Pueblos no contactados: comunidades aisladas de la modernidad durante siglos


Pueblos no contactados: comunidades sobrevivientes durante siglos aisladas de la modernidad
Imagen ilustrativa. Crédito: USA Today

La estructura que vemos hoy en la sociedad humana, sin importar su grado de desarrollo tecnológico, ha tardado siglos en gestarse. Lo que hoy conocemos como ciudades, poblados y centros urbanos, fueron en un tiempo asentamientos primitivos. De hecho, actualmente existen en la Tierra comunidades con un alto grado de aislamiento.

Qué son los pueblos no contactados

Pudiera sorprender que en pleno siglo XXI existan pueblos no contactados en varias partes del mundo, principalmente en Sudamérica. Cuando hablamos de los pueblos no contactados, nos referimos a las comunidades organizadas de individuos que han decidido voluntariamente cortar comunicación con el mundo exterior. Viven en lo espeso de la jungla, principalmente en la selva amazónica.

Estas comunidades aisladas llevan siglos en existencia, poblando áreas inhóspitas de selva virgen y en total desconocimiento de la sociedad moderna. Tribus indígenas que se dedican exclusivamente a la caza, pesca y recolección de alimentos para sustentarse. Son totalmente autosuficientes extrayendo de la tierra y la selva que les rodea todo lo que necesitan.

Cuántos pueblos no contactados hay en la selva amazónica

Se calcula que tan solo en la selva amazónica existen más de 100 tribus indígenas que viven totalmente aisladas del resto del mundo. Cientos más están repartidas en zonas selvática de la India y Papúa Nueva Guinea. La razón de que hayan decidido este tipo de vida subyace en un pasado turbio lleno de sufrimientos y abusos.

En su mayoría, los miembros de estas comunidades se visto obligados a alejarse cada vez más de la sociedad a fin de proteger su legado y su vida misma. Años de esclavitud y abusos por parte de entidades comerciales fraudulentas, grupos rebeldes armados y sociedades clandestinas los han empujado a lo más profundo de la selva.

Generaciones tras generaciones, los pueblos no contactados han sabido adaptarse a la vida dependiendo tan solo de su espíritu e instinto de supervivencia. Han desarrollado una estructura social propia, con normas, creencias y principios fuertemente arraigados. Por ese motivo, casi todo intento de entrar en contacto con ellos ha sido infructuoso.

La vida de los pueblos no contactados

John Allen Chau, de 26 años de edad, fue un misionero estadounidense que recientemente intentó evangelizar a los sentineleses, tribu de la isla de Sentinel del Norte. Lamentablemente, el joven religioso fue asesinado presuntamente por unos miembros de la tribu que se sintieron amenazados. Como él, muchos más no han tenido éxito en acercarse a los pueblos no contactados.

John Allen Chau
John Allen Chau, el estadounidense asesinado en Sentinel del Norte por aborígenes a los que quería llevar el cristianismo. Crédito: REUTERS / EPV

El joven Chau quería adentrarse en el territorio de los sentineleses para llevarles un mensaje religioso y seguramente brindarles algún tipo de ayuda. Sin embargo, no todos los individuos y organizaciones que quieren entrar en contacto con las tribus aisladas tienen intenciones tan nobles. Esta es una de las principales amenazas a las que se enfrentan los pueblos no contactados.

Un indígena de Sentinel del Norte en una foto tomada en 2004
Un indígena de Sentinel del Norte en una foto tomada en 2004. Crédito: AFP / Indian Coast Guard / Survival International.

El aislamiento y sus riesgos

Uno de los principales peligros que corren las comunidades aisladas proviene de la presencia de grupos armados rebeldes en terrenos fronterizos. En países como Perú, Colombia y Brasil, la tensión que se vive en las fronteras ha terminado por alcanzar la pacífica y tranquila vida de las tribus indígenas.

Muchos de estos pueblos se han visto obligados a abandonar sus asentamientos para adentrarse aún más en la selva, en busca de protección y recursos. De no hacerlo, se ven expuesto a masacres y a la posibilidad de ser explotados y exterminados.

El acercamiento del hombre moderno

La vida de los pueblos no contactados
Crédito: Cmacauley CC BY-SA 3.0

Por otro lado, estas comunidades viven en tierras vírgenes ricas en minerales preciosos y otros elementos comercializables, como la madera. En los últimos años, la tala y quema indiscriminada y la búsqueda de nuevas fuentes de ingresos por parte de empresas manufactureras han supuesto un serio peligro.

Como los pueblos aislados viven exclusivamente de los recursos naturales, la caza y recolección, la destrucción de extensas áreas verdes representa para ellos una terrible amenaza. A fin de protegerlos, los gobiernos de algunos países han creado leyes para excluir de propósitos comerciales las zonas donde habitan comunidades indígenas.

También puede interesarte: Descubre miles de pinturas prehistóricas en la selva amazónica.

Los pueblos no contactados y algunas cuestiones sin resolver

¿Deberían los gobiernos forzar a los pueblos no contactados para que se integren a la sociedad? ¿Se están violando los derechos humanos de estas comunidades por no promover una integración? ¿Es conveniente que áreas ricas en recursos minerales sigan intactas tan solo para proteger a una comunidad minoritaria? ¿De verdad es posible unir a los pueblos no contactados con la sociedad moderna?

Tal vez debamos enfocarnos en su punto de vista. Los pueblos indígenas aislados no son reliquias primitivas de un pasado lejano. Son nuestros contemporáneos y una parte vital de la diversidad humana. Estas comunidades simplemente deben ser protegidas y permitirles disfrutar de la paz y libertad que han conseguido aislándose voluntariamente durante siglos.

 

Una publicación de Mystery Science. Todos los derechos reservados. – Está expresamente prohibida la redistribución y redifusión de este contenido sin previo consentimiento.


Like it? Share with your friends!

Luisa Lugo

Luisa Lugo es una redactora freelance con sede en Bogotá, Colombia. Colabora con MysteryScience.net desde septiembre de 2020.

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *