Exploran la «Atlantis maya» una antigua ciudad sumergida hace milenios


Exploran la «Atlantis maya» descubierta en el lago Atitlán
Crédito: INAH.

Recientemente, un equipo de arqueólogos ha explorado la ciudad maya sumergida hace milenios en el lago de Atitlán, descubierta al interior del cráter de un volcán en Guatemala.

Una y otra vez hemos escuchado historias sobre la mítica Atlantis, uno de los accidentes hidrográficos más importantes de Guatemala. Luego de algunos descubrimientos, ha sido posible separar la fantasía de lo que ocurrió en realidad en este lugar, y conocer un poco sobre la cultura maya.

El inicio de la civilización maya

Hace muchos años atrás, existió en medio del lago Atitlán una ciudad compleja, compuesta por casas, templos, plazas y estelas. Fue construido durante el periodo preclásico tardío (alrededor de 400 a.C. – 250 d.C) en un islote del lago.

Actualmente se encuentra sumergido entre 12 y 20 metros de profundidad, pero, ¿Qué sucedió? Un día, de forma inesperada, las aguas empezaron a cubrir la región hasta dejarla completamente hundida. Así fue cómo surgió este importante sitio arqueológico que sigue siendo estudiado en la actualidad.

Vista del lago Atitlán. Juan Francisco / Wikimedia Commons

Un buzo hace un gran descubrimiento

Durante el año 1996, un hombre experto en buceo llamado Roberto Samayoa Asmus de origen guatemalteco, se hallaba indagando en las aguas del lago Atitlán, cuando encontró una piedra de cerámica. Aunque puede parecer simple, esta pequeña loza llamó su atención, y decidió seguir explorando para ver si hallaba algo más.

Cuando ya estaba a unos metros de profundidad, siguió encontrando restos de loza. Pasó un tiempo y Roberto seguía indagando en las aguas del lago, después de algunas exploraciones, por fin encontró varias piezas arqueológicas de gran importancia.

Samabaj la Atlántida maya
Roberto Samayoa fue el encargado del descubrimiento.

Finalmente, descubrió que en el lugar había enigmáticas formaciones hechas a mano por una persona. Al mirar detenidamente, pudo darse cuenta de que se trataba de construcciones antiguas.

Los asombrosos restos hacen parte de un antiguo asentamiento maya que se alzó en una pequeña isla del lago y que fue bautizado como Samabaj, por una parte del apellido de su descubridor, «sam», y el vocablo maya «abaj», que significa «piedra».

E L A R T Í C U L O H A S I D O P L A G I A D O S A L G A I N M E D I A T A M E N T E D E E S T A W E B. P U E D E L E E R E L A R T Í C U L O O R I G I N A L E N Mystery Science . net

E L A R T Í C U L O H A S I D O P L A G I A D O S A L G A I N M E D I A T A M E N T E D E E S T A W E B. P U E D E L E E R E L A R T Í C U L O O R I G I N A L E N Mystery Science . net
E L A R T Í C U L O H A S I D O P L A G I A D O S A L G A I N M E D I A T A M E N T E D E E S T A W E B. P U E D E L E E R E L A R T Í C U L O O R I G I N A L E N Mystery Science . net
E L A R T Í C U L O H A S I D O P L A G I A D O S A L G A I N M E D I A T A M E N T E D E E S T A W E B. P U E D E L E E R E L A R T Í C U L O O R I G I N A L E N Mystery Science . net

Una innovadora manera de preservar la Atlantis maya

Desde que se produjo el hallazgo, la Atlantis maya ha sido un espacio muy protegido por científicos, arqueólogos e incluso por la UNESCO. Por tal motivo, se las han ingeniado para que las personas puedan ver la ciudad sumergida en las aguas del lago sin causar daños.

La arqueóloga e investigadora subacuática Helena Barba Meinecke buscó la manera de que el sitio fuera visualizado a través de tecnología virtual no invasiva. Esto con el fin de que es sumamente importante cuidar y conservar el respeto a la cultura indígena, pues para ellos este lugar resulta sagrado.

De hecho, los lugareños que residen en Santiago de Atitlán vigilan día y noche el sitio, para contribuir a su conservación. El gobierno de Guatemala, también ha prohibido el buceo en las aguas del lago.

Los estudios y resultados

Las exploraciones permitieron relocalizar y georreferenciar edificaciones, estelas y estructuras de la milenaria ciudad. Crédito: INAH

Durante muchos años la ciudad ha sido estudiada frecuentemente, gracias a algunas investigaciones se han podido encontrar algunos edificios antiguos. Lo que, a su vez, les ha dado la oportunidad a los arqueólogos de poder recrear un mapa para conocer un poco la ubicación de todas las estructuras.

Los estudios han arrojado que la Atlantis maya mide alrededor de 200 por 300 metros cuadrados. Y siguen haciendo investigaciones para poder descubrir qué fue lo que llevó a la ciudad a terminar completamente sumergida en las aguas.

¿Qué pudo haber ocasionado el hundimiento de la Atlantis maya?

Por qué se hundió Samabaj

Las teorías científicas proponen varias razones, una de ellas es porque tal vez, hubo una gran tormenta que ocasionó el aumento del nivel del agua. Cuando empezó a inundarse la ciudad ya no hubo vuelta atrás, la marea nunca bajo y terminó completamente hundida.

También existe otra hipótesis, la cual propone que la isla se hundió a causa de una erupción. Pues en la región donde se ubica está rodeada por 3 grandes volcanes, de hecho, se dice que el lago Atitlán es el cráter. Aunque no está comprobada esta teoría, parece ser una de las más coherentes.

Por último, algunos científicos han propuesto que lo que pasó en la ciudad fue un terremoto gigantesco que causó el aumento del nivel de la marea. No obstante, todas las hipótesis son conjeturas que, aunque parecen tener base no están confirmadas.

Las leyendas sobre