Gigante de Castelnau: El hallazgo de los huesos más grandes del mundo


Gigante

Diversas leyendas que cuentan sobre gigantes se han vuelto muy célebres, pues casi nadie ha tenido la oportunidad de ver alguna criatura de tal magnitud. Sin embargo, con frecuencia se escucha hablar sobre ellos, ¿De dónde provienen tales historias? ¿Qué tan ciertas son?

Mitos sobre seres legendarios

Al parecer, los descubrimientos apuntan a que en la Tierra existieron humanoides con un tamaño desmedido. Pero a menudo se les describe como sujetos que solían ser extremadamente violentos que disfrutaban de aplastar a homínidos y comérselos.

Como cualquier leyenda, todo empieza a partir de una historia real que se le agregan hechos ficticios con el fin de ofrecer una lectura entretenida. No obstante, en reiteradas oportunidades a lo largo del tiempo, han prevalecido en libros, varios relatos confiables sobre la presencia de seres colosales.

Mitología antigua sobre hombres gigantes

Los gigantes siempre son mencionados en diversas narraciones e historias folclóricas de todo el mundo. Se dice que estos individuos llegaron al planeta cuando la ‘sangre del cielo fue derramada’, mientras que según la Biblia, provienen de la unión de seres celestiales con humanas.

Por otro lado, diversas mitologías como la griega, nórdica, entre otras, cuentan que estos colosales sujetos tenían la tarea de enfrentarse a los dioses.

Cuando eran derrotados en batalla terminaban siendo enterrados bajo volcanes. En una de las crónicas nórdicas más célebres se narra sobre titanes que invadieron Asgard y batallaron en el Ragnarök en contra de los dioses.

¿Cuál fue el gigante más famoso?

En la Biblia se menciona que, por mucho tiempo, en la superficie terrestre vivieron colosos, pero que Dios terminó eliminándolos por su maldad. Sin embargo, el personaje más célebre de la historia bíblica fue Goliat, a quien el rey David mató de un golpe con una piedra.

La historia de David y Goliat, el gigante más conocido de la Biblia. Crédito: Gebhard Fugel/Wikimedia Commons

¿Hay pruebas de la existencia de estos humanoides?

En un principio no existían más pruebas que los relatos narrados por las personas en todo el planeta y algunas historias plasmadas en la Biblia. No obstante, para muchas personas, los grandes monumentos de piedra, pirámides entre otras edificaciones fueron obras de individuos de gran tamaño.

También puede interesarte: El gigante constructor de pirámides según la mitología azteca.

Pero esta teoría no ha sido confirmada, pues en la actualidad los arqueólogos no han encontrado pruebas de que antiguas personas hayan crecido exageradamente. Sin embargo, los científicos quedaron consternados cuando un antropólogo encontró tres fragmentos óseos gigantes que aparentemente pertenecen a un humano.

Gigante de Castelnau

Un gran descubrimiento de la arqueología se produjo durante una excavación en el cementerio de Castelnau, una ciudad ubicada en Francia. Los restos datan de la Edad de Bronce, el hallazgo fue realizado en el año 1890 por Georges Vacher de Lapouge.

El primer hueso hallado se trata de la parte superior de la tibia, el segundo es un fragmento de fémur, el tercero pertenece a la parte superior del brazo. Se estima que el dueño de tales restos tenía una medida de casi cuatro metros.

Tres fragmentos de hueso del llamado «Gigante de Castelnau» en comparación con un húmero de tamaño regular (centro), según Georges Vacher de Lapouge.

Actualmente la persona más alta que se ha registrado se llamaba Robert Wadlow y medía 2.7 metros. Fuera de este hombre, no se ha encontrado ningún humano de un tamaño parecido. Entonces, ¿A quién pertenecieron los restos de huesos colosales?

Estudian los huesos del gigante

Los paleontólogos junto con geólogos estudiaron los huesos, y llegaron a la conclusión de que efectivamente correspondían a un ser humano.

Los huesos gigantes fueron estudiados en la Universidad de Montpellier por anatomistas, paleontólogos y hasta un zoólogo. Posteriormente, en 1892, fueron estudiados cuidadosamente por un profesor de anatomía patológica, que admitió que pertenecieron a una «raza humana muy alta», y que sus dimensiones eran sorprendentemente anormales.

Húmero de un humano normal comparado con una proyección del tamaño de los fragmentos encontrados del húmero del llamado «Gigante de Castelnau» hallados por el antropólogo Georges Vacher de Lapouge.

Las revistas centran su atención en el gigante de Castelnau

Debido a lo sorprendente que resultó este descubrimiento, muchos periódicos le dieron una gran importancia. Tiempo después, en una zona cercana al cementerio de Castelnau, ocurrieron otros hallazgos. En esta oportunidad se encontraron varios cráneos de casi un metro, y también huesos enormes.

Tales proporciones eran indicio de que los restos pertenecieron a un linaje de hombres colosales. Más tarde estos fragmentos fueron enviados a la Academia de Ciencias de Francia para ser estudiados. No obstante, las investigaciones se enfriaron y junto con ellas el interés de muchas personas.

Desde aquel entonces no volvió a salir a la luz información sobre los fragmentos de los cuerpos gigantes. ¿Es posible que descubrieran algo? ¿Estarán tratando de mantenerlo oculto ante el mundo? Las incógnitas son muchas, pero lamentablemente las respuestas se perdieron con el paso de los años.

 

Una publicación de Mystery Science. Todos los derechos reservados. – Está expresamente prohibida la redistribución y redifusión de este contenido sin previo consentimiento. Sitio web protegido por Safe Creative.

 

Gracias por leernos. Te invitamos a seguirnos en nuestro Facebook, para estar al tanto de todas las noticias que publicamos a diario. También puedes unirte a nuestra comunidad en Telegram. ¡Te esperamos!

Te recomendamos leer:


Like it? Share with your friends!

Luisa Lugo

Luisa Lugo es una redactora freelance con sede en Bogotá, Colombia. Colabora con MysteryScience.net desde septiembre de 2020.

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.