¿Existen evidencias de que los Anunnaki extrajeron oro en África?


Las minas de oro Anunnaki en África

La hipótesis de los antiguos astronautas Anunnaki afirma que estos seres extraterrestres fueron los responsables de la creación de la humanidad. Como necesitaban trabajadores para extraer el oro de la Tierra, combinaron el ADN de homínidos con el ADN Anunnaki. Así, el hombre se encargó de extraer el mineral de las profundidades del planeta.

La importancia del oro para los dioses Anunnaki

La historia de los Anunnaki y su papel fundamental en la creación del hombre gira en torno a la búsqueda de uno de los minerales más codiciados en el mundo: el oro. Cuenta el relato que estos seres extraterrestres necesitaban usar oro para reparar la deteriorada atmósfera de su planeta natal Nibiru.

En el planeta al que hoy llamamos Tierra, los Anunnaki encontraron una gran cantidad del mineral que necesitaban. Para su extracción, usaron la fuerza de trabajo de los Igigi, dioses de menor importancia dentro de su raza. Un día, ya cansados, los Igigi se rebelaron contra sus amos Anunnaki, tras lo cual se convirtieron en demonios o entidades malignas.

Igigi
De acuerdo a la mitología, los dioses Igigi eran deidades jóvenes, por lo que siempre estuvieron bajo el mandato de los dioses mayores Anunnaki. Crédito: Public Domain

La rebelión de los Igigi dejó a los Anunnaki sin trabajadores, haciendo surgir la necesidad de una nueva forma de vida para reemplazarlos. Fue entonces cuando los dioses decidieron crear a los seres humanos, dejando implantado en nuestros genes el amor por el oro que tanto nos caracteriza. Además, de esa forma se aseguraron de que sus nuevos esclavos no se rebelaran.

Dónde estaban las minas de oro Anunnaki en África

Curiosamente, en la mitología tradicional africana también hay relatos muy similares a los de los dioses Anunnaki y su afán por extraer el oro de la Tierra. Se dice que el Abzu, o mundo inferior sumerio, se ubicaba en lo que hoy conocemos como el África meridional. Fue en esa zona donde los humanos excavaron a grandes profundidades para conseguir el oro.

Al hablar del mundo inferior sumerio, no hay que confundirse con el inframundo o Hades de la mitología griega, lugar que se convertía en la última morada de los muertos. Más bien, se trata de una división de la Tierra a lo largo de los hemisferios norte y sur, que irremediablemente ubica al mundo inferior en el actual continente africano.

Actividades mineras en África

El Abzu del hemisferio sur de la Tierra en África fue el sitio donde se llevaron a cabo las principales actividades mineras de oro por los dioses Anunnaki. De hecho, investigadores de antiguos astronautas afirman que dichas operaciones mineras se establecieron en el territorio actual del Gran Zimbabue.

No cabe duda de que esto nos ayuda a entender por qué hoy en día África sigue siendo uno de los lugares más lucrativos para la minería terrestre. La geografía africana cuenta con una gran variedad de minerales valiosos, entre los que destacan el oro y el diamante.

Pruebas de la actividad minera de los dioses Anunnaki en África

Los Anunnaki vinieron a la Tierra en busca de oro para su planeta

En muchos lugares de África se ha encontrado antiguas minas y pozos de gran tamaño en donde se aprecia la antigua presencia de mano obrera en grandes cantidades. Todas estas áreas son ricas en oro y otros minerales preciosos, justo lo que los dioses Anunnaki necesitaban para llevar a cabo los planes de restauración en su planeta.

Incluso, fueron hallados instrumentos, herramientas y tecnología que no eran conocidos ni usados en aquella época.

Uno de los hallazgos más recientes que parecen comprobar esta teoría ha sido la gran ciudad Anunnaki, toda una metrópolis de más de 1500 kilómetros cuadrados. Ubicada en África del Sur, unos 150 kilómetros al oeste del puerto de Maputo, esta gran ciudad podría tener unos 200 mil años de antigüedad.

Una sorprendente área minera

Toda esta área es parte de una comunidad mucho más grande, de unos 10.000 kilómetros cuadrados, y contiene clara evidencia de haber sido construido hace muchísimo tiempo. Lo que más sobresales en este novedoso hallazgo es la sorprendente cantidad de yacimiento de oro que adornan todo el lugar.

En esta ancestral ciudad, el investigador y autor Michael Tellinger, que en su libro Templos africanos de los Anunnaki: Las tecnologías perdidas de las minas de oro de Enki, menciona haber encontrado los restos de una gran metrópoli. Las siguientes imágenes muestran algunos de los vestigios mencionados por Tellinger:

anunnaki

 

Todo apunta a que se trata de una antigua civilización vivió y excavó en busca de oro en esta zona tan apartada.

De ser así, se trata nada más y nada menos que de la evidencia de actividad humana más antigua jamás encontrada. La pregunta más lógica que podemos hacernos sería: ¿Qué hizo una sociedad de 200.000 años de antigüedad con todo el oro que extrajeron de esta región?  

 

Una publicación de Mystery Science. Todos los derechos reservados. – Está expresamente prohibida la redistribución y redifusión de este contenido sin previo consentimiento.

 

MÁS EN MYSTERY SCIENCE:

 


¿Te gusta? ¡Compártelo con tus amigos!

Luisa Lugo

Luisa Lugo es una redactora freelance con sede en Bogotá, Colombia. Colabora con MysteryScience.net desde septiembre de 2020.

0 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *