Hallan un niño de la Edad de Piedra enterrado con plumas y pieles en Finlandia

Hallan un niño de la Edad de Piedra enterrado con plumas y pieles en Finlandia

Majoonsuo, en el municipio de Outokumpu, al este de Finlandia, fue el lugar donde se hizo un sorprendente descubrimiento; el enterramiento de un niño de la Edad de Piedra, enterrado junto plumas y pieles.

En un camino de grava en un bosque, el equipo arqueológico encontró las primeras muestras de pieles y plumas en un enterramiento del Mesolítico finlandés. Esto es una información que se desconocía sobre los ritos funerarios empleados hace miles de años en la región.

Hallazgo único de la Edad de Piedra

Entender las antiguas civilizaciones es todo un reto. La arqueología solo cuenta con las pocas piezas del rompecabezas que sobreviven hasta nuestros días, pero faltan miles más. Y entre ellas, se incluyen la materia orgánica. Aún más cuando se habla de un país como Finlandia, donde la alta acidez de su suelo degrada más rápido este material.

Sin embargo, una nueva investigación al mando de la Universidad de Helsinki Tuija Kirkinen, encontró que los restos detectables de los delicados objetos orgánicos de las tumbas pueden seguir en el suelo por miles de años.

La Agencia Finlandesa del Patrimonio fue la primera en examinar el enterramiento en 2018 porque se creía en peligro de destrucción. El lugar está bajo un camino de grava en un bosque, con la parte superior de la tumba parcialmente expuesta.

El lugar de enterramiento rojo-ocre del niño en Majoonsuo. Crédito: Kristiina Mannermaa

El yacimiento se encontró debido al color rojo intenso del ocre. Esta tierra arcillosa rica en hierro fue usada también en el arte rupestre de todo el mundo.

Durante la excavación solo se encontraron algunos dientes, determinando que era un niño entre 3 y 10 años. También se encontraron puntas de flecha transversales de cuarzo y otros dos posibles objetos del mismo material. Según las forma de las puntas de flecha y la datación a nivel de la costa, se puede estimar que el enterramiento proviene del periodo mesolítico de la Edad de Piedra.

Dos incisivos mandibulares permanentes del niño hallado en Majoonsuo. Crédito: Ilari Järvinen / Finnish Heritage Agency, Archaeological collections and Kristiina Mannermaa.

De igual manera se detectaron 24 fragmentos microscópicos de plumas de aves, la mayoría procedentes de plumón de un ave acuática. Estos son los fragmentos de plumas más antiguos de Finlandia. Aunque no se puede afirmar con certeza su origen, puede que provengan de prendas de vestir, como una parka o un anorak. También es posible que el niño estuviera en una cama de plumón.

Asimismo, se recuperó una única barba de pluma de halcón, que probablemente procedía del ensartado de las puntas de flecha de cuarzo. También es posible que las plumas de halcón se utilizaran para decorar la tumba o la ropa del niño fallecido.

Procesos de detección

Aparte de las plumas, también se encontró 24 fragmentos de pelo de mamífero, entre 0.5 y 9.5 milímetros de longitud. La mayoría de ellos estaban muy degradados, haciendo imposible su identificación.

Los mejores hallazgos fueron los 3 pelos caninos, posiblemente un depredador, que estaban al fondo de la tumba. Aunque también podrían pertenecer al calzado, ropa, o alguna mascota enterrada junto al niño.

Imagen al microscopio electrónico de un posible pelo canino. Crédito: Tuija Kirkinen.

El objetivo principal era investigar cómo se podían rastrear los restos vegetales y animales muy degradados mediante un análisis de suelo. Para dicha investigación se recogieron 65 bolsas con muestra de suelo y los expertos de la universidad separaron la materia orgánica de las muestras mediante agua.

Las fibras y los pelos que quedaron expuestos se sometieron al escáner y se identificaron con ayuda de un microscopio de luz transmitida y de electrones. También se empleó una técnica única de separación de fibras que se desarrolló mediante la investigación, el cual, se espera, proporcione un modelo para futuros estudios.

Hasta 3 laboratorios diferentes examinaron los restos encontrados, buscando micropartículas y ácidos grasos. La tierra roja se tamizó y se separó suavemente de la tierra de origen.

Las fibras vegetales también tenían fibras de líber, provenientes de un sauce u ortiga. Probablemente formaban parte de una red más grande, quizás usada para pescar o como cordón para atar la ropa. Causa curiosidad, que este es el segundo hallazgo de fibra de líber en Finlandia, que provenga de la Edad de Piedra.

Para los investigadores «todo esto nos da una visión muy valiosa sobre los hábitos de enterramiento en la Edad de Piedra, indicando cómo la gente había preparado al niño para el viaje después de la muerte».

Este descubrimiento nos enseña lo poco que sabemos sobre la humanidad antigua en ciertas partes del mundo y que aún tenemos mucho camino por recorrer para descubrir los secretos de la antigüedad.

La investigación ha sido publicada en la revista científica PLOS ONE.

Referencias: Science Alert / Live Science.

Te recomendamos leer:

Total
105
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Posts relacionados