Enigmáticos círculos gigantes en el desierto que desconciertan a los arqueólogos


Enigmáticos círculos gigantes en el desierto de Jordania que desconciertan a los arqueólogos
Fotografía aérea de algunos de los círculos misteriosos en el desierto de Jordania. Crédito: Aerial Photographic Archive for Archaeology in the Middle East/David L. Kennedy

Aunque desde el suelo no se logran apreciar de forma concreta estas formaciones conocidas como ‘obras de los antiguos’, reconocidos arqueólogos afirman que son anteriores que las Líneas de Nazca de Perú. Además, han demostrado que algunos de estos geoglifos podrían vincularse a conocimiento astronómico.

Numerosas formaciones rocosas circulares agrupadas que se asemejan a la de una rueda se han encontrado en distintos lugares de Siria, Arabia Saudita y Jordania, cuya única manera de visualizarlas es mediante imágenes aéreas.

Sin embargo, estos intrincados restos antiguos carecen de explicaciones concluyentes. Aun no hay un conceso entre los expertos sobre su propósito, fecha de construcción o quién los construyó.

La gran antigüedad de estas ‘ruedas’

Uno de los datos más interesantes de estas formaciones encontradas en el Desierto Negro Jordano es su antigüedad. Arqueólogos afirman que algunas de ellas podrían llegar a remontarse a unos 8.500 años como mínimo. Detalle significativo puesto que, de ser así, serían unos 6.000 años mayores que las Líneas de Nazca de Perú.

Por otra parte, es digno señalar lo que determinó un estudio conocido como técnica de Luminiscencia Ópticamente Estimulada. Gracias a este, los expertos lograron conocer no solo la fecha de la creación de estas piedras, sino también descubrir que muy posiblemente una de ellas fue reparada 5.500 atrás.

Las dos «ruedas» del Desierto Negro jordano
Las dos «ruedas» del Desierto Negro jordano, se calcula que fueron creadas hace unos 8.500 años. Crédito: Google Earth

Los detalles que revelan

Las investigaciones realizadas a estas ‘ruedas’ han dejado ver algunas características del lugar donde fueron creadas. Al parecer, el clima en el Desierto era mucho mejor que el de la actualidad, de modo que la vida era un poco más sencilla. Ahora bien, ¿hay razones válidas para creer que esta afirmación es cierta?

Las pruebas que confirman el anterior testimonio se encontraron gracias a un «carbón de roble de hoja caducada y tamarisco» o un arbusto. Dicho arbusto se recuperó de un tipo de edificio cuya fabricación se remonta al año 6.500 a.C.

Formaciones que demuestran interés astronómico

Además de la antigüedad de estas enigmáticas ruedas del desierto, es interesante conocer lo que revelan dos de ellas. Al parecer, sus creadores tenían un interés astronómico puesto que se halló un grupo de dibujos del Oasis de Azraq. Y es que, casi todos los radios de estas ruedas se orientan hacia el sudeste-noroeste, lugar donde se oculta el sol en el solsticio de invierno.

Sin embargo, estas dos ruedas mencionadas, solo forman una minúscula parte de las obras de los antiguos encontradas en la región que atraviesa Arabia, partiendo desde Siria, a través de Jordania y Arabia Saudí.

Además, estas estructuras circulares tienen un radio creando una barra y que algunas de ellas se hallaban en los extremos de geoglifos en forma de cometa. Algunas de las ruedas se relacionan con la alineación solar, ya que algunos radios se encontraron orientados hacia el punto de salida del sol durante el solsticio de invierno.

Interesantes ‘ruedas’ no muy circulares

Vista aérea del desierto de Jordania revela geoglifos misteriosos

Estos geoglifos fueron vistos por primera vez en 1927 por Percy Maitland mientras sobrevolaba la zona al realizar un transporte de correo aéreo. El teniente de la RAF, Maitland afirma que, en realidad, buena parte de estas ‘ruedas’ no eran circulares. Según mencionó, algunas estructuras se encontraban a poca distancia y otras se observaban un tanto aisladas unas de otras.

Por otra parte, mencionó que la forma de algunas de estas ‘ruedas’ es más bien rectangular o cuadrada, aunque si las hay con una silueta redondeada. Incluso, unas cuantas parecen tener la forma de una flor, una herradura, un ojo de buey o una horquilla.

La creación de los círculos del desierto jordano

El propósito con el que fueron creados estos geoglifos difiere de acuerdo con su localización o forma. Por ejemplo, el codirector del Proyecto Arqueológico de Badia Oriental, Gary Rollefson, aseveró que los montículos de piedras guardaban relación con los entierros. Opinión válida puesto que esa era la forma en la que enterraban a la gente al morir.

Para algunos investigadores, estos círculos de piedra se utilizaron como corrales de animales cuando los cazadores-recolectores neolíticos se inclinaban hacia un estilo de vida agrícola más estático. Sin embargo, otros han sugerido que estas ‘ruedas’ eran templos o viviendas acústicas de una remota civilización o posiblemente antediluviana.

Por otro lado, los materiales que se usaron para construir estos geoglifos tampoco son iguales. Refiriéndose a las dos ‘ruedas’ del Desierto Negro, Rollefson dijo que su forma es sencilla y no se trazan de manera muy fuerte. Al contrario de otras ‘ruedas’ que han sido delineadas casi tan precisamente como las Líneas de Nazca.

Fotografía aérea de algunos de los círculos misteriosos en el desierto de Jordania
Crédito: David D. Boyer APAAME

El contraste con los demás geoglifos

Igualmente, es interesante lo que David Kennedy, codirector del Aerial Photographic Archive for Archaeology in the Middle East (APAAME) agrega sobre estos particulares geoglifos. Kennedy menciona que en comparación con otros geoglifos encontrados más al norte, estas ‘ruedas’ parecen pequeñas y nada más forman una o un par de barras en vez de radios.

Además, Kennedy concuerda con la opinión de Maitland al concluir que dichas ‘ruedas’ tienen formas cuadradas, rectangulares o, incluso triangulares. Cabe señalar que el APAAME observó siluetas en forma de cometa con muros hechos de piedra que las conectan a los que les han dado el nombre de portales.

Para algunos, estas inusuales formaciones de piedra se asemejan mucho a los patrones climáticos: patrones circulares creados naturalmente usando frecuencias de sonido.

Asimismo, las ‘ruedas’ son sorprendentemente similares a los otros cientos de miles de formaciones circulares de piedra esparcidas por Sudáfrica, consideradas con más de 200.000 años.

anunnaki

Diferentes culturas han dejado su huella en el mundo con monumentos estructurales o sitios enigmáticos de los cazadores-recolectores que, según la historia oficial, siempre hemos conocido como simples salvajes rudimentarios. Sin embargo, el tamaño, estructura y alineación de estas ‘ruedas’ denota una intrigante sofisticación que nos invitan a pensar en los grandes secretos de estos pueblos prehistóricos.

 

Una publicación de Mystery Science. Todos los derechos reservados. – Está expresamente prohibida la redistribución y redifusión de este contenido sin previo consentimiento.

 

MÁS EN MYSTERY SCIENCE:

¿Te gusta? ¡Compártelo con tus amigos!

Luisa Lugo

Luisa Lugo es una redactora freelance con sede en Bogotá, Colombia. Colabora con MysteryScience.net desde septiembre de 2020.

0 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *