Oro ‘de los dioses’, el metal favorito de las culturas antiguas


Oro 'de los dioses', el metal favorito de las culturas antiguas
Crédito: Mystery Science

El oro ha sido la causa de incontables guerras y crímenes, y es también la base de la economía mundial. La pregunta que queda por hacerse es, ¿por qué nos atrae tanto este metal?

El oro es, por mucho, el metal más precioso y valorado en toda época y cultura. Desde que se conoce la existencia del hombre, su afán por hallar y almacenar oro parece no tener final.

¿Por qué el oro y no otro metal?

Un breve vistazo a la historia del hombre confirma el hecho de que, de todos los metales, el oro ha sido el más codiciado. No hay cultura ni sociedad antigua donde el oro no haya tenido una relevancia nacional, relacionado directamente con la adoración de los dioses. Tumbas faraónicas, templos de culto, estatuillas e imágenes, parecen tener mayor conexión con el mundo espiritual si están hechas de oro.

oro de los dioses
Crédito: Pixabay / Wikimedia Commons/Public Domain

En el pasado, casi toda cultura sobre la Tierra le confería al oro una relación directa con sus dioses y señores. La cultura egipcia, por ejemplo, hace referencia a dioses que habitaron el planeta, por cuyas venas no fluía sangre, sino oro líquido. El oro era el material principal en la elaboración de todo tipo de objeto de adoración, especialmente en la vestimenta de reyes, príncipes y familiar de la nobleza.

El oro como símbolo de prominencia, riqueza y poder

El oro como símbolo de riqueza y poder

Todo lo que sea de oro, incluso de imitación, capta de inmediato nuestra atención. Parece que no podemos resistirnos a su encanto, por lo que algunos pensadores afirman que el oro está relacionado directamente con el origen de la humanidad. Su presencia y relación con seres superiores hace pensar que, para ellos, el oro también tenía gran valor.

Hoy día, se premia a los mejores del mundo con trofeos, medallas y otras representaciones y figuras, hechas de oro. Por ejemplo, el balón de oro para el mejor futbolista, una medalla de oro para el mejor nadador, y una estatuilla de oro para la actriz más famosa. Dar un premio o trofeo de oro es afirmar que quien lo recibe es el mejor en lo que hace, superando a todos los demás.

El oro es símbolo de poder, riqueza y prominencia, lo más cercano que puede llegar un mortal al estatus de los dioses. Como ya hemos dicho, la economía mundial se sostiene sobre lingotes de oro, convenientemente almacenados en bóvedas de gran seguridad. Simplemente reposando, sin ninguna utilidad práctica, solo confirmando cuán rico o pobre se es.

Oro símbolo de poder
Desde siempre y hasta la actualidad, el oro ha sido el metal más codiciado. Crédito: Pixabay

El oro y su relación con la adoración

Pudiéramos continuar señalando ejemplos que destacan lo tan particular y único que el oro ha sido para los seres humanos. Su relación con el mundo celestial es una constante en toda religión, tanto que parece que sus dioses no se conforman con menos. Incluso, en la etimología de la palabra ‘oro’ en varios idiomas, hay una clara conexión con la esfera espiritual.

Por ejemplo, en inglés, la palabra para oro es ‘Gold’, a la que solo debemos quitarle una letra para formar el sustantivo ‘God’ (Dios). En español, la conexión espiritual es mucho más obvia, pues la palabra ‘Oro’ no solo alude al metal precioso, sino también al acto de orar o hablar con un ser divino o superior.

Oro iglesias

¿Oscuras raíces bajo nuestra atracción por el oro?

Todo lo que hemos mencionado hasta ahora pone a pensar hasta a la persona más racional y objetiva. Quizá no sea más que simples coincidencias, junto con alguna que otra exageración y manipulación de los hechos. Pero si todo lo que se dice sobre el oro es verdad, pudiera explicar muy bien por qué a los seres humanos nos fascina tanto este metal, hasta el punto de convertirlo en el centro de nuestra vida misma.

Algunas teorías apuntan a que, en un pasado remoto, seres alienígenas usaban el oro para sustentar su avanzada tecnología. Existe la teoría de que fueron ellos quienes crearon a la raza humana, implantando en sus genes gran admiración por este metal reluciente, e incluso usaron a los humanos como esclavos para conseguir oro en minas distribuidas por todo el planeta.

Los alienígenas se fueron en algún punto del tiempo, por razones desconocidas. Pero dejaron a su creación, nosotros, para que habitáramos este mundo y siguiéramos recolectando oro para su futuro regreso.

 

Una publicación de Mystery Science. Todos los derechos reservados. – Está expresamente prohibida la redistribución y redifusión de este contenido sin previo consentimiento.

MÁS EN MYSTERY SCIENCE:

Like it? Share with your friends!

Luisa Lugo

Luisa Lugo es una redactora freelance con sede en Bogotá, Colombia. Colabora con MysteryScience.net desde septiembre de 2020.

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *