Extraños artefactos de una antigua civilización china que desapareció misteriosamente


Extraños artefactos de antigua civilización china desaparecida misteriosamente
Crédito: Wikimedia Commons. Edición: Mystery Science.

Una mañana de primavera de 1929, un granjero chino encontró por casualidad una gran cantidad de reliquias hechas de Jade. El hallazgo tuvo lugar en la tranquila aldea de Sanxingdui, provincia de Sichuan en China, y convirtió aquel poblado en el centro de atención para arqueólogos e historiadores. El descubrimiento fue tan sorprendente que cambió la historia de la civilización china.

El descubrimiento de un antiguo reino misterioso

Desde aquel primer encuentro con lo que llegaría a ser un enorme reino misterioso, generaciones de investigadores chinos excavaron el lugar. Para el año 1986, unos trabajadores se toparon por casualidad con unos orificios que tenían miles de objetos rotos, quemados y cuidadosamente enterrados. Nuevas investigaciones sacaron a la luz una civilización de entre 3.000 y 5.000 años de antigüedad.

Uno de los aspectos más sobresalientes de los objetos encontrados es que no hay registro de nada parecido en ninguna época de la historia china. Además, la enorme cantidad de reliquias sorprende, puesto que se trata de miles de artefactos de bronce, oro, marfil, jade y demás alfarería completamente únicos.

Como era de suponer, el descubrimiento hizo surgir muchas preguntas en las mentes de quienes exploraban el lugar. ¿Qué era todo aquello? ¿A cuál civilización se le puede atribuir todo este conjunto de objetos? ¿Qué propósito tienen y cuál es su significado?

Una mirada más de cerca al sorprendente descubrimiento

Sanxingdui
Algunas de las cabezas de bronce encontradas contenían máscaras de láminas de oro.

A fin de determinar el origen de aquella gran cantidad de artefactos, fue necesario hacer un análisis de sus características. Los objetos hallados tenían formas bastante peculiares, como máscaras con orejas de dragón y esculturas con forma de animales. Cabezas humanas con máscaras de hojas de oro, animales decorativos como dragones, serpientes y aves, hachas, tablas, anillos y cuchillos.

Igualmente, los arqueólogos quedaron sorprendidos al encontrar una máscara de bronce de 1,32 metros de ancho y 0,72 metros de altura, la más grande hasta el momento. Asimismo, una estatua humana de más de dos metros y medio en un estado de conservación inmejorable, y un árbol de bronce de 4 metros de altura.

Artefactos de Sanxingdui
Uno de los objetos más enigmáticos encontrados fue una estatua de dos metros y medio de altura que al parecer representa a un dios o un chamán.

Por otro lado, entre los hallazgos destaca un altar de sacrificios hecho de bronce, con una base formada por varios animales cuadrúpedos que sostienen a unos objetos con forma de máscaras. Se cree que en estos altares solían ofrecer sacrificios al cielo, la tierra y otros dioses de la naturaleza. Las figuras de aspecto humano, las máscaras de bronce con caras de animales con ojos saltones y las máscaras planas con caras de animales pueden ser dioses adorados por los pobladores.

Sin embargo, lo más sorprendente estaba aún por aparecer.

Mascaras gigantes con formas extrañas

Las máscaras varían en tamaño, llegando hasta el tamaño de un automóvil pequeño
Los objetos hallados tenían formas bastante peculiares

Dentro de la enorme cantidad de artefactos encontrados, sobresalen decenas de máscaras con facciones muy particulares. Rasgos humanos angulares y exagerados, con ojos almendrados, narices rectas, rostros cuadrados y enormes orejas. Ninguna de estas características parecen representar a etnias asiáticas, sino más bien a seres completamente desconocidos.

También fueron halladas máscaras y cetros de oro que parecen familiares a los encontrados en el Antiguo Egipto. Su existencia implica que hace 4.000 años, mucho antes de la Ruta de la Seda, contemplando la posibilidad que esta civilización tuviera comunicaciones culturales con otras, mucho antes de lo pensado por los arqueólogos e historiadores.

Edad y composición de los objetos

De inmediato, se comenzaron a hacer pruebas de datación mediante radiocarbono para intentar fechar la antigüedad de todo este yacimiento arqueológico. Los resultados apuntaron a los siglos XII y XI antes de Cristo como el momento en el que se forjaron, es decir, unos 5.000 años.

En aquel entonces, la dinastía Shang era la única cultura civilizada que prosperaba en el valle del Río Amarillo en la parte norte de China, a miles de kilómetros de Sichuan. Pero, al parecer, otra cultura completamente desconocida de los registros oficiales también llevaba algún tiempo desarrollándose.

De hecho, la mayoría de los objetos fueron fabricados aplicando una tecnología avanzada de fundición, que combinaba el bronce, el cobre, el plomo y el estaño. De esa manera, los metalúrgicos crearon una aleación mucho más resistente capaz de soportar el paso del tiempo y con la suficiente maleabilidad para forjar intrincados diseños.

Un cambio en la manera de ver la historia

Los objetos hallados tenían formas bastante peculiares
Las grandes máscaras halladas no reflejan el aspecto físico de los asiáticos. Crédito: CGTN

Todo parece indicar que una cultura totalmente desconocida en los registros oficiales fue la responsable de este conglomerado de artefactos. El descubrimiento contribuyó a cambiar la concepción tradicional china que durante milenios concentró a las civilizaciones desarrolladas en el norte de del país.

Con toda probabilidad, en este emplazamiento estaba ubicada una especie de Meca o santuario, a donde venían personas de muchos lugares a rendir culto a sus dioses. Esa quizá es la razón por la que hay tantos artefactos de Sanxingdui reunidos. Todavía queda mucho por aprender de esta extraña y avanzada civilización, cuyo único registro en la historia es esta gran cantidad de extraños objetos que no dejan de causar admiración.

 

Una publicación de Mystery Science. Todos los derechos reservados. – Está expresamente prohibida la redistribución y redifusión de este contenido sin previo consentimiento.

 

MÁS EN MYSTERY SCIENCE:

¿Te gusta? ¡Compártelo con tus amigos!

Luisa Lugo

Luisa Lugo es una redactora freelance con sede en Bogotá, Colombia. Colabora con MysteryScience.net desde septiembre de 2020.

0 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *