Las verdaderas guerreras que inspiraron ‘Pantera negra’ y ‘The Woman King

Las verdaderas guerreras que inspiraron ‘Pantera negra’ y ‘The Woman King’

En 1840, el mundo conoció un ejército tan feroz que infundió miedo a colonizadores europeos. Este grupo era conocido como Agojie, y estaba conformado por guerreras que inspiraron a las poderosas Dora Milaje de Black Panther y, más recientemente, a The Woman King.

El reino de Dahomey en África Occidental se encontraba en su apogeo para la época. Poseía un ejército del que se cuentan historias de «valentía prodigiosa». Esta fuerza de 6.000 guerreras llamadas Agojie, asaltó aldeas con sigilo, tomó prisioneros y asesinó a quienes se le enfrentaban para llevarlos como trofeos a su rey.

Gracias a sus acciones, Dahomey se convirtió en el reino principal, ganándose el título de «Amazonas de Dahomey» por los europeos.

Sus hazañas inspiraron al genio Stan Lee y a Jack Kirby para crear a las Dora Milaje, del cómic Black Panther, así como la producción The Woman King o La mujer rey, una película que, a pesar de que se toma muchas licencias, cuenta como un filme histórico.

¿Una historia real?

Los trazos generales que muestran los filmes, especialmente The Woman King, son históricamente reales, la mayoría de sus personajes son ficticios. Nanisca, la protagonista interpretada por la talentosísima Viola Davis, y Nawi, interpretada por Thuso Mbedu, son nombres Agojie documentados, pero su representación en pantalla dista mucho de la realidad. El único personaje fiel a la realidad es el Rey Ghezo, explicó la historiadora Lynne Ellsworth Larsen, quien ha dedicado parte de su carrera en estudiar la dinámica de género Dahomey.

Cabe destacar que tanto el Rey Ghezo, como su hijo Glele, gobernaron la época dorada Dahomey, desde 1818 al 1858 el padre y de 1858 a 1889 el hijo, creando tiempos prósperos, tanto en lo económico, como militarmente.

La película se ambienta en 1823 y se centra en la liberación de esclavos de Nigeria y en las revoluciones. Algo que se ve muy bonito y heroico en pantalla, pero que dista mucho de la realidad.

Viola Davis en el papel de Nanisca y el resto de actrices que interpretan a las Agojie durante la producción de The Woman King.

Las Agojie eran soldados que respondían a las órdenes del rey,  participaron activamente en la venta de esclavos que capturaban durante sus asedios a locaciones enemigas; ya fuera soldados enemigos o aldeanos comunes. La mayoría eran vendidos a los europeos y otros se quedaban sirviendo al rey.

Este cambio drástico con la historia trajo una gran controversia a la película, que mostró una romanización de una historia oscura.

La historia de las Agojie

Las Agojie la formaron inicialmente las esposas del Rey que no tenían mayordomía. Eran consideradas esposas de tercera, siendo, incluso, inferiores a una mujer corriente, ya que al estar comprometidas con el Rey, no podían mantener relaciones con terceros, siendo obligadas a un celibato.

Se especializaban en la caza de elefantes, fueron adquiriendo una formación especializada en combate. Con el paso del tiempo, y observando las hazañas que hacían, muchas voluntarias se les unieron.

Dohomey, observando la gran cantidad de pérdidas masculinas en los cruentos conflictos en los que se encontraba, poco a poco comenzó a prestar atención a las Agojie y más temprano que tarde, se convirtieron en el ejército real.

Las Agojie, mostrando su habilidad con el cuchillo y armas de fuego junto a su rey. Crédito: Dominio Público/Wikimedia Commons

Su letalidad y eficacia las convirtió en un símbolo de poder. Además, de representar un cambio de paradigma sin precedentes. Ver mujeres en el campo de batalla era algo que golpeaba anímicamente a los rivales masculinos que se veían superados enormemente.

Pero sus vidas no eran sencillas. Cada una recibía un cruel entrenamiento basado en el sigilo y la supresión de emociones y del mismo dolor. Para ello debían caminar descalzas sobre rocas y espinas, escalar paredes llenas de espinas u hojas de espada. Y, la más importante, invadir regiones cercanas por sorpresa, donde solían tener conocidos.

Las Agojie se dividían en 5 ramas: artilleras, cazadoras, mosqueteras, mujeres navaja y arqueras. La sorpresa era su arma principal, por lo que usaban el entorno para acercarse a las aldeas durante las madrugadas. A pesar de que los relatos históricos sobre sus hazañas varían, todos concuerdan en algo; su desempeño era sobresaliente e indiscutible.

Para Larsen, retratar este ejército a través de una Nanisca crítica del comercio de esclavos es una buena historia para el cine, pero no es históricamente exacto.

