Antiguo templo egipcio contiene nombres de constelaciones hasta ahora desconocidas


Antiguo templo egipcio contiene nombres de constelaciones hasta ahora desconocidas

Inscripciones con nombres de constelaciones hasta ahora desconocidas, salieron a la luz gracias al gran trabajo de restauración que se está llevando a cabo en el antiguo templo de Esna, ubicado a unos 55 kilómetros al sur de Luxor, Egipto.

El antiguo Egipto sigue revelando sus secretos. La cooperación entre la Universidad de Tubinga (Alemania), y el Ministerio de Turismo y Antigüedades de Egipto, está dando resultados.  La restauración de un templo de 2.000 años de antigüedad ha dejado al descubierto jeroglíficos prístinos.

Algunos de estos contienen escenas talladas que representan constelaciones como la Osa Mayor (conocida como Mesekhtiu) y Orión (conocida como Sah), asimismo hallaron nombres de constelaciones estelares desconocidas.

Lo que esconde el pronaos del templo

Templo de Esna
Columnas del Templo de Esna.

El gran templo de Esna fue dedicado al dios Khnum, y su construcción se comenzó durante los reinados de Thutmose III (XV a.C) y Amenhotep II, de la dinastía XVII. Siglos después, cuando el emperador romano Claudio (41-54 d.C) ejercía su soberanía sobre tierras egipcias, se edificó un vestíbulo o pronaos frente al edificio principal del templo.

En la actualidad, solo el vestíbulo se conserva en excelente estado y puede ser examinado por egiptólogos e historiadores alemanes a fin de conocer mejor la cultura y religión de entonces. Tiene un total de 37 metros de largo, 20 de ancho y 15 de alto, y el techo está sostenido por un total de 24 columnas decoradas hermosamente con formas de palmeras y diversos símbolos.

Textos jeroglíficos con significados profundos

templo Esna Egipto
Representación de una constelación de estrellas en forma de momia. Foto: Ahmed Amin

Pero lo que más llama la atención son las inscripciones jeroglíficas y las figuras astronómicas que pueden divisarse en la superficie del techo.

Constelaciones egipcias en el techo del templo de Esna
Constelaciones egipcias en el techo del templo de Esna, inscripciones hasta ahora desconocidas. A la derecha, el viento del este en forma de escarabajo con cabeza de carnero. Crédito: Universidad de Tubinga

De hecho, son consideradas como el corpus de textos jeroglíficos coherente mejor conservado del mundo. Además de mencionar las ideas religiosas de la época, describe también las ceremonias que tenían lugar en aquel recinto sagrado.

El pronaos sobrevive al paso del tiempo

Gracias a que este vestíbulo estaba ubicado en el centro de la ciudad, no fue usado como cantera para materiales de construcción durante el proceso de industrialización de Egipto. Otros edificios antiguos sirvieron como almacén o pasaron a formar parte de la ciudad moderna. De hecho, apoyadas en las paredes de templos y santuarios se construyeron casas y chozas.

columnas del pronaos del templo de Esna
Algunas columnas del pronaos del templo de Esna.

Durante la época de Napoleón, círculos de expertos se sintieron atraídos hacia el pronaos, considerándolo como un ejemplo ideal de la arquitectura de templos del antiguo Egipto. Pero fue el egiptólogo francés Serge Sauneron (1927-1976), quien descubrió y reconoció la verdadera riqueza de las inscripciones del templo.

Sauneron también se encargó de continuar con las excavaciones del templo y publicar las inscripciones completas del mismo. Ahora bien, se enfrentó a una limitante insalvable para la época: las capas de hollín y guano que impedían distinguir los colores originales de aquella obra maestra.

Templo Esna

Se lleva a cabo una minuciosa restauración

Más de 200 años después del descubrimiento del templo de Esna, un equipo de investigadores ha podido sacar a la luz los colores originales de varias de las inscripciones grabadas en sus muros. Estas tienen más de 2000 años de antigüedad, y eran irreconocibles por la gruesa capa de hollín que las recubría.

Detalle de una inscripción antes y después de la reconstrucción
Detalle de una inscripción antes y después de la reconstrucción. Crédito: Universidad de Tubinga

Mientras los investigadores limpiaban el interior del templo, descubrieron inscripciones sobre constelaciones previamente desconocidas, incluida una llamada «Apedu n Ra» o «los gansos de Ra», que es la deidad solar del antiguo Egipto.

Pero gracias a un proceso de restauración minuciosa dirigido por el egiptólogo Christian Leitz de la Universidad de Tubinga, las inscripciones han recuperado todo su esplendor original. Con esto se ha conseguido, no solo una compresión más clara de los registros previos, sino que también se han descubiertos datos totalmente inéditos.

Además de grabados, también hay pinturas

Templo Esna
La constelación circumpolar, la Osa Mayor, en forma de pata de toro. Consiste en siete estrellas y está atada a una estaca por una diosa en forma de hipopótamo.

Las inscripciones que Sauneron exploró no podían apreciarse con todo detalle puesto que la suciedad impedía ver los colores y algunas pinturas. Esto oscurecía el significado de los jeroglíficos, lo que nos obliga a pensar que los registros hechos por Sauneron tan solo son versiones preliminares de las inscripciones.

Al remover todo el hollín acumulado, es posible disfrutar de una imagen más clara de cada grabado, y detectar la presencia de pinturas que no veían en absoluto. Gracias a esta investigación exhaustiva, han salido a la luz nombres de constelaciones del antiguo Egipto que antes eran completamente desconocidas.

Los investigadores de la Universidad de Tubinga han estado trabajando en colaboración con las autoridades egipcias desde el año 2018. Pretenden descubrir, preservar y documentar las capas de pintura que habían estado ocultas a los ojos de quienes en el pasado investigaron el templo. Ni siquiera la actual pandemia ha hecho que los expertos abandonen el lugar en busca de más hallazgos.

Reconocido por su maravilloso «techo astronómico», el templo de Esna contiene pinturas y hermosos jeroglíficos que expresan las creencias astrológicas, religiosas y espirituales de los sacerdotes en el antiguo Egipto. Su restauración nos abre una ventana que permite admirar este deslumbrante lugar ancestral .

 

Una publicación de Mystery Science. Todos los derechos reservados. – Está expresamente prohibida la redistribución y redifusión de este contenido sin previo consentimiento.

 

MÁS EN MYSTERY SCIENCE:

Like it? Share with your friends!

Luisa Lugo

Luisa Lugo es una redactora freelance con sede en Bogotá, Colombia. Colabora con MysteryScience.net desde septiembre de 2020.

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *