La mítica leyenda rusa de los siete gigantes convertidos en piedra


La leyenda rusa de los siete gigantes convertidos en piedra

En una nación tan variada como Rusia, no es extraño conseguir lugares impresionantes por doquier. Incluso, hay sitios misteriosos y sorprendentes que muchas personas no conocen. En este artículo, analizaremos unas formaciones rocosas de gran altura ubicadas en la República Komi.

Los gigantes de los Urales de Rusia

En un área aislada de la República Komi, se encuentran 7 formaciones rocosas que alcanzan los 30 y 42 metros de altura. En el idioma Mansi, este lugar se llama Man-Pupu-Nyor y se localiza entre el continente Asiático y el Europeo.

Esta palabra traducida significa de forma literal «pequeña montaña de los dioses». Por otra parte, en la actualidad es considerada como una de las maravillas del país. Además, muchos tienen diferentes opiniones relacionadas con la construcción de estos monumentos tan curiosos.

Leyendas relacionadas con las formaciones rocosas

Los 7 gigantes de los Urales.

Una leyenda del grupo Mansi, quienes eran una antigua tribu de cazadores y expertos curtidores, menciona que uno de sus habitantes, que vivía cerca de los Urales cruzó la frontera y se encontró con algunos gigantes. Los gigantes comenzaron a perseguir al hombre perdido cerca del río Pechora, pero un poderoso chamán llamado Yallingner observó a 7 gigantes que estaban a punto de cruzar los Urales, realizó un encantamiento y se lo arrojó para convertirlos en piedra. No obstante, él también terminó siendo víctima del hechizo y sufrió las consecuencias; esto explica el hecho de que seis de los monolitos están cerca y uno de ellos quedó separado.

Luego de observar aquel poder sobrenatural, el resto de gigantes abandonó los Urales, dejando allí constancia de su existencia, con sus congéneres convertidos en grandes piedras que parecen surgir de la nada.

Aunque existen otras construcciones parecidas en esta zona de Rusia, pues es una de las cordilleras más antiguas, esta localidad ha estado sometida durante muchos años a erosiones constantes pero ninguna ha sido tan popular como estos Siete Gigantes.

Hasta la actualidad, se cree que los gigantes están congelados en su lugar. A cualquier persona que visite las formaciones rocosas siempre se le aconseja que no intente escalar las esculturas. Hay recorridos en helicóptero que se organizan para los visitantes que deseen verlos desde el aire. Pero de lo contrario, a los visitantes se les advierte que la leyenda de la formación dice que cualquiera que intente escalarlos terminará como ellos… ¡convertidos en una roca!

Más historias sobre la formación los gigantes de los Urales

Otra historia cuenta que los espíritus que habitaban en la montaña sagrada Yalping Nyeri, ayudaban a los Mansi porque su líder Kuuschay era un hombre sabio y vivía en armonía con ellos. Un día los gigantes atacaron el poblado, tratando de tomar por la fuerza a la hija de Kuuschay.

Sin embargo el líder rogó por ayuda a los espíritus, quienes intervinieron dándole al hijo del líder, el joven Pygrychum, que era un poderoso guerrero, un brillante escudo y una espada para derrotar a los gigantes. Luego de días de una cruenta lucha Pygrychum logró derrotar a los gigantes convirtiéndolos en piedra, sin embargo, él corrió con la misma suerte.

Por otro lado, según un estudioso francés de finales del siglo XVIII, los Urales habrían estado en el centro de los orígenes de las civilizaciones. Aquí habría estado la legendaria Hiperbórea hipotetizada en varios lugares por los mitos griegos, con los monolitos que serían los restos de los muros de las ciudades antiguas. Siendo los pilares un reflejo de la constelación de la Osa Mayor.

¿Es fácil visitar la ubicación de los gigantes de los Urales?

Al norte de los montes Urales, se encuentra uno de los lugares mas misteriosos de Rusia.

La zona donde están estas formaciones rocosas es muy remota y difícil de visitar. Troitsko Pechersk es la población más cercana al lugar y queda a 200 kilómetros aproximadamente. Por lo tanto, si alguien quiere acudir a ver estas maravillas debe usar un helicóptero o una moto de nieve.

Además, solo personas expertas en excursión y con buena preparación son capaces de realizar una aventura y llegar hasta allí. En resumen, es un destino curioso para los amantes de lo arriesgado, una de las muchas sorpresas que esconde Rusia.

Teorías sobre el origen de los siete gigantes

Las formas geológicas con figuras de humanos ubicadas en la República de Komi, no parecen haber sido talladas por simples personas. Según algunos estudios, fue la naturaleza misma quien los talló hasta convertirlos en el monumento que es hoy día.

Los geólogos piensan que estas formaciones tienen unos 200 millones de años de antigüedad y se formaron por la erosión de una montaña antigua que existía en ese lugar, sin embargo existe poca información sobre el suceso. Sea como sea, los habitantes cercanos consideran este sector como un sitio sagrado e importante.

Algunos de los nombres con los que se le conoce son los siguientes: Bloques de Mansi, Bolvano-iz, Columnas de intemperie y Manpupuner. Incluso, se cuenta que anteriormente era una zona que nadie podía visitar, pues estaba prohibido.

Un sitio que sigue atrayendo turistas

Tienen alturas entre los 30 y 42 metros y se hayan en un inhóspito y remoto paraje, lejos de cualquier montaña.

Debido a la vida salvaje y belleza de esta localidad es uno de los lugares famosos que atrae visitantes. De hecho, muchos de ellos van con el objetivo de «conquistar al Everest de los Urales». Pero no todas las personas son capaces de lograrlo y se le recomienda a los principiantes que no lo hagan.

Por ejemplo, un profesor llamado Iván Péchischev intentó subir para ver a los gigantes de piedra junto a su equipo. La primera vez que se propuso a comenzar el viaje fue hace 20 años cuando acababa de finalizar sus estudios. Antes de eso, ya había practicado durante 5 años el turismo extremo.

Ahora bien, el trayecto tiene 130 kilómetros aproximadamente, los cuales hay que caminarlos en un mismo sentido de principio a fin. Sin embargo, el clima era inclemente y destruyó todos los planes que tenía. Cuando habían recorrido dos tercios del camino, los fuertes vientos y la lluvia hicieron que se regresaran.

Un nuevo intento con final feliz

El profesor no se rindió ante este suceso, sino que al año siguiente volvió a intentarlo. Tanto él como su grupo se adelantaron a los inconvenientes y empezaron su curso llenos de adrenalina. Cuando estaban cerca de la meseta se ponían la meta de hacer el doble del kilometraje previsto.

Aunque ya estaba oscureciendo subieron la montaña hasta donde nace el río para estar cada vez más cerca. Por si fuera poco, no se detuvieron a tomar un descanso al siguiente día. Gracias a estos esfuerzos llegaron al Manpupuner, situado después de una montaña baja. Al llegar a los pilares sonrieron, satisfechos por afrontar el viento y la lluvia.

Alrededor del mundo existen todo tipo de fábulas y leyendas y ancestrales que mencionan la existencia de gigantes, por supuesto, el inhóspito y remoto paraje ruso no podía ser la excepción. El misterio que rodea estas extrañas formaciones rocosas todavía no está completamente revelado en la actualidad, pues la información sobre sus orígenes reales es de hecho escasa, por lo que se han adelantado numerosas hipótesis a lo largo de los años sobre cómo su altura y sus particulares formas pueden haberse formado.

Una publicación de Mystery Science. Todos los derechos reservados. – Está expresamente prohibida la redistribución y redifusión de este contenido sin previo consentimiento.

 

MÁS EN MYSTERY SCIENCE:


¿Te gusta? ¡Compártelo con tus amigos!

Luisa Lugo

Luisa Lugo es una redactora freelance con sede en Bogotá, Colombia. Colabora con MysteryScience.net desde septiembre de 2020.

0 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *