Videntes de la mitología griega y los místicos lugares donde hacían sus predicciones


Profetas de la mitología griega y el místico lugar en que realizaban sus predicciones

La mitología griega está llena de historias fantásticas, de personajes con increíbles poderes y habilidades, así como de lugares místicos impresionantes. Por eso sus leyendas han sobrevivido al paso del tiempo y hoy día forman parte del acervo cultural del mundo entero.

El deseo de los humanos de saber lo que depara el futuro ha estado presente desde la antigüedad. La curiosidad o necesidad de conocer lo que está por venir se puede exhibir explorando los métodos que los griegos crearon para responder a sus preguntas para el futuro.

Uno de los relatos más interesantes pertenecientes a ese fabuloso periodo histórico, es el de un lugar considerado religioso. Allí ciertos profetas griegos de la antigüedad, se reunían para dar a conocer sus predicciones de cara al futuro. De seguro querrás conocer algunos aspectos sobresalientes de esta historia mitológica.

Profetas de la mitología griega

En la mitología griega se le daba el nombre de Sibilas, a unas mujeres que tenían el don de predecir el futuro. La primera de ellas de la que se tiene conocimiento, fue la que predijo la guerra de Troya. De acuerdo con Pausanias, se trataba de la joven Herófila, hija de Neso y Dárdano.

 

El origen de esta profetiza está relacionado con la localidad de Delfos. Incluso su existencia se remonta a mucho antes de que existiera el santuario de Apolo y el oráculo de La Pitia. Aunque Herófila fue la primera, no fue la única pues los datos históricos muestran que hubo hasta 10 Sibilas con el poder de ver los sucesos futuros.

El revelador aporte de los historiadores

Algunos historiadores hacen un revelador aporte sobre este interesante tema. Por ejemplo, en su obra, Heródoto menciona al menos 18 santuarios que tienen un oráculo y 96 misiones con el solo propósito de pedirle consejo a un oráculo. Aproximadamente 53 de esas misiones estuvieron dirigidas al oráculo de Delfos, que junto al de Dodona fueron algunos de los más famosos de Grecia.

En el siglo V a. C, Heráclito hace referencia a la presencia de una sola profeta, al igual que lo hace Platón en el siglo IV a.C. Pero en el siglo I a.C, aparece en escena un listado que señala por nombre las 10 mujeres profetas más importantes de aquel tiempo.

El historiador de origen romano Marco Terencio Varrón, mencionó las más poderosas Sibilas de la mitología griega. Una particularidad de ellas, es que no esperaban a que las personas las buscaran para hacer alguna predicción, como sucedía con los oráculos.

Ellas por cuenta propia anunciaban sus profecías, solo que estas se cumplían cuando años más tarde. Por esa razón algunos sacerdotes y otros devotos que les eran fieles, decidieron recopilar en libros, las predicciones de las 10 Sibilas para asegurarse que no se perdieran. Al cabo de poco tiempo ya había muchos tomos cuyo contenido era muy valioso, pero uno de ellos llegaría a ser el más relevante.

Por otro lado, para los antiguos griegos la profecía y la adivinación parecían estar estrechamente vinculadas entre sí. Según ellos, la adivinación, que también se llamaba augurio, se aplicaba de diversas formas, como la interpretación realizada por videntes de la forma en que volaban los pájaros su dirección y altura. Calcas, quien  profetizó que era necesaria la presencia de Aquiles para obtener la victoria griega en la Guerra de Troya, fue uno de los más conocidos y puede encontrarse en la obra de Homero La Ilíada.

De igual manera, los antiguos griegos consideraban los sueños muy importantes, ya que pensaban que eran una forma en que los dioses les daban consejos.

Sibila de Cumas: Una profetiza famosa e importante

Para muchos expertos en la mitología griega, La Sibila de Cumas llegó a ser la más famosa e importante de todas. Hay varias razones que lo justifican. En primer lugar porque fue la primera ciudad que los griegos fundaron en la península itálica, muy cerca del golfo de Nápoles.

Algunos escritores –uno de ellos Virgilio- la nombran en sus escritos como La Sibila eubea. Esto se debe a que la fundación de la ciudad se les atribuye a unos colonos que provenían de La Isla de Eubea. De allí nace la relación que existe entre la leyenda de la Sibila de Cumas con Roma.

El relato las Antigüedades romanas de Dionisio de Halicarnaso, cuenta que el Rey, conocido como Tarquino El Soberbio, se negaba a adquirir los 9 libros de profecías que la Sibila de Cumas le estaba ofreciendo. Luego de varios intentos fallidos y por insistencia de sus asesores, el monarca termina aceptando los 3 últimos que quedaban, pagando por ellos un alto precio. Es ahí cuando se entera que esta mujer era Deiphobe, la Sibila de Cumas, la misma que acompañó al legendario Eneas al inframundo y de regreso.

Izq. Tarquinio el Soberbio rechaza los libros que le ofrece la Sibila. Derch.: Sibila de Cumas pintada por Miguel Ángel en la Capilla Sixtina. Crédito: Dominio público/Wikimedia Commons

Un lugar místico para hacer predicciones

Más allá del augurio, la forma oficial de adivinación solo se podía solicitar en los santuarios donde podían encontrar los oráculos.

Todo apunta a que las Sibilas ofrecían sus predicciones en las cuevas. Los expertos en mitología griega, llegan a esta conclusión porque en las ruinas de la ciudad de Cumas se encontró una cueva –muy bien conservada- y se ha identificado como el lugar místico donde la profetisa realizaba sus vaticinios.

Dicho lugar tenía unas características bastante particulares. Los estudios de la zona han revelado que fue excavada sobre la roca, alcanzando una distancia de 131 metros. Su ancho es de 2,5 metros y la altura llega hasta los 5 metros, por eso presenta forma de trapecio en la parte de arriba pero es de estructura recta.

Las profecías de las sibilas solían llevarse a cabo en cuevas y peñascos, una de ellas aun se conserva en la ciudad de Cumas.

Justo al terminar la longitud de la cueva, se encuentra una estancia cubierta que contiene 3 nichos. Sin embargo se desconocen ciertos datos referentes a la fecha de su construcción, aunque algunos historiadores sugieren el siglo VII como una posibilidad. Lo cierto es que, todavía se conserva como ese lugar místico que Virgilio describe en su obra “La Eneida”.

También puede interesarte: Mujeres de Esparta: Las más libres, educadas y atléticas de la Antigua Grecia.

Otro de los oráculos más importantes en la antigua Grecia era el Oráculo de Delfos dedicado a Apolo. Estaba ubicado en el valle del Pleisto, junto al monte Parnaso. Según la mitología esta montaña era lugar de reunión para las musas, diosas menores del canto y la poesía, al igual que las náyades o ninfas de las fuentes. En estas reuniones, se pensaba que Apolo tocaba la lira mientras que las divinidades cantaban.

Templo de Apolo en Delfos, donde la Pitia ofrecía sus oráculos

El lugar jugó un papel importante para miles de griegos que peregrinaron a Delfos con el propósito de conocer su futuro. La sibila del oráculo de Delfos era conocida como Pitia. Se sentaba en una especie de trípode, masticaba hojas de laurel y bebía agua del manantial sagrado Kassotida. Mientras estaba en trance, la Pitia profetizaba y los sacerdotes del templo ‘traducían’ sus palabras a versos llamados hexámetros.

En la antigüedad, los hombres y mujeres recurrían a los dioses cuando enfrentaban una decisión difícil. En búsqueda de una guía o respuestas, apelaban a intermediarios en un intento de comunicarse con ellos. Profetas, profetisas, oráculos y videntes intentaban responder sus preguntas sobre el futuro, canalizando las palabras de ‘lo divino’ cuyas predicciones eran oscuras y ambiguas y por lo general, la gente los ‘traducía’ de la forma que les convenía. Existen varias teorías sobre cómo los oráculos pudieron comunicarse con los dioses, algunas fuentes afirman que usaban alguna sustancia o sustancias para inducir un estado alterado; pero otros, consideran que eran simplemente médiums o psíquicos dotados con habilidades extraordinarias.

Una publicación de Mystery Science. Está expresamente prohibida la redistribución, redifusión total o parcial de este contenido, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.


¿Te gusta? ¡Compártelo con tus amigos!

Luisa Lugo

Luisa Lugo es una redactora freelance con sede en Bogotá, Colombia. Colabora con MysteryScience.net desde septiembre de 2020.

0 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.