Misteriosas cuevas construidas con alta tecnología hace más de 2000 años


Misteriosas cuevas artificiales construidas con alta tecnología hace más de 2000 años
Aunque siguen siendo investigadas, en la actualidad las cuevas están abiertas al turismo.

Un extraño mundo bajo tierra que sigue siendo causa de intrigas y preguntas sin respuestas, se trata de las cuevas de Longyou, en China.

Cerca del poblado de Shiyan Beicun, en la provincia de Zhejiang, es posible hallar unas de las construcciones subterráneas más misteriosas de toda la Tierra. Tan sorprendente resulta, que en China se le conoce como la novena maravilla del mundo.

Echemos un vistazo más de cerca a las misteriosas cuevas de Longyou

Cuevas de Longyou

Como ha ocurrido con muchos de los grandes misterios presentes en el planeta, las cuevas de Longyou fueron descubiertas por accidente. En el pueblo de Shiyan Beicun, donde están ubicadas, por años se ha hablado de pozos y lagos subterráneos sin fondo.

Los lugareños aprovechan la enorme cantidad de peces presentes en estas aguas subterráneas, y mantienen vivo el mito de los estanques sin fondo. Ahora bien, cierto día, un hombre decidió poner a prueba la veracidad de esta leyenda local, a fin de probar si las formaciones subterráneas tenían o no un punto final.

Con el apoyo de otros miembros de la comunidad, se compró una bomba hidráulica grande, con la cual se bombeó por 17 días consecutivos, toda el agua subterránea. De esta manera fortuita, quedaron al descubierto unas sorprendentes cuevas excavadas a mano, que, al parecer, eran la razón de la falta de fondo del agua.

Enorme e intrincado diseño lleno de incógnitas

Luego de su descubrimiento en 1992, la exploración dentro de estas cavernas sacó a la luz unos 30 mil metros cuadrados de grutas y túneles. Más que eso, los investigadores observaban con asombro pasadizos, habitaciones, puentes, piscinas y pasillos bellamente elaborados.

Como era de esperar, comenzaron a surgir preguntas con respecto a esta caverna artificial. ¿Quién o quiénes la hicieron? ¿Con qué fin? De inmediato, se inició la búsqueda de registros escritos de algún emperador chino, donde se detallase el propósito de construir esta monumental cueva y cómo se llevó a cabo dicha obra.

Pero, hasta la fecha, no se ha hallado documentación relacionada, en ninguna época bajo el mandato de ningún emperador. Tampoco se han encontrado rastros de la presencia de trabajadores, herramientas, alimentos y, ni siquiera, peces. De hecho, el misterio más grande que se desprende de esta formación subterránea es saber cómo la construyeron.

No hay ningún rastro de construcción

cuevas subterráneas
No existen registros de la creación de estas cuevas.

Los expertos que estudian las cuevas artificiales, calculan que la inversión de tiempo y trabajo humano debió ser enorme para dar forma a tan intrincado diseño. Por ejemplo, la cantidad de roca extraída equivale a 1 millón de metros cúbicos. Pero, en los alrededores, y mucho menos dentro de las cuevas, se han encontrado depósitos de piedras y restos de excavación.

Para llevar a cabo tan monumental proyecto, se estima la presencia de más de 1000 trabajadores, cincelando y excavando durante 6 años seguidos, 24 horas, 7 días de la semana. Esto sin considerar el tiempo dedicado a perfilar y delinear esculturas, grabados y relieves, que abundan en las paredes de las cavernas.

Paredes talladas con precisión… a mano

Cuevas Longyou

Las paredes de las distintas grutas alcanzan, en algunos puntos, los 30 metros de altura. Contiene habitaciones separadas, pasillos y canalones, y en todas las paredes, un grabado a cincel muy particular. De arriba abajo, las paredes tienen una serie de líneas paralelas, todas grabadas a martillo y cincel. Dichas marcas son similares a las encontradas en la cerámica de un museo cercano, fechado entre el 500 y el 800 a.C.

La precisión sobre su ubicación, las tallas y el grosor de sus muros sigue siendo un misterio que los arqueólogos y estudiosos de la actualidad no han logrado resolver.

Yang Hongxun, del Instituto Arqueológico de la Academia China de Ciencias Sociales (CASS) dijo: «En la parte inferior de cada cueva, los antiguos constructores no serían capaces de ver lo que los otros estaban haciendo en la gruta contigua. Pero el interior de cada cueva tenía que ser paralelo a la otra, o bien la pared se habría traspasado al construirla. Así, los aparatos de medida deben haber sido muy avanzados. Debe haber habido alguna disposición sobre el tamaño, la ubicación y las distancias entre las cuevas de antemano».

Cómo han permanecido intactas estas cuevas durante tanto tiempo

La zona geográfica donde están ubicadas las cuevas de Longyou es muy propensa a movimientos telúricos. Con todo, dentro de las mismas no hay señales de colapso, montones de escombros ni daños en paredes o columnas. En los alrededores, a lo largo de los siglos, las montañas y relieves han cambiado de forma y tamaño. Pero dentro de las cuevas, todo sigue como si se hubiesen construido el día anterior.

Actualmente las cuevas pueden ser visitadas por turistas y la entrada tiene un costo aproximado de 8 dólares.

¿Cómo trabajaron los constructores en la oscuridad de las cuevas? ¿Quién las construyó y con qué fin? ¿Cómo lograron tan sorprendente precisión, en una época donde no había tecnología ni maquinaria industrial? Estas son solo algunas de las tantas preguntas que las cuevas de Longyou hacen surgir en las mentes de quienes, por años, las han estudiado.

Una publicación de Mystery Science. Todos los derechos reservados. – Está expresamente prohibida la redistribución y redifusión de este contenido sin previo consentimiento.


Like it? Share with your friends!

Luisa Lugo

Luisa Lugo es una redactora freelance con sede en Bogotá, Colombia. Colabora con MysteryScience.net desde septiembre de 2020.

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *