Los Hititas: historia y mitología de un imperio casi olvidado


Los Hititas: historia y mitología de un imperio casi olvidado
Crédito: Busy.org / Alphacoders.com. - Edición: Erick Nielssen.

Los Hititas fueron un «imperio perdido» muy dominante en el Medio Oriente. Entre sus dioses están deidades mesopotámicas y los Anunnaki.

Los hititas formaron un imperio en Anatolia (actual Turquía), hace 4.000 años. Han sido denominados un «imperio perdido» y hasta batallaron contra Egipto. Hablaban un lenguaje indo-europeo y le rendían culto a dioses antiguos de origen mesopotámico y Anunnaki.

Origen y sociedad de los Hititas

Grabado del dios Sharruma en Hattusa, capital del Imperio hitita. Crédito: Carole Raddato / Wikimedia commons.

Su tierra fue conocida como Katpatuka (Cappadocia). Alrededor del año 2000 a. C., esta civilización antigua se formó a partir de varios grupos nómadas que se agruparon y asentaron en la península de Anatolia. Entre ellos se encuentran los luvitas y los hatti.

Ilustración de Hattusa, la capital hitita a finales de la Edad del Bronce. Crédito: Rocio Espin

Fueron bastante avanzados, se desarrollaron en la metalurgia, la extracción de hierro y la elaboración de armas y herramientas a partir de ese metal.

El ejército de los hititas fue de los más beligerantes de la antigüedad, con grandes carrozas de guerra. Aunque también promovieron pactos con otros pueblos, como el Tratado de Kadesh con Egipto (el tratado de paz más antiguo de la historia).

Su sociedad era patriarcal y basada en la agricultura y el comercio, organizando una línea de comercio con los asirios. También tenían una aristocracia guerrera y el servicio militar de los varones era obligatorio.

Conquistas y su misteriosa desaparición

Guerreros hititas. Cortesía: Alphacoders.com

El Rescripto de Telepinu, la fuente hitita más antigua, dice que durante los siglos XVII-XVI a. C. Labarna I, Hatussil I y Mursil I, los tres primeros reyes, fueron quienes iniciaron la conquista hitita en Anatolia.

En el año 1274 a. C. se dio una de las batallas más célebres de la historia… Es la Batalla de Kadesh, cuando 40.000 soldados hititas con 3.700 carros de guerra se enfrentaron contra el ejército de Ramsés II (16.000 egipcios con 2.000 carros). A pesar de esa desventaja de Egipto, esta batalla terminó en el Tratado de Kadesh, ya que ninguno salió vencedor.

Más adelante el imperialismo de los hititas se fue disminuyendo y ya en 1200 a. C. se dice que sucumbieron ante los misteriosos «pueblos del mar». Esta historia del final de los hititas es un enigma de la historia.

Mitología y dioses de los Hititas

Dios Tarhun. Crédito: Jwslubbock / Wikimedia commons.

Entre los dioses principales de la mitología hitita estaba un dios de la tormenta/clima llamado Tarhun. Su símbolo era un rayo de tres puntas (símbolo visto en el satanismo), junto con su animal emblemático: el toro. La otra deidad principal era la diosa madre de la Tierra llamada Hannahanna, quien era la misma Nintu, de sumerios y babilonios. Era creadora de vida y de unos úteros divinos artificiales.

Alalu era el rey de los cielos pero fue vencido por Anu, quien de hecho fue ¡el padre de los Anunnaki de Sumeria! Kumarbis fue su segundo en el poder. Kumarbis se ha asociado a Enlil, otra deidad sumeria, y se rebeló contra Anu para conseguir el trono celestial.

Ishtar y Enki (Anunnaki)

Grabado de Enki en el Sello de Adda. Se muestra con figuras de peces y corrientes de agua rodeándolo.
Grabado de Enki en el Sello de Adda. Se muestra con figuras de peces y corrientes de agua rodeándolo (Public domain).

Los hititas también le rindieron culto a Ishtar, la diosa babilónica del amor y la guerra, quien fue reverenciada en el templo de Ain Dara en Siria. Era vista como una mujer con alas sentada sobre un león. Se dice que fue amada por una misteriosa serpiente llamada Hedammu (esto es mitología reptiliana).


Like it? Share with your friends!

Erick Nielssen
Escritor nicaragüense que indaga en temas de historia, ciencia, religión y esoterismo. Apoyando la investigación normativa y también la alternativa.

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *