vikinga hallada en EE.UU


2 comentarios, 6
La misteriosa roca rúnica vikinga hallada en EE.UU
La piedra rúnica de Kensington se encontró en una pequeña comunidad agrícola cerca de Kensington, Minnesota (EEUU) en 1898. Edición: Mystery Science.

Todo empezó cuando Olof Ohman, un inmigrante sueco dueño de tierras en el Estado de Minnesota (Estados Unidos), encontró una misteriosa piedra enredada entre algunas raíces en la orilla de una Ciénega. Se trataba de la piedra rúnica de Kensington; un tipo de lápida que tenía extraños escritos en una de sus caras y en un lateral. ¿Cómo llegó allí y que tenía escrito?

Un hallazgo importante

Era un día cualquiera cuando Ohman se topó con esta extraña figura incrustada entre raíces de álamo. Así que, sin mucha espera, le contó a su padre lo que había encontrado: una roca basáltica de color gris de al menos 90 Kg de peso, con unas medidas de 76 x 41 x 15 cm. Ahora bien, ¿qué ocultaba esta singular piedra?

Después de mostrar el extraño objeto a la mayoría de los habitantes de Kensington sin ningún resultado, Ohman decidió donar la piedra al Banco Local. Incluso, tuvo que firmar una especie de juramento para ratificar las circunstancias del descubrimiento. Sin embargo, nadie era capaz de descifrar el mensaje que llevaba escrito.

Piedra de Kensington
Olof Ohman (con corbata) y la piedra rúnica de Kensington, junto a guardias en una exposición en 1929. Crédito: Star Tribune.

Para muchos, las piedras rúnicas no son un misterio, pero tienen un misterio sobre ellas: en una sociedad prealfabetizada, en su mayoría nos dicen poco sobre la vida de las personas, aparte de lo que podemos reconstruir a partir de otros hechos conocidos.

Muchos historiadores de la era vikinga, argumentan que la piedra rúnica más misteriosa es la «Piedra rúnica de Kensington»; pues fue encontrada a más de 4.300 kilómetros de L’anse aux Meadows, Terranova, Canadá, el único lugar del hemisferio occidental reconocido como un lugar de aterrizaje para los aventureros nórdicos durante la era vikinga.

Traducción del mensaje oculto

No fue sino después de algunos años de investigación, que el profesor O. J. Breda hizo hincapié en descifrar el texto que había sido labrado en la roca. Lo que estaba escrito parecía ser el testimonio de miembros de una expedición vikinga del año 1362 en Norteamérica. ¿Qué querían dar a conocer estos viajeros?

Piedra de Kensington
Una vista de las runas, del libro de Erik Wahlgren «La piedra de Kensington, un misterio resuelto».

En el escrito se puede leer que eran un grupo de 8 suecos y 22 noruegos que viajaban explorando desde Vinland hacia el Oeste. Además, expresaba que acampaban cerca de un lago junto a islas rocosas. Por otro lado, escribieron que un día después de pescar se encontraron con una escena horrorosa: 10 de sus hombres habían sido terriblemente asesinados.

En el texto se podía leer la desesperación que sentían estos hombres, pues rogaban a una deidad que se les salvara del mal. Finalmente, el escrito señala que 10 de sus hombres estaban a cargo del cuidado de sus barcos. Cerrando el texto con «Año 1362», año en el que posiblemente se encontraban.

Se investiga la autenticidad de la piedra

Fotografía de 1910 de las dos caras talladas de la piedra rúnica de Kensington
Fotografía de 1910 de las dos caras talladas de la piedra rúnica de Kensington.

Después de haber sido revelada la traducción del escrito en la extraña roca, se comenzó a investigar su autenticidad. La verdad, muchos expertos dudaron de que la piedra fuera auténtica. ¿Por qué? Algunos afirman que contenía expresiones muy actuales que no eran usadas en 1362. Otros aseguraban que las inscripciones eran muy frescas para haber estado tanto tiempo en la intemperie.

Después de algunos años de debate sobre la autenticidad de la piedra, fue devuelta a su descubridor original. Ohman, no le dio más importancia y la dejó como una piedra cualquiera en la entrada de su granero. No fue sino hasta el año 1907 cuando Hjalmar Holand, le ofreció 10 dólares por la pieza a Ohman, quien accedió a la venta.

Holand ahora con la extraña piedra en sus manos, decidió llevarla a diferentes universidades a lo largo del país. Sin embargo, vez tras vez estas instituciones negaban que la pieza fuera auténtica.  El avance se obtuvo 20 años después cuando se encontró en la Biblioteca Real de Copenhague una copia de la orden del rey Magnus a Knutson.

Se reinicia el debate sobre su autenticidad

Piedra rúnica de Kensington
Piedra rúnica de Kensington. Crédito: Lorie Shaull CC BY SA 2.0

El escrito reinició el debate sobre la autenticidad de la piedra. ¿Razón? El rey Magnus pedía que se enviara una comisión de hombres capacitados para realizar una expedición que se extendería más allá de Vinland. Dicho viaje se adentró por la Bahía de Hudson abriéndose paso en el continente americano.

Al parecer, la expedición enviada por el rey Magnus dejó la misteriosa Piedra de Kensington en orillas lejanas del norte. Sin embargo, se desconoce cómo llegó esta pieza a Minnesota, el lugar donde fue encontrada.

Minnesota defiende la veracidad de la piedra

Aunque hoy día no se sabe con certeza si la piedra es auténtica o no, los habitantes de Kensington, Minnesota, abogan por la veracidad de su origen. Es posible que la comunidad de antepasados nórdicos quiera contar con un símbolo que defienda su herencia vikinga.

Por otra parte, tal vez deseen mantener el atractivo turístico de la zona y la fama que han conseguido gracias a ella. Actualmente, la piedra rúnica de Kensington se encuentra en el Museo Runestone de Alexandria en Minnesota.

 

El misterio de la piedra rúnica de Kensington ha sido largamente discutido tanto por expertos como por aficionados a la arqueología y a la historia. Sin embargo, aun no han podido explicar si este artefacto es falso o real. La autenticidad de la Piedra de Kensington probaría que los europeos llegaron a América muchos siglos antes de lo que se conoce históricamente.

 

MÁS EN MYSTERY SCIENCE:

 

Una publicación de Mystery Science. Todos los derechos reservados. – Está expresamente prohibida la redistribución y redifusión de este contenido sin previo consentimiento.


¿Te gusta? ¡Compártelo con tus amigos!

2 comentarios, 6
Andrea González

Editora de Mystery Science Net. Tengo predilección por la ciencia y los misterios que esta engloba. Gracias por tu visita.

2 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *