Lyonesse: la misteriosa ciudad que se hundió en una sola noche


Lyonesse: misteriosa ciudad inglesa que se hundió en una sola noche
Representación artística de Lyonesse siendo arrasada. Crédito: AnnoyzView

Lyonesse, ciudad legendaria británica que fue tragada por el océano en el siglo 6, en la época del Rey Arturo, según leyendas.

Se piensa que unía a las islas Sorlingas con la tierra firme de Gran Bretaña. La razón de su hundimiento habla de un diluvio o cataclismo. Fue una tierra remota donde estaba el reino de Camelot y el Rey Arturo. Luego se describe como un lugar sobrenatural, lleno de agua y un destino de muerte. Hay evidencia de que esta ciudad o reino sí existió.

Las islas Sorlingas son parte del estado de Cornualles, en el suroeste de Inglaterra. Estas islas han sido habitadas desde la época del Neolítico y tiene chozas y otras construcciones ahora sumergidas.

Lyonesse: ¿ocurrió en verdad su hundimiento bajo el mar?

Lyonesse hundimiento bajo el mar
Isla de San Martín, Islas Sorlingas, Inglaterra. Crédito: Tom Corser (www.tomcorser.com), Licensed: CC BY-SA 2.0 UK.

La ciudad hundida aparece primeramente en el libro La muerte de Arturo (1485), de Sir Thomas Malory, el cual trata del auge y caída del Rey Arturo y los Caballeros de la Mesa Redonda. Lyonesse fue la tierra natal de Tristán, un caballero de las cruzadas protagonista de una dramática historia de amor y adulterio.

Es mencionada en Britania (1586), un libro topográfico de William Candem. El libro dice que «no era una fábula», que este reino se hundió bajo el océano y que los marineros lo sabían. Según la obra de Munford, Retrato de las islas Sorlingas, todos los datos históricos indican que el gran hundimiento se dio en el siglo 6 (época del Rey Arturo). Y en una sola noche.

Otros datos espeluznantes están en reportes de la pérdida de 140 iglesias y el escudo de armas de la familia Trevilian con la imagen de un caballo escapándose de la inundación… Todo indica que la leyenda puede ser verídica. Según el folclore, Trevilian fue el nombre del único sobreviviente.

Lyonesse ciudad hundida
Una tormenta en la costa del Mediterráneo, pintura de Joseph Vernet, 1767 (Public domain).

Según geólogos, en la época Neolítica las islas Sorlingas estaban unidas. Además, hay chozas, tumbas y muros que ahora yacen bajo el agua. Las islas han sido muy propensas a inundaciones. El nivel del agua alrededor de ellas ha subido 5 metros en los últimos 2.000 años.

La isleta del Monte de San Miguel, en Cornualles, fue llamada Karrek Loos y’n Koos, por los antiguos celtas córnicos. Ese término significa: «la piedra gris en el bosque». Esto podría evidenciar que los alrededores de esa isleta formaban un bosque verde.

Un reino mítico, oscuro y sobrenatural

Pueblo medieval cerca del agua, pintura de Karl Eduard Biermann
Pueblo medieval cerca del agua, pintura de Karl Eduard Biermann, 1830 (Public domain).

La obra literaria artúrica de Alfred Tennyson, Idilios del rey, nos expone que el Rey Arturo tuvo sus últimas batallas en Lyoness y que en ese tiempo era una zona silvestre llena de agua, posiblemente semi-hundida. También dice que era una tierra que proviene del mismo abismo (dándole énfasis), como del infierno.

Para estos literatos victorianos como Tennyson, Lyonesse representaba una tierra mística, remota y hasta sobrenatural, además de un destino mortuorio y de decadencia.

Esta historia es fascinante. ¿Será como una tierra que quedó maldita, de origen infernal? Lo cierto es que hay muchas pruebas de que este mito británico haya sido real (la ciudad y el cataclismo). Igualmente, podría comprobar indirectamente la existencia del Rey Arturo.

Referencias:

  • Cornwall Guide 
  • History Files 
  • Encyclopedia Britannica
  • Celtic Twilight

Una publicación de Mystery Science. Todos los derechos reservados. – Está expresamente prohibida la redistribución y redifusión de este contenido sin previo consentimiento.


Like it? Share with your friends!

Erick Nielssen
Escritor nicaragüense que indaga en temas de historia, ciencia, religión y esoterismo. Apoyando la investigación normativa y también la alternativa.

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *