Ambrosía: La bebida que daba inmortalidad de los dioses griegos


Ambrosía: La bebida que daba inmortalidad de los dioses griegos

En los relatos de muchas religiones y mitologías antiguas, es común leer sobre una especie de alimento capaz de proporcionar la inmortalidad. Algunos lo llaman el elixir de la vida, e incluso hay relatos de aventureros que lo buscaron incesantemente. ¿Se trata de una historia producto de la imaginación, o es una leyenda que hunde sus raíces en un hecho real?

Ambrosía, la bebida de la inmortalidad consumida por los dioses griegos

Las historias relacionadas con el elixir de la vida señalan que los dioses debían consumir alimentos especiales para conservar las fuerzas y vivir eternamente. También hacen referencia al hecho de que, si los seres humanos lo consumieran, llegarían a tener vida inmortal. La mitología griega habla en detalle sobre este tema.

Los escritos griegos hablan de que la comida de los dioses era ambrosía y néctar, con lo que lograban mantenerse jóvenes y fuertes eternamente. La historia relacionada con el nacimiento de Zeus nos ayuda a conocer el origen de este alimento especial.

Hebe sirve néctar a los dioses. Obra de Tommaso Piroli (1752 – 1824) a partir de un dibujo de John Flaxman, empleada en una edición de la Ilíada del año 1.795. Public Domain.

Antes de su descubrimiento o invención, los dioses se alimentaban olfateando los vapores de sus enemigos muertos, como si absorbieran energía de sus almas. La ambrosía provenía de los cuernos de una cabra mágica llamada Amaltea, la madre adoptiva de Zeus. Sus cuernos producían una cantidad ilimitada de ambrosía y otros tipos de alimentos.

Las propiedades de la ambrosía

Unas palomas sagradas llevaban la ambrosía a grandes velocidades a la morada del bebé Zeus, alimentando al dios para que conservara su inmortalidad. En otro relato, cuando nació el semidiós Aquiles, su madre le vertió ambrosía en todo su cuerpo, convirtiéndolo en un ser inmortal. El único lugar a donde no llegó la ambrosía fue al talón del infante, razón por la que murió cuando una flecha se lo atravesó.

La ambrosía era utilizada por los dioses para curar enfermedades, hacer que el cuerpo se volviera más hermoso y arreglar cicatrices. De hecho, si los cuerpos de los difuntos se trataban con ambrosía, permanecerían en perfectas condiciones para siempre. Otra referencia a este alimento especial la hallamos en el relato de los jardines de Hespérides.

Alimento que daba la inmortalidad

En el jardín de las hespérides se encontraba una gran cantidad de ambrosía. Las hespérides eran ninfas que cuidaban un huerto especial en el extremo occidental del mundo. Allí fue llevada la ambrosía nada más y nada menos que por el dios Zeus. Una historia similar puede leerse en el Génesis de la Biblia cristiana.

Según el Antiguo Testamento, Dios le prohibió al primer hombre comer del árbol del conocimiento de lo bueno y lo malo. En el jardín de Edén también había un árbol de la vida, al que el hombre tendría acceso si obedecía a su creador. Pero cuando el hombre pecó, Dios cerró el paso al árbol de la vida para que este no comiera de él y alcanzara la inmortalidad.

Relatos de otras civilizaciones relacionados con el elixir de la vida eterna

¿Estaría en una antigua bebida el secreto de la inmortalidad de los dioses?

Pasando a las mitologías zoroástriana y védica, también se pueden ver referencias a una bebida especial consumida por los dioses, conocida como Soma y Haoma. Dicha bebida se preparó exprimiendo los tallos de ciertas plantas, hoy desconocidas por nosotros. Quienes bebían de este brebaje podían alcanzar la inmortalidad, tal como lo hizo el líder de los Devas, Indra.

Los dioses egipcios, por su parte, consumían unas gotas blancas, conocidas también como oro líquido. En la mitología sumeria, los dioses bebían de la leche que producía Ninnhursag, la diosa de la fertilidad representada por una vaca. Y en la epopeya de Gilgamesh se habla de una planta espinosa en el fondo del océano que haría inmortal a quien comiera de su fruto.

Finalmente, podemos mencionar la mitología china y sus melocotones de la inmortalidad. Si los dioses se alimentaban de ellos, podían asegurar la existencia eterna. Además, si algún humano comía de estas frutas sagradas, también se convertiría en inmortal.

¿Una leyenda que hunde sus raíces en la verdad?

En vista de que hay tantos relatos relacionados con el tema del elixir de la vida, es fácil suponer que dicha historia hunde sus raíces en una historia real.

Este misterioso elixir de la vida eterna, llamado de distintos nombres por varias civilizaciones antiguas fue prohibido para el ser humano, buscando evitar que fuéramos poderosos como los dioses. Sin embargo, siguió siendo investigado por alquimistas modernos que buscaron desarrollar una inmortal bebida que pudo estar en el oro monoatómico. En el pasado, muchos aventureros perdieron la vida intentando hallar o inventar a este alimento sagrado. Sin embargo, y como es bien sabido, hasta ahora sigue siendo desconocida.

Referencias: Los misterios de la Tierra / Ancient History.

 

Una publicación de Mystery Science. Todos los derechos reservados. – Está expresamente prohibida la redistribución y redifusión de este contenido sin previo consentimiento.

 

MÁS EN MYSTERY SCIENCE:

Like it? Share with your friends!

Luisa Lugo

Luisa Lugo es una redactora freelance con sede en Bogotá, Colombia. Colabora con MysteryScience.net desde septiembre de 2020.

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *