Descubren enormes cráteres formándose en el fondo marino del Ártico


Científicos descubren enormes cráteres formándose en el fondo marino del Ártico
Imagen referencial.

Un equipo de científicos marinos ha descubierto que enormes cráteres que miden casi 30 metros de profundidad, han aparecido en el fondo marino del Océano Ártico.

Uno de estos profundos cráteres o sumideros tiene un tamaño más grande que una manzana de una ciudad con edificios de seis pisos. Asimismo, los investigadores informaron que se han formado «extraordinariamente rápido» colinas llenas de hielo llamadas pingos, en una parte remota del fondo marino del Ártico.

Según informaron los científicos, estos cráteres se están formando como resultado del deshielo del permafrost sumergido en el borde del Mar de Beaufort en el norte de Canadá, derivados de cambios climáticos antiguos y lentos, relacionados con nuestra salida de la última Edad de hielo.

Aunque el permafrost es suelo que ha estado permanentemente congelado durante cientos de miles de años. Ahora, en el Ártico, se está descongelando, ya que se está calentando más rápido que cualquier otra región de la Tierra, lo que hace que el suelo se vuelva inestable.

A medida que el suelo se descongela, la materia orgánica atrapada dentro comienza a descomponerse, provocando la liberación de metano y otros gases de efecto invernadero, cuya liberación aumenta la presión y eventualmente, deja estos enormes cráteres. Sin embargo, lo que sucede cuando se derrite el permafrost en el fondo del mar aún no es muy claro para los científicos.

Cambios drásticos en el fondo marino

Para comprender mejor qué impacto está teniendo el deshielo del permafrost debajo del océano, investigadores del Instituto de Investigación del Acuario de la Bahía de Monterey (MBARI) dirigidos por Charles K. Paull, utilizaron tecnología de mapeo avanzada para observar los cambios en el fondo marino en el transcurso de una década.

Realizaron cuatro estudios en el mar de Beaufort entre 2010 y 2019 para mapear los cambios topográficos resultantes del deshielo del permafrost.

Los científicos cartografiaron el lecho marino del Ártico utilizando vehículos submarinos automatizados y descubrieron enormes y profundos sumideros formándose. Crédito: MBARI.

Los hallazgos informan sobre numerosas depresiones empinadas de hasta 28 metros (92 pies), junto con colinas llenas de hielo de hasta 100 metros (330 pies) de ancho. Algunos de estos, incluida una depresión profunda de 225 metros (738 pies) de largo y 95 metros (312 pies) de ancho, aparecieron entre estudios sucesivos, en lugar de ser características de larga data. Otros se expandieron en el tiempo que el equipo estuvo observando.

Las depresiones son el resultado del ascenso del agua subterránea por el talud continental. A veces, el agua subterránea se congela por el contacto con material más frío, lo que hace que la superficie del suelo se eleve y produzca pingos.

Tecnología robótica

Para desarrollar la investigación, se han utilizado vehículos submarinos autónomos (AUV), junto a un sonar para cartografiar el lecho marino, a bordo de un barco para realizar una batimetría (levantamiento topográfico) del fondo marino con una resolución de una cuadrícula de un metro cuadrado, es decir, aproximadamente del tamaño de una mesa.

El Vehículo Submarino Autónomo (AUV) del Instituto MBARI regresa al barco después de completar mapear el fondo marino en el Océano Ártico. Crédito: Charlie Paull/MBARI

«Esta investigación fue posible gracias a la colaboración internacional, que facilitó el acceso a plataformas de investigación marina como la tecnología de robótica autónoma de MBARI y los rompehielos operados por la Guardia Costera de Canadá y el Instituto Coreano de Investigación Polar», destaca otro de los autores, Scott Dalmore investigador del Servicio Geológico de Canadá.

El derretimiento natural del permafrost de la Edad de Hielo libera gases que calientan el planeta, aunque el efecto es lo suficientemente lento como para presentar pocos problemas para los humanos u otras especies. A medida que el calor atmosférico inducido por el hombre impregna los océanos a estos niveles, las cosas podrían acelerarse drásticamente, y los autores consideran que su trabajo establece una línea de base para que sepamos si eso ocurre.

También puede interesarte: Descubren un misterioso objeto giratorio en la Vía Láctea que no se parece a nada conocido.

Paull y su equipo regresarán al Ártico este verano a bordo del RV Araao, un gran rompehielos coreano. El objetivo de este viaje, al que también se sumó el Laboratorio de Investigación Naval de EE. UU., es continuar investigando el derretimiento del permafrost submarino con la ayuda de los dos AUV y el MiniROV -un vehículo portátil operado a distancia- del instituto MBARI.

La investigación fue publicada en la revista científica PNAS.

 

Referencias: CNN / Europa Press.

Te recomendamos leer:


Like it? Share with your friends!

Andrea González
Editora de Mystery Science Net. Tengo predilección por la ciencia y los misterios que esta engloba. Gracias por tu visita.

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.