«Estas mujeres son símbolos de fuerza y ​​poder. Pero… [también] son ​​cómplices de un sistema problemático. Estaban bajo el patriarcado del rey, y todavía participaban en la trata de esclavos».

El fin de Dahomey y las Agojie

La fuerza Dahomey empezó a decaer a finales del siglo XIX. Habían fracasado varias veces en la captura de Abeokuta, una capital de Ebga fortificada, la actual Nigeria.

Una batalla en 1851 con los Egba que se asentaron en la región después de la caída de Oyo, terminó con la muerte de 2.000 Agojie. En 1864, ya en el gobierno del Rey Glele, atacaron Abeokuta, se cree que para vengar a su padre muerto durante uno de sus asedios a la ciudad. Se vio obligado a retirarse tan solo hora y media después.

Las fuerzas Dahomey siguieron atacando Egba hasta comienzos de 1890, cuando la guerra con los franceses amenazó con extinguir al reino.

La relación Dahomey-europea había girado siempre alrededor de la trata de esclavos o misiones religiosas. Pero con el incremento de las guerras, las tensiones con Francia crecieron a tal punto que, en 1863, los franceses declararon protectorado colonial a su vecino Porto-Novo, a quienes Glele consideraba simples vasallos. Enfurecido, declaró también la guerra a los colonos.

Representación de la guerra franco-Dahomey. Crédito: Alexandre d’Albéca/Wikimedia Commons

La primera batalla con los francos sucedió el 21 de febrero de 1890, dos meses después de la ascensión de Kondo, el hijo de Glele, quien se nombró «Béhanzin» al reclamar el trono. El 4 de marzo, Dahomey atacó en Cotonú, solo para caer ante la fuerza de fuego francesa.

Es aquí donde se menciona a Nanisca, una adolescente que había impresionado al oficial francés Bayol el año anterior. Se dice que Nanisca luchó feroz, decapitando al jefe artillero, pero sucumbió ante el fuego.

Bayol escribió en sus memorias que el cuerpo de la joven tomaba firmemente con la mano izquierda un cuchillo de hoja curva grabada con «símbolos fetichistas», sujeta a su muñeca con un cordón. Su otra mano agarraba el cañón de su carabina cubierta con caracoles.

Después de otra derrota el 20 de abril, Dahomey firmó un tratado de paz donde aceptaba el control francés en Porto-Novo y Cotonou. La pausa duró menos de 2 años, tiempo donde Béhanzin equipó y entrenó su ejército con armas similares a las francas.

En otoño de 1892 y durante 7 semanas, su ejército luchó contra los franceses. Las Agojie estuvieron en 23 entrenamientos separados, ganándose el respeto enemigo.

El 6 de octubre, las Agojie sufrieron una de las peores pérdidas de su historia; solo 17 guerreras regresaron de 434 de una lucha en el pueblo de Adégon.

Según Sagbadjou Glele, hermano de Béhanzin, que falleció en 1970, fue esta derrota la que le mostró al Rey que el fin del reino era inevitable.

La última resistencia se vivió en Caná a comienzos de noviembre. El último día de lucha, según un coronel francés de la marina. Esta batalla es considerada una de las más mortíferas de la guerra, empezando con la entrada dramática de «las últimas amazonas». El 17 de noviembre, Francia había tomado oficialmente Abomey, la capital de Dahomey.

1.200 guerreras conformaban a las Agojie al comienzo de la guerra, solo unas 60 estaban vivas para la batalla final. En comparativa, el lado francés solo perdió 52 europeos y 33 africanos.

Grupo real de guerreras. Cortesía: Youtube

Se cree que algunos Agojie sobrevivientes siguieron a Béhanzin al exilio en Martinica, otros sirvieron al reinado de su hermano, quien fue puesto por los franceses. Algunos intentaron reinsertarse a la sociedad con mayor o menor grado de éxito y el resto huyeron a Europa y Estados Unidos donde muchas fueron tristemente exhibidas.

Una fascinante historia que ha servido de inspiración, de una u otra manera, para crear el ejército de una de las películas más importantes de Marvel Studios, y a otro filme polémico. Sea cual sea sus motivaciones, nadie puede negar la valentía y fiereza de este ejército conformado solo por mujeres.

Referencias: Smithsonian Magazine / National Geographic.

Una publicación de Mystery Science. Todos los derechos reservados. – Está expresamente prohibida la redistribución y redifusión de este contenido sin previo consentimiento. Sitio web protegido por Safe Creative.

Gracias por leernos. Te invitamos a seguirnos en nuestro Facebook, para estar al tanto de todas las noticias que publicamos a diario. También puedes unirte a nuestra comunidad en Telegram. ¡Te esperamos!

Te recomendamos leer:

Total
117
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Posts relacionados