Osiris y Jesús: Semejanzas de una historia de reencarnación


Osiris y Jesús semejanzas de una historia de reencarnación
Entre las historias de Osiris y Jesús de Nazaret hay más que analogía. Crédito: Rama/Wikimedia Commons. Edición: Mystery Science

Desde que nacemos, de una u otra manera conocemos la historia de vida de Jesús y su obra en el mundo. Sin embargo, es posible que estos relatos bíblicos sean realmente una adaptación de otro dios mucho más antiguo; Osiris de la mitología egipcia.

Si somos originarios de Occidente, en algún punto de nuestra vida escuchamos hablar del Nuevo Testamento; en la escuela, en nuestros hogares o, incluso, en las calles. Los creyentes cristianos tienen como misión esparcir la vida y obra de Jesús y como murió para que la humanidad sea salva.

Sin embargo, si investigamos por nuestra propia cuenta, podemos darnos cuenta de algo, cuanto menos, curioso; en el antiguo Egipto, también existía un dios salvador, la mitología habla de Osiris el dios creador de la agricultura y la religión. Uno de los dioses más beneficiosos de la historia egipcia.

Pero ¿Qué tienen en común Jesús y Osiris? Al leer ambas historias de vida, nos damos cuenta que existen muchos paralelismos entre ambos, lo que ha llevado a creer que, quizás, la historia del Nuevo Testamento podría ser una adaptación.

Las similitudes entre el Mesías cristiano y el dios egipcio

Osiris y Jesús similitudes
Tanto Jesús como Osiris nacieron por concepción divina, resucitaron a los 3 días y otras similitudes. Crédito: mursal/Wikimedia Commons, piqsels.com

Comenzando por la concepción de ambos, podemos encontrar una gran cantidad de similitudes entre «El Cuento de Satmi» y el Evangelio de San Mateo.

El Cuento de Satmi dice lo siguiente:

«Ahora bien, Satmi se acostó una noche y soñó que un espíritu luminoso le hablaba diciéndole: Mahituaskhit, tu mujer, ha concebido de ti. Al niño que dará a luz se le llamará Senosiris, y serán numerosos los prodigios que hará».

Por otro lado, el Nuevo Testamento relata en Mateo I, 20-21:

«A José, en sueños, apareció el ángel del señor, que le dijo. Toma en tu casa a María, tu esposa; lo que engendró en ella es del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo, le pondrás por nombre Jesús porque él salvará a su pueblo».

Ambos personajes nacieron a través de la concepción virginal, tanto de Mahituaskhit en la mitología egipcia, como de María en el Nuevo Testamento.

Otro tema donde hay mucho paralelismo en la resurrección. De acuerdo al historiador griego Plutarco, Osiris falleció un 17 de Athyr en manos de su hermano Seth. Éste lo despedazó en 14 trozos que fueron repartidos por todo Egipto.

Isis, su esposa, se encargó de recolectar cada uno de estos trozos, logrando así que Osiris resucitara al tercer día; el 19 de Athyr.

osiris isis
Relieve de Isis y Osiris ubicado en el templo de Isis, Egipto. Public Domain.

Cómo es bien sabido, el Nuevo Testamento nos relata la historia de cómo Jesús, tras la crucifixión, fue llevado hacia un sepulcro. Sin embargo, a los 3 días, la caverna fue abierta y el cuerpo del mesías no estaba.

Dos ángeles varones se aparecieron frente a María Magdalena, Juana, María, madre de Jacobo. Éstos seres resplandecientes les preguntaron «¿Qué hacen buscando entre los muertos a los vivos?».

La resurrección se confirma en la Aldea Emaús, cuando Jesús se apareció frente a 2 de los apóstoles.

Las celebraciones y el simbolismo

El Antiguo Egipto tenía muchas celebraciones relacionadas con sus dioses, habiendo dos enfocadas en Osiris.

Cada año se celebraba su muerte y resurrección, de igual manera que en occidente los cristianos conmemora la muerte y resurrección de Jesús.

Jesús y Osiris similitudes

Los egipcios también celebraban el nacimiento de Horus; hijo y reencarnación de Osiris. Los cristianos, a su  vez, celebran el nacimiento del mesías.

Otra característica curiosa entre ambos personajes es que no existe un consenso exacto de las fechas reales del nacimiento de ambos personajes. Sin embargo, historiadores y expertos coinciden en épocas similares; el solsticio de invierno y el equinoccio de primavera.

De esta forma, ambas festividades serían en Navidad y Pascua.

En cuanto su adoración y creencia, también existen similitudes; los seguidores de Osiris creían que para ser salvos, el arrepentimiento era esencial. Los sacerdotes ejercían la confesión y el perdón de los pecados sumergiendo a los creyentes en el agua.

Cada costumbre concuerda a la perfección con las creencias cristianas y el bautismo, el cual consiste en la inmersión en aguas. Costumbres que continúan realizándose en la actualidad.

En cuanto el simbolismo, también encontramos grandes similitudes, especialmente en su símbolo representativo; una cruz.

Cruz cristiana y egipcia
Tanto Osiris como Jesucristo compartieron el mismo símbolo identificativo, ambos eran representados por una cruz.

La cruz de ankh es el símbolo principal para representar a Osiris, pues representa la vida misma. En el caso de Jesús, la cruz representa el sufrimiento y la muerte que vivió para salvar a la humanidad. Símbolo que, con los años, se transformó en una representación de resistencia.

Cómo podemos observar, no es descabellado pensar en que la vida y obra de Jesús que podemos leer en el Nuevo Testamento sea una versión de la historia mitológica de Osiris, el cual es un dios más antiguo y que tuvo contacto con los cristianos antes del nacimiento de Jesús ¿Entonces podemos decir que la religión cristiana es una extensión de las antiguas creencias egipcias?

 

Una publicación de Mystery Science. Todos los derechos reservados. – Está expresamente prohibida la redistribución y redifusión de este contenido sin previo consentimiento.

 

MÁS EN MYSTERY SCIENCE:

¿Te gusta? ¡Compártelo con tus amigos!

Erick Sumoza

Escritor especializado en la investigación de ciencia, tecnología, teorías alternativas e historia oculta. Siempre trabajando por la verdad y en contra de la censura.

0 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *