Misterio en la arena: El Candelabro de Paracas


Misterio en la arena: El Candelabro de Paracas
El Candelabro de Paracas es todo un enigma: sus creadores y verdadera función aún son desconocidos.

Al pensar detenidamente en las tierras peruanas, cualquier persona puede darse cuenta que es un lugar que se caracteriza por el misterio. Uno de los enigmas que ha resultado imposible de ignorar se encuentra ubicado en la Península de Paracas. Se trata de un colosal candelabro, cuyo origen es desconocido actualmente.

Una obra antigua realmente perfecta

Uno de los aspectos que resulta más llamativo, es el sitio donde fue dibujado el candelabro, se encuentra plasmado en una pequeña montaña de arena. Situado exactamente en la bahía de Pisco, es posible observarlo desde muy lejos gracias a sus grandes dimensiones.

Candelabro de Paracas y su ubicación.

Detalles del candelabro de Paracas

El particular geoglifo tiene 170 metros de longitud, la imagen abarca 60 metros de amplitud y cuenta con una profundidad promedio de 1.2 metros. Por otro lado, es importante destacar que esta figura fue tallada en una zona estratégica, así que resulta realmente imposible que pase inadvertida.

Tal vez quienes realizaron esta obra tenían la intención de que pudiera ser observado a largas distancias y lo lograron. Con suerte, si el tiempo está despejado es visible incluso a 20 kilómetros de la costa. Se produce una mejor apreciación desde el mar o aire.

¿Cuándo fue plasmada la enigmática figura?

Alrededor de esta obra, se han realizado numerosas investigaciones arqueológicas para tratar de descubrir su procedencia, sin embargo, mientras transcurre el tiempo surgen más dudas. Se ha pensado que tal vez este grabado haya sido realizado hace 2.500 años atrás, pero son conjeturas que todavía no están comprobadas.

¿Cómo es posible que no se haya borrado?

Un misterio de nuestra historia, un «Candelabro» inmenso, dibujado sobre la cambiante superficie de arena, sin que jamás se haya borrado.

Un dilema que ha resultado completamente inexplicable, es que a pesar de que la forma de candelabro está plasmada en una superficie cambiante permanece intacta. Los fuertes vientos y la diversidad del clima no han influido en su apariencia para desmejorarla.

Debido al exceso de brisa que se halla en la bahía de Pisco se elimina la arena que se aloja en los canales. Los estudios también han arrojado que este factor también ha contribuido a que se mantenga en buen estado. Pues se ha formado una capa de sal marina en las ranuras.

¿Quién diseñó el candelabro de Paracas?

Aunque es un famoso geoglifo, se desconoce con exactitud su historia o quienes fueron los responsables de elaborarlo. Incluso, a lo largo del tiempo se ha intentado dar respuestas a las incógnitas, pero hasta ahora no existe ninguna evidencia que respalde alguna teoría.

Diversas hipótesis sobre un enigma nunca resuelto

Con el pasar de los años, han surgido numerosas conjeturas sobre el verdadero origen del candelabro de Paracas. Pero una de las creencias que resulta más lógica señala a los astrónomos de la cultura nazca como los responsables.

Esta probable hipótesis se debe a que el geoglifo se asocia a «La cruz del navegante», la cual fue tallada por esta antigua civilización. Dibujada con el objetivo de indicar a los marinos donde se encontraba el hemisferio sur y de tal manera, servirles de guía en sus viajes.

Algunos arqueólogos consideran que el Candelabro es una representación simbólica en honor al dios Viracocha, mientras que otros creen que se asemeja a una planta familia de la Belladona o del cactus Sanpedro.

Similitudes con las líneas de Nazca

Una de las figuras de las Líneas de Nazca. Estas gigantescas figuras enigmáticas, al igual que el Candelabro de Paracas se aprecian en su total dimensión desde el cielo. Crédito: Monika Neumann/Pixabay

Los trabajos de esta civilización eran bastante peculiares, al observar el candelabro, pueden verse muchas similitudes con otros que su origen si se ha comprobado. Al igual que otras colosales figuras, este fue dibujado en una superficie de arena de color blanco, bajando por la suave montaña.

Uno de los factores más llamativos, es que a pesar de ser una imagen de gran tamaño se encuentra perfectamente tallada. No hay desviaciones de las líneas y el dibujo tiene una maravillosa vista a kilómetros de distancia.

También puede interesarte: Enigmáticos círculos gigantes en el desierto que desconciertan a los arqueólogos.

Antiguos piratas

Otra teoría indica que tal vez se trataba de piratas que al encontrar un tesoro plasmaron un mapa que los orientara. O simplemente, con la finalidad de que el dibujo les sirviera de guía en sus viajes. Sin embargo queda la duda de si querían ocultar un tesoro, por qué realizaron una imagen de tal tamaño.

La existencia de seres en otros mundos

También se han hecho muchas conjeturas sobre la posible existencia de extraterrestres que la muchas personas han obviado. Sin embargo, estas líneas que no se han borrado con el pasar de los siglos pueden ser obras de seres procedentes de algún mundo desconocido.

El hecho de que esta impresionante obra solo pueda ser plenamente apreciada desde muy lejos  y desde el aire ha llevado a muchos teóricos a pensar que se trata de una señal o un gigantesco ‘puerto’ para naves de otros mundos.

Asimismo, este colosal geoglifo se asocia a la Constelación de la Cruz del Sur. Identificando una relación con algunas estrellas de la constelación Centauro que serían las que le dan su peculiar forma de Candelabro.

Victor Forbin, un escritor y divulgador científico francés fue el primero en mencionar el gigantesco dibujo en 1926. Forbin declaró que era un tridente dibujado por los Atlantes.

Conexión con el campo magnético de la Tierra

Otro extraño detalle sobre este geoglifo indica que se encuentra justo en un punto donde se estabiliza el ecuador magnético de la Tierra. Lo que nos lleva a pensar, ¿cómo sabían sus creadores hace milenios que nuestro planeta tenía un campo magnético, si este aspecto solo fue investigado hasta el siglo XIX?

Por otro lado, investigador Robert Charroux, pionero de la teoría de los antiguos astronautas, sugirió que esta imagen pudo haber sido «un gigantesco y preciso sismógrafo, capaz de registrar las ondas telúricas y sacudidas sísmicas procedentes no sólo de Perú, sino de todo el planeta…»

El candelabro de Paracas continúa siendo un enigma, su origen, su creación y su finalidad haccen parte de un misterio que ha dado origen a muchas controversias. Lo que nos da una clara muestra lo poco que sabemos de nuestro pasado remoto y de los innumerables aspectos desconocidos que nos rodean.

Una publicación de Mystery Science. Está expresamente prohibida la redistribución, redifusión total o parcial de este contenido, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.

 

MÁS EN MYSTERY SCIENCE:

¿Te gusta? ¡Compártelo con tus amigos!

Luisa Lugo

Luisa Lugo es una redactora freelance con sede en Bogotá, Colombia. Colabora con MysteryScience.net desde septiembre de 2020.

0 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.