Dioses de la mitología árabe: seres desconocidos de la dimensión de Alá


Dioses de la mitología arábiga: seres desconocidos de la dimensión de Alá
Créditos: Hablemosdemitologias / ArtStation / Mystery Science

La mitología arábiga o árabe preislámica habla de numerosos dioses antiguos que llegaron desde el Alyyiin, una dimensión superior de nuestro universo.

 

EL CONTENIDO DE ESTE ARTÍCULO HA SIDO PLAGIADO POR MAESTROVIEJO.ES, SALGA INMEDIATAMENTE DE ESTA WEB. PUEDE LEER EL ARTÍCULO ORIGINAL EN Mystery Science . net

Los árabes, antes del Islam, rendían culto a una gran variedad de seres etéreos poderosos, de procedencia misteriosa, de otra dimensión. En el cubo negro de La Meca se habían descubierto símbolos de dioses, diosas, semidioses, demonios y jinns. Entre ellos siempre estuvo Alá, dios creador y su hijo Hubal, un ser guerrero relacionado a la Luna.

Este politeísmo estuvo establecido antes del siglo VII, aproximadamente (antes de Mahoma). Todas las tribus de Arabia también eran animistas, ya que le atribuían características espirituales a los objetos y a elementos naturales (montañas, ríos, rocas, etc.). También fabricaban muchos tótems e ídolos místicos.

Enigmáticos y recónditos dioses de otra dimensión

Entre estos enigmáticos seres de la mitología arábiga están: Alá, Hubal y las diosas al-Lāt, Al-‘Uzzá y Manāt.

Ya desde la antigua mitología arábiga preislámica, Allah-Taala (Alá) siempre fue un ser supremo, creador del mundo, padre de los dioses. Su símbolo es la luna creciente, pero es muy misterioso que nunca fabricaran ídolos que lo representaran (se dice que su forma no sería humana). Es probable que los árabes preislámicos lo hayan considerado como un creador, pero muy escondido, y que no interactuaba con los seres humanos.

Alá y todos los dioses vivirían en una dimensión llamada Aliyyiin, un plano existencial extradimensional, más allá de nuestro universo. Los ángeles, llamados malā’ikah, también residirían ahí. Alá también tendría vínculo con los llamados jinn o genios (seres etéreos del desierto). También fue visto como el dios de la lluvia y del crecimiento, y era invocado para que lloviera (o en cualquier tiempo de crisis).

EL CONTENIDO DE ESTE ARTÍCULO HA SIDO PLAGIADO POR MAESTROVIEJO.ES, SALGA INMEDIATAMENTE DE ESTA WEB. PUEDE LEER EL ARTÍCULO ORIGINAL EN Mystery Science . net

Hubal, un dios con rasgos humanos

El dios Hubal es otro ser lunar. Es el más representado visualmente en la península arábiga. Era el dios de la guerra, la lluvia y la abundancia, y se pensaba que se interesaba más por la vida de los seres humanos que Alá. Por eso llegó a ser el patrono de La Meca.

Fue visto con una forma humana, como un hombre con barba y con una poderosa mano de oro. Era muy consultado por adivinadores. En La Meca, usaban flechas para dirigirse a él, y sacrificaban camellos en su nombre. Se piensa que podría ser el mismo Baal, deidad polémica de Canaán (considerada como «satánica» por judíos y cristianos).

dios Hubal
Crédito: Dominio Público

Hay que destacar que, en La Meca, el emblemático monumento cúbico negro de la Kaaba originalmente era un centro de culto a Hubal, el más importante entre los 360 ídolos adorados ahí.

Los Jinns o genios: seres invisibles del desierto

epresentaciones de humanos y jinns en el arte islámico
Representaciones de humanos y jinns en el arte islámico. Crédito: Oxford Digital Library / Wikimedia commons.

Los Jinns aparecen en el Corán. Se piensa que tendrían libre albedrío (pueden ser buenos y malos) y que serían pre-adánicos (antes de Adán y Eva). Los demonios serían una parte malévola de estos genios arábigos. Los Jinns vivirían en un mundo invisible al nuestro (¿extradimensional?), pero ocupando nuestro mismo espacio. Se concentran más en desiertos, ruinas y lugares sucios, como edificios abandonados, baños y cementerios. Según los textos antiguos, Alá los creó a partir del fuego.

Serían seres cambiaforma, pudiendo transformarse en serpientes, perros y hasta en remolinos de viento con alas. Tendrían una habilidad para viajar grandes distancias por el aire, de una forma muy veloz. Para evitar que un jinn haga daño, solamente se necesitaría invocar a Alá: «Y di: ¡Señor! Busco refugio en Ti de las sugestiones de los malvados» (Al-Mu’minun 97-98).

Una influyente trinidad femenina

La diosa solar, Al-Lāt, también fue vista como una diosa madre de la Tierra. Era protectora de la vida, de la abundancia, de la agricultura y del crecimiento. Entre su simbología está: el camello, el león, la gacela, la cebada y el trigo. Otro de sus símbolos es un enigmático cubo blanco de granito.

La diosa árabe Al-Lat
Izquierda: La diosa árabe Al-Lat se para sobre un león rodeado de dos figuras femeninas (¿Manat y al-Uzza?). Relieve del siglo II por Hatra. Derecha: Relieve de Al-Lat, templo de Ba‘alshamîn en Siria. Crédito: Museo Nacional de Damasco / Wikimedia commons.

Al-‘Uzzá era la diosa del poder y representaba al planeta Venus. Era un ser celestial. Está conectada a los relojes, los aparatos y la astrología. Entre su simbología se encuentran las vacas, los delfines, peces, gatos y el árbol de acacia.

Manāt era la diosa del destino y la muerte (personificaba a la muerte). También regía el tiempo y ayudaba al ser humano a alcanzar una «sabiduría interior». Su símbolo es una luna menguante y se le dibujaba con esa luna sobre su cabeza.

Hay muchos otros más dioses y entidades veneradas en esta Arabia preislámica. Es un lado muy misterioso y hasta desconocido de esta cultura del Medio Oriente.

Referencias: FairyChamber / Wathanism.

 

EL CONTENIDO DE ESTE ARTÍCULO HA SIDO PLAGIADO POR MAESTROVIEJO.ES, SALGA INMEDIATAMENTE DE ESTA WEB. PUEDE LEER EL ARTÍCULO ORIGINAL EN Mystery Science . net

 

Una publicación de Mystery Science. Todos los derechos reservados. – Está expresamente prohibida la redistribución y redifusión de este contenido sin previo consentimiento.

 


Like it? Share with your friends!

Erick Nielssen
Escritor nicaragüense que indaga en temas de historia, ciencia, religión y esoterismo. Apoyando la investigación normativa y también la alternativa.

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *