Hallan un caracol peludo que estuvo conservado en ámbar durante millones de años

Hallan un caracol peludo que estuvo conservado en ámbar durante millones de años

En el mundo se han producido una serie de descubrimientos que han resultado realmente fascinantes para muchas personas. De hecho, algunos de ellos nos han brindado información sobre el mundo antiguo e incluso sobre nuestros antepasadoscomo eran los animales hace años.

Un hallazgo de gran valor

Desde hace algún tiempo, los investigadores han estado profundamente interesados en una especie de moluscos terrestres que hallaron en un trozo de ámbar birmano del Cretácico. Los encargados de este extraordinario estudio son unos científicos internacionales, una de ellas es la Dra. Adrienne Jochum de Senckenberg.

Uno de los aspectos más llamativos es que la pieza de ámbar donde estaba el caracol de tierra fue datada de hace 99 millones de años. Jamás se había visto una especie igual a esta, así que los científicos decidieron nombrarla como Archaeo Cyclotus brevi villosus sp.

Una especie desconocida

La especie Archaeo Cyclotus brevi villosus sp, es completamente nueva, pero su aspecto resulta un poco extraño y llamativo a la vez, porque tiene pelos en su caparazón. Sin embargo, hay otros géneros que son bastante similares y comparten varias características.

Hasta ahora, hay otras 6 especies que también tienen pelos en el caparazón, todas estas pertenecen a un grupo denominado como Cyclophoridae. Son conocidas como uñas terrestres tropicales, la mayoría las han encontrado incrustadas en restos de ámbar muy antiguo.

El origen del hallazgo

Este impresionante descubrimiento tuvo lugar en el año 2017, en una mina de Birmania, específicamente en el Valle de Hukawng. El caracol mide aproximadamente 26.5 milímetros de largo, 21 milímetros de ancho, y 9 de alto. Su nombre, brevi villosus, proviene del latino y significa corto o pequeño y velloso.

El caracol hallado mide poco más de 26,5 milímetros de largo ataviado con pelos cortos en forma de cerdas en su caparazón. Crédito: Senckenberg Research Institute and Natural History Museum.

Detalles del caracol de tierra

Estos caracoles son relativamente pequeños, y los pelos que hay en el caparazón miden aproximadamente entre 150 a 200 micro centímetros de largo. Para el ojo humano son casi imperceptibles, pero los científicos quedaron fascinados por varios factores. Los estudiosos pudieron observar este detalle gracias a la microscopía clásica.

También emplearon el método de tomografía computarizada de rayos X en 3D, para ver con mayor claridad los detalles más pequeños. Ellos mencionan que posiblemente este género de moluscos terrestres pasaron por un proceso de evolución que les permitió una ventaja. Pero, ¿qué clase de beneficio produjo este detalle?

El factor común entre esta especie de fósiles

Aunque este factor es fascinante, cabe destacar que es relativamente normal encontrar pelos en algunos tipos de moluscos fosilizados. De hecho, algunos investigadores estuvieron de acuerdo en que no es raro que los caracoles terrestres tengan pelos, crestas, pliegues y nódulos.

No obstante, hasta ahora los científicos no han podido descubrir cómo es que ocurre ese proceso evolutivo tan complejo. Llegaron a la conclusión de que esta transformación ocurre con un propósito pero tampoco conocen cual es el objetivo de esta mutación.

Relación entre algunos caracoles terrestres

Algunos estudios indicaron que la concha de los caracoles denominada como «capa proteica» es donde se originan los pelos. Por otro lado, los científicos mencionaron que han podido encontrar otras familias de caracoles terrestres con este mismo tipo de vellosidades.

Otras especies, como los caracoles Polygyridae y los caracoles del bosque también tienen caparazones cubiertos de pequeños vellos. ¿Qué quiere decir esto? Indica que esta particularidad aparece de manera independiente en repetidas oportunidades en la evolución de los moluscos de la Tierra.

También puede interesarte: Hombre de hace 9.000 años comparte el mismo ADN con un profesor inglés.

Lo más desconcertante es que algunas especies no estaban directamente relacionadas, pero tenían esta misma similitud. Por eso los científicos quedaron fascinados y asombrados al mismo tiempo.

¿Para qué servían los pelos en el cuerpo de los caracoles?

Según los científicos, la presencia de pelos puede haber ofrecido a los moluscos una ventaja selectiva en su evolución. Crédito: Senckenberg Research Institute and Natural History Museum.

Por el momento, la ventaja que daban estos vellos al caracol es desconocida, pero algunos estudiosos apoyan ciertas hipótesis que han planteado. Una de las teorías supone que esta evolución surgió para mejorar la adherencia de los moluscos terrestres a las hojas y tallos de las plantas.

Otra hipótesis plantea que los vellos servían para proteger a estos animales contra algún ataque proveniente de las aves, u otro depredador de tierra. Pero una gran parte de los científicos cree que este rasgo les favorecía para la selección sexual dándoles una ventaja en la evolución, para otros podría contribuir a la regulación térmica del caracol o tal vez servía como un tipo de camuflaje.

Un hallazgo sin dudas muy interesante que nos abre una ventana al pasado de esta especie.

La investigación fue publicada en Science Direct.

Referencias: Science Alert / Tech Explorist.

 

Una publicación de Mystery Science. Todos los derechos reservados. – Está expresamente prohibida la redistribución y redifusión de este contenido sin previo consentimiento. Sitio web protegido por Safe Creative.

 

Gracias por leernos. Te invitamos a seguirnos en nuestro Facebook, para estar al tanto de todas las noticias que publicamos a diario. También puedes unirte a nuestra comunidad en Telegram. ¡Te esperamos!

Te recomendamos leer:

Total
43
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Posts relacionados