Hallan templo solar faraónico perdido de hace más de 4500 años


Hallan templo solar faraónico perdido hace casi 5000 años
Imagen ilustrativa.

Los descubrimientos arqueológicos en Egipto no dejan de sorprender al mundo, esas edificaciones tan antiguas siguen maravillando a propios y extraños. A pesar de que esas excavaciones se vienen haciendo desde hace mucho tiempo, aún queda demasiado trabajo por hacer.

Precisamente en uno de esos trabajos, llevados a cabo recientemente, se hizo un hallazgo sumamente interesante, uno de los más importantes de los últimos años. Un equipo de arqueólogos encontró un templo solar faraónico, correspondiente a la V Dinastía egipcia que estaba perdido desde hace casi 5 mil años.

¿Qué son los templos solares?

Estas edificaciones eran dedicadas al Faraón para otorgarles un estatus de deidad, la construcción se efectuaba mientras el gobernante todavía vivía. De acuerdo con los investigadores, ellos mismos supervisaban todo lo relacionado con esta clase de templos.

Es importante destacar que, los templos solares son diferentes a las pirámides pues tienen funciones distintas, porque estas últimas le aseguraban la divinidad al faraón hasta después de la muerte. Según los historiadores, solo se construyeron 6 templos de este tipo y este sería el tercero en hallarse.

De allí la importancia que se le ha conferido a este singular hallazgo, tomando en cuenta que el último había sido encontrado 50 años atrás. La región de Abusir, una extensa y rica zona arqueológica egipcia, ubicada en las cercanías de Menfis, es el lugar donde se ha realizado este gran descubrimiento.

Reconstrucción del Templo Solar de Nyuserra, en Abusir.

Detalles de la excavación

El grupo de arqueólogos liderado por Massimiliano Nuzzolo miembro de la Academia de Ciencias de Varsovia, son los responsables de estar al frente de las excavaciones. Desde hace algún tiempo el equipo viene trabajando en el templo solar que se le atribuye a Niuserre Ini, un faraón que gobernó Egipto a fines del siglo XXV a.C.

Cuando los arqueólogos estaban excavando en la edificación de Niuserre, se fijaron que debajo tenía otra base, que a primera vista daba la impresión de ser más antigua. Esta base contaba con unos ladrillos hechos de un material diferente, eran de barro.

Según los investigadores el templo fue construido usando ladrillos de barro con algunos elementos de piedra. Crédito: Massimiliano Nuzzolo

Ese detalle llamó la atención de los arqueólogos, llevándolos a la conclusión de que se trataba de otro edificio, distinto al que estaban investigando, incluso tal vez de mayor antigüedad. A medida que avanzaban los movimientos de tierra removiendo los escombros, se comenzaban a aclarar las dudas.

Una vez despejada gran parte del área, pudieron notar la presencia de una columna, fabricada con piedra caliza blanca cuya base medía alrededor de 60 centímetros. Posteriormente fueron apareciendo algunos objetos, entre los cuales se encontraban una serie de jarros llenos de barro, que posiblemente se usaban como recipientes para la cerveza.

La Quinta Dinastía y los templos solares

Algunos expertos en historia del antiguo Egipto, sostienen que los emperadores de la Quinta Dinastía, estuvieron al frente del Imperio cerca de 150 años. Específicamente entre el comienzo del siglo XXV hasta la mitad del XIV a. C., sin embargo algunos aspectos sobre estos gobernantes se desconocen. Sobre todo la sucesión que tuvieron en el trono.

Por otro lado, desde el punto de vista arqueológico, la Quinta Dinastía ha dejado un gran legado a la humanidad. En este caso serían los templos solares, considerados unos verdaderos tesoros de la arqueología, que ya cuentan con más de 4500 años.

Uno de los restos del templo de Nyuserre Ini, debajo del cual hallaron lo que sería otro templo solar.

La razón por la que se les conoce como templos solares, es porque se construyeron para homenajear a Ra, a quienes los egipcios reverenciaban como el dios Sol. También se sabe que solo un reducido número de faraones ordenaron la construcción de estos santuarios.

Una de las principales características de estas edificaciones, es que contaban con un patio grande y en el centro se levantaba un obelisco que alcanzaba los 36 metros de altura. Este se edificaba utilizando enormes bloques de piedra caliza, similar al que se encontró hace poco.

Pruebas contundentes

Hasta ahora las pruebas recabadas en el sitio de las excavaciones son contundentes y corroboran que se trata del templo solar faraónico. Un hecho que demuestra toda la riqueza arqueológica que aún hay en Egipto.

Seguimos siendo cautivados por esas culturas milenarias que al día de hoy continúan enriqueciendo nuestra historia. Al mismo tiempo que, nos sorprenden con esas edificaciones descomunales realizadas en una época tan distante sin contar con la maquinaria y tecnología que tenemos actualmente.

Entre los hallazgos había docenas de jarras y vasijas. Crédito: M. Osman / National Geographic.

¿Cómo lo lograron? ¿Qué técnicas usaron? Algunas respuestas jamás las podremos obtener, seguirán siendo un misterio para la humanidad y nuestra mente simplemente alimentará día tras día.

Una publicación de Mystery Science. Todos los derechos reservados. – Está expresamente prohibida la redistribución y redifusión de este contenido sin previo consentimiento.

 

MÁS EN MYSTERY SCIENCE:

 


¿Te gusta? ¡Compártelo con tus amigos!

Luisa Lugo

Luisa Lugo es una redactora freelance con sede en Bogotá, Colombia. Colabora con MysteryScience.net desde septiembre de 2020.

0 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.