Nefertari la amada esposa del faraón Ramsés II


Nefertari la amada esposa del faraón Ramsés II

¿Quién fue Nefertari? ¿Qué sabemos sobre ella? Su nombre completo es Nefertari Meryt-en-Mut y vivió aproximadamente en los años 1299 – 1255 antes de Cristo. Ella, según los historiadores fue la reina que llegó a ser la esposa y gran amor del famoso faraón Ramsés II en Egipto.

Este es uno de los personajes más famosos de la historia de esta región. Su historia está contextualizada en la novena Dinastía que corresponde a la primera del período ramésida. Esto señala al sub periodo del Reino Nuevo que engloba los años 1295  y 1069 antes de Cristo.

¿Qué datos se conocen de la reina Nefertari?

Las fuentes de información acerca de esta reina son bastante escasas y se han hallado de forma dispersa. Por tanto, no se conoce muy a fondo su vida y las cosas que hizo en su país. Básicamente, se han recopilado ciertos datos de las imágenes de ceremonias donde ella sale junto a su pareja.

También se ha extraído de las representaciones en las que aparece con los atributos de Hathor y hasta de su espectacular tumba. De hecho, este sepulcro es uno de los que se han conservado en mejor estado de la necrópolis real.

Reina egipcia Nefertari jugando al senet. Pintura en su tumba (siglo XIII a. C.)

El papel de Nefertari como esposa del faraón Ramsés II

El Faraón Ramses II tuvo varias mujeres a su lado durante los 91 años que vivió. Pero sólo 8 de ellas lograron recibir el título de «Gran esposa real» de forma oficial y pública.

Las que alcanzaron tal puesto fueron: Nefertari, Neferura, Isis-Nofret, Henutmira, Merytamón, Bintanat, Nebettaway y una princesa hitita que no se conoce su nombre. No obstante, no se puede negar que Nefertari cumplió un papel sobresaliente e innegable de entre todas estas mujeres.

Esto ha quedado confirmado gracias a las numerosas representaciones y por los monumentos que el mismo faraón le obsequió. Pero, aunque ella fue la favorita por muchísimo tiempo, fue un hijo de Isis-Nofret, el sucesor del trono real.

Imagen ilustrativa. Crédito: Record TV.

Vida familiar de Nefertari con el faraón

Una de las características de la familia del faraón Ramsés II, es que era numerosa, pues tuvo muchos hijos. Más de una decena de estos, correspondían a sus dos primeros matrimonios.

Al asumir el trono, Ramsés II ya tenía hijos, tanto de Nefertari como de Isis-Nefert, y ascendió a ambas al rango de grandes esposas reales. Sin embargo, Nefertari fue la reina por excelencia; su particular carisma y el profundo amor que le profesaba Ramsés II sumieron en la sombra a todas sus rivales, y la convirtieron en la mujer más importante del reino.

Los historiadores afirman que Nefertari fue su favorita y el gran amor de su vida. Ambos aún estaban en la adolescencia cuando se casaron. De esa unión nacieron 8 hijos, cuyos nombres fueron: Meri-Atum, Meri-Ra, Henout-Taouy, Merytamón, Nebettaway, Neferatary, Reherounemef y Amon-her-jepesh-ef.

Según los datos registrados, Ramsés II tuvo un enorme harén, que sumaba casi 200 entre esposas y concubinas. En comparación con otros faraones, a Ramsés le gustaba visitar el harén con mucha frecuencia. Se calcula que llegó a tener entre 60 hijas y 96 varones, una cifra sorprendente.

Rol de Nefertari en la religión egipcia

Es cierto que esta mujer sobresaliente, fue la madre de los 8 hijos de Ramsés II, pero fue mucho más que eso. Ella desempeñó un papel clave en la religión antigua de los egipcios, siendo la «Esposa del dios». ¿Cómo es eso posible? Pues bien, esta historia comienza en el año 2 del reinado de su esposo.

En ese entonces se empezó a elaborar uno de los monumentos más populares llamado el Ramesseum. En la Gran Sala Hipóstila se construyó un edificio llamado mammisi, justo en el norte de este lugar. Este recinto servía para realizar ceremonias en las que se divinizaban a las reinas mediante su curioso nacimiento divino.

Según las ideologías de Egipto relacionadas con el mundo real, el dios Amon y la reina Mut-Tuya engendraron a Ramsés II. También se creía que había sucedido lo mismo en el caso del nacimiento de Nefertari para que diera a luz a Amon-her-jepesh-ef.

Hechos resaltantes de Nefertari a favor de la paz

Nefertari era muy educada y capaz de leer y escribir jeroglíficos, habilidades inusuales que le sirvieron para el trabajo diplomático.

Por si fuera poco, esta mujer tenía influencia más allá del nivel religioso, pues cumplió un rol importante en la política exterior. Esto quedó firmemente demostrado en el combate militar más popular en el que participó su marido. Nos referimos a la batalla de Kadesh, una contienda bélica contra el rey Muwatalli.

Si dejamos a un lado la relevancia de esta famosa batalla, podemos enfocarnos en el papel de Nefertari. Ella participó activamente en las negociaciones para conseguir la paz.

Por ejemplo, se encargó de mantener una relación amistosa con la emperatriz Putuhepa, esposa del rey hitita, a pesar de los desafíos. En las cartas enviadas por la reina, se ve que se interesaba en la salud de su colaboradora y por la tranquilidad duradera. Sus cartas sentaron las bases del proceso de paz.

En el año 1259 surgió un tratado de paz, como resultado de este acontecimiento, que corresponde a la primera emisión de ese tipo registrado en la historia. Dicho archivo se documentó y se ha conservado en buen estado hasta la actualidad como un recurso clave de la historia.

Tratado Kadesh
Tratado de paz de Kadesh. Versión hitita (Izq.) y Versión egipcia (Der.) del tratado de Kadesh. Crédito: CC By 3.0 Iocanus / Olaf Tausch / Wikimedia Commons

Últimos días de Nefertari

Nefertari murió en el año 26 del reinado de Ramsés II, cuando tenía entre cuarenta y cincuenta años. Sin embargo, existen muchas teorías sobre la causa de su muerte: enfermedad, muerte natural o asesinato por el bando de Isis-Nefert…

Estatuas de Ramsés II y Nefertari en el templo de Luxor. Crédito: Flickr

Sea como fuere, Nefertari-Meryt-en-Mut, «por la que brilla el Sol», consiguió un legado que se hizo inmortal. El afligido Ramsés II hizo construir para ella la tumba más grande y bella del Valle de las Reinas (y para muchos, la más hermosa de todas las tumbas egipcias), la QV66, descubierta a comienzos del siglo XX y que aún sigue despertando nuestra admiración.

Su tumba es una de las más elegantes y magníficamente decorada. Es conocida como la «Capilla Sixtina del Antiguo Egipto» y es considerada como una de las joyas de los monumentos funerarios egipcios.

En las paredes de la tumba de Nefertari el rey Ramsés escribió «Mi amor es único, nadie puede rivalizar con ella porque es la mujer mas hermosa del mundo. Con solo pasar, me ha robado el corazón».

Era tal el amor que profesaba el rey a Nefertari que le llegó a dedicar el segundo templo de Abu Simbel, bajo la imagen de la diosa Hathor, en el cual la imagen de la reina tiene el mismo tamaño que la del rey, algo inusual en Egipto.

Templo de Nefertari en Abu Simbel. Crédito: Than217/Wikimedia Commons. Public Domain

Tras Nefertari, Ramsés elevó a su esposa secundaria, Isetnefret, a la posición de reina, y luego de la muerte de ella sus hijas se convirtieron en sus consortes.

Aun así, parece que siempre tuvo presente el recuerdo de Nefertari, ya que Ramsés siguió grabando su imagen en las paredes y representándola en estatuas mucho después de haber tomado otras esposas.

Una publicación de Mystery Science. Todos los derechos reservados. – Está expresamente prohibida la redistribución y redifusión de este contenido sin previo consentimiento.

 

MAS EN MYSTERY SCIENCE:

¿Te gusta? ¡Compártelo con tus amigos!

Andrea González

Editora de Mystery Science Net. Tengo predilección por la ciencia y los misterios que esta engloba. Gracias por tu visita.

0 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *