Los asombrosos Jardines Colgantes de Babilonia


Los asombrosos Jardines Colgantes de Babilonia

En la antigüedad Babilonia fue la capital más poderosa del imperio babilónico, destacaba por su estabilidad económica y también por ser un distinguido centro religioso. Algunos historiadores han dicho que probablemente, mientras Nabucodonosor II reinaba, este lugar ofrecía una maravillosa vista a cualquier viajero que cruzara las tierras.

La ciudad capital más conocida de todos los tiempos

Babilonia se situaba junto al río Éufrates, específicamente en Mesopotamia, se estableció legalmente como capital en el año 1750 antes de Cristo. Su nombre proviene de una particular obra que realizaron antes de quedar deshabitada. Se trataba de la Torre de Babel, creada para rendirles adoración a los dioses.

Un reconocido escritor griego llamado Heródoto, dijo que esta ciudad superaba en esplendor a cualquier otra del mundo conocido. Según el historiador, no había visto nunca algo parecido. Al parecer esta ciudad fue fundada por Nemrod, un hombre sumamente poderoso.

Características de Babilonia

Había muchas particularidades en esta ciudad que la hacían parecer esplendorosa, sus grandes murallas era uno de los elementos que sorprendía a cualquier persona.

Poseía dos muros de gran tamaño: uno interno, de 8 kilómetros de largo, que protegía el lugar donde se desarrollaban las actividades políticas y religiosas, y uno externo, de 18 kilómetros de longitud, que servía para delimitar las casas de los terrenos agrícolas y resguardaba a la población en caso de asedio.

Representación artística de Babilonia.

8 puertas permitían el acceso a la ciudad, entre ellas, la más hermosa y reconocida es la Puerta de Ishtar, erigida en honor a esta diosa del amor y la guerra. La puerta estaba cubierta con ladrillos vidriados de color azul y relieves de figuras de animales, cuya función simbólica era la de proteger la entrada a la ciudad.

Por otro lado, también se dice que en este lugar habían templos que tenían inmensas estatuas de oro para la adoración a los dioses. Además tenía unos preciosos jardines colgantes, que al parecer fueron fabricados por el mandato del rey Nabucodonosor II.

En la actualidad, el sitio de la antigua Babilonia se ubica en la actual Irak. Aunque solo está compuesto por pocas ruinas, fue catalogado en 2019 como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, luego de una intensa campaña de 30 años para que la importancia histórica de esta ciudad fuera reconocida.

Construcción de los jardines

Un historiador griego llamado Diodorus, dijo que la elaboración de estos jardines fue un trabajo bastante difícil. Porque en aquel tiempo la piedra era muy difícil de conseguir en Mesopotamia, por lo tanto en Babilonia se utilizaban ladrillos para la construcción.

Debido a que el ladrillo se deterioraba con facilidad cuando se mojaba con el riego artificial, debieron fabricar unas plataformas con materiales resistentes. De esta manera evitarían que el agua destruyera las edificaciones por completo. Estos jardines resultaban majestuosos, y parecían unas pequeñas montañas fabricadas artificialmente en aquel suelo desértico.

¿Con qué fin Nabucodonosor II quiso que se construyeran jardines?

Nabucodonosor II fue un famoso rey por su participación constructora de los famosos jardines colgantes de Babilonia, entre otras hazañas.

Realmente existen muchas teorías sobre la construcción de los jardines. Sin embargo, el relato que más veracidad ha tenido es el de Nabucodonosor II. Al parecer, los creó con el objetivo de alegrar a su esposa que se hallaba deprimida.

Aunque se desconocen los motivos de su nostalgia, se cree que tal vez era porque provenía de una tierra verde, montañosa con frondosos árboles. Al casarse, se encontró con esta tierra seca, llana y bastante soleada de Mesopotamia que incluso carecía de lluvias.

Tal vez este factor fue lo que incentivó al rey a darle un valioso regalo a su esposa Amyitis. Así que utilizó su ingenio, y en la terraza del castillo donde vivían, fueron fabricados los jardines.

Una de las 7 maravillas del mundo antiguo

Así fueron denominados los jardines que se habían hecho muy famosos en aquel entonces, y que al día de hoy nos ha dejado sumamente sorprendidos.

Se considera que la altura de los Jardines de Babilonia era de 100 metros aproximadamente, – el equivalente a 4/3 de la altura de la Gran Pirámide-. La pared era un fuerte inmune un grosor de 7 metros, y conectaba con las «terrazas» por escaleras de mármol respaldadas por hileras de arcos de mármol.

Para nadie es un secreto que en la antigüedad existían grandes problemas con el agua debido a las sequías.

Pero como siempre, cualquier persona tenía un ingenioso invento que terminaba solucionando cualquier dificultad. En aquel tiempo, en este magnífico lugar rara vez llovía, sin embargo, aún así lograron mantener en pie preciosos jardines.

Imagen ilustrativa. Los jardines colgantes de Babilonia fueron considerados como una de las 7 maravillas del mundo antiguo, con un diseño semejante a una gran montaña construida con ladrillos de barro.

Se fabrica una de las primeras bombas de agua

Varios autores clásicos describieron con detalle los maravillosos jardines. Los diseñadores se encargaron de fabricar una bomba a cadena para poder regar todas las plantas. Es cierto que no eran igual de avanzadas como las de ahora, pero cumplían su función de regar los jardines.

Aunque hasta el momento no se han encontrado rastros arqueológicos exactos de los Jardines Colgantes, Robert Koldewey arqueólogo alemán,  descubrió una serie inusual de cimientos y bóvedas en la esquina noreste del palacio de Babilonia. Es posible que un pozo en una de las bóvedas se haya utilizado junto con una bomba de cadena, las cuales eran elaboradas con dos ruedas grandes, una arriba y la otra justamente debajo, ambas se encontraban conectadas por una cadena. En esta cadena se colgaban dos cubos que recolectaban el agua de una piscina. Estos terminaban vaciándose en una piscina superior volviendo a repetir el ciclo.

Además estaban techados con balcones de piedra sobre los que se colocaron varios materiales, como cañas y betún, para que el agua de riego no se filtrara por las terrazas.

Imagen ilustrativa de cómo se verían los jardines.

El particular papel del arroyo

Es cierto que este mecanismo de la «bomba de cadena» era un poco tedioso, pero era realmente ingenioso. En la piscina superior podían encontrarse unos canales que actuaban como arroyos artificiales, estos «arroyos» eran los que permitían el riego de las plantas. Quienes daban el impulso a esta máquina eran los esclavos.

Los Jardines Colgantes son la única de las Siete Maravillas del mundo antiguo cuya ubicación no se ha establecido definitivamente, por ello, algunas teorías consideran que solo se trataba de una leyenda y que las descripciones encontradas en los antiguos escritos griegos y romanos representaban una simple historia romántica. Sin embargo, otros consideran que si existieron en Babilonia, pero fueron completamente destruidos en algún momento alrededor del siglo 1 d. C. Sin duda, sería un lugar lleno de encanto.

 

Una publicación de Mystery Science. Está expresamente prohibida la redistribución, redifusión total o parcial de este contenido, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.

 

MÁS EN MYSTERY SCIENCE:

¿Te gusta? ¡Compártelo con tus amigos!

Andrea González

Editora de Mystery Science Net. Tengo predilección por la ciencia y los misterios que esta engloba. Gracias por tu visita.

0 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *