Tormenta solar ocurrida hace 2.700 años fue documentada en tablillas asirias


Una fuerte tormenta solar de hace 2.700 años fue documentada en tablillas asirias
Imagen ilustrativa. Crédito: earth.com / British-museum / Mystery Science

Un equipo de científicos logró descifrar antiguos textos asirios de escritura cuneiforme, donde se describe una tormenta solar de hace 2.700 años que en su momento fue detectada por los astrónomos asirios.

Científicos de la Universidad japonesa de Tsukuba encontraron evidencia de un extraño evento que representa tres grandes tormentas solares en tabletas cuneiformes asirias históricas. Las antiguas tabletas mencionan un inusual resplandor rojo en el cielo, al comprobar la información, los investigadores identificaron tormentas solares que ocurrieron probablemente alrededor de 679 y 655 a. C.

El estudio científico, además combinó el examen de los textos documentados, con el análisis de radioisótopos de carbono-14 de los anillos de árboles. De este modo demostraron que dichas tormentas magnéticas solares ocurrieron en aquel tiempo.

Los astrónomos comenzaron a observar manchas solares con telescopios alrededor de 1610. Estos son parches oscuros que aparecen en la superficie solar y están relacionados con las erupciones solares, explosiones repentinas que envían una enorme cantidad de radiación al espacio.

Si las erupciones solares y las eyecciones de masa coronal (CME) se dirigen hacia la Tierra, esta radiación puede provocar tormentas geomagnéticas. Al ocurrir, las partículas del Sol interactúan con la atmósfera terrestre, interfiriendo con los métodos de comunicación, los satélites y las redes de energía.

«Estos eventos de clima espacial constituyen una amenaza significativa para una civilización moderna, debido a su creciente dependencia de una infraestructura electrónica», dijo el líder de la investigación Hisashi Hayakawa, de la Universidad de Osaka, Japón.

Actualmente, los científicos han sido capaces de determinar una serie de eventos climáticos espaciales, anteriores a 1610, al observar el radiocarbono en los anillos de los árboles, alrededor de 775, 993 y 994 a.C.

Cómo lo determinaron

El grupo de Hayakawa se centró en tres ocasiones que parecen haber tenido lugar en el largo tiempo alrededor del 660 a. C. «Estos eventos ocurrieron mucho antes del inicio de las observaciones instrumentales, muy por fuera del rango más moderno de una amplia cobertura de observación», escribieron en su investigación.

«Por lo tanto, como una forma de inferir el patrón general de las tormentas solares y la incidencia de CME, buscando datos aurorales  en documentos históricos en estas ocasiones» dijeron los investigadores.

Tormenta solar
Crédito: NASA/SDO/Goddard

«Los babilonios y los asirios habían comenzado las observaciones astrológicas, más recientemente, dentro del siglo VIII a. C. Ya en el siglo VII a. C., los reyes asirios habían recogido y adquirido revisiones astrológicas de astrólogos expertos, para interpretar el siniestro significado de los eventos celestes observados». Los datos cuneiformes fueron obtenidos de tabletas de arcilla rectangulares con inscripciones en ellas.

Los investigadores, al estudiar los registros aurorales mantenidos por los asirios, compararon si hubo eventos que corresponden con datos científicos sobre la actividad solar antigua; y encontraron tabletas cuneiformes que contenían registros de auroras que datan entre 680 y 650 a. C.

llamarada solar en diferentes longitudes de onda de luz
Una llamarada solar en diferentes longitudes de onda de luz. Crédito: NASA

Estas tabletas describen cielos rosados ​​poco comunes, con una que menciona una «nube rosa» y otra que dice que «el rosa cubre el cielo». El equipo cree que estas descripciones son probablemente el resultado de «arcos rojos aurorales estables», el lugar donde los campos magnéticos excitan electrones en átomos de oxígeno atmosférico para emitir luz.

Aurora Boreal
Imagen referencial. Aurora Boreal

La investigación también reveló que el polo norte magnético de la Tierra habría estado más cerca del Medio Oriente que en este momento, lo que significa que las ocasiones relacionadas con actividad solar se habrían notado más al sur.

También puede interesarte: Rusos planean crear una nave espacial que pueda llegar a los límites del sistema solar.

La reconstrucción de la actividad solar hace cientos de años atrás podría ayudar a los científicos a predecir eventos futuros. «Estos hallazgos nos permiten recrear el pasado histórico de la actividad solar un siglo antes que los datos anteriores. Este análisis puede ayudar en nuestra capacidad de predecir futuras tormentas magnéticas, que pueden dañar los satélites y diferentes naves espaciales», mencionó el escritor principal Yasuyuki Mitsuma en un comunicado.

El estudio científico se encuentra disponible en The Astrophysical Journal Letters.

 

 

EL CONTENIDO DE ESTE ARTÍCULO HA SIDO PLAGIADO POR MAESTROVIEJO.ES, SALGA INMEDIATAMENTE DE ESTA WEB. PUEDE LEER EL ARTÍCULO ORIGINAL EN Mystery Science . net

Like it? Share with your friends!

Andrea González
Editora de Mystery Science Net. Tengo predilección por la ciencia y los misterios que esta engloba. Gracias por tu visita.

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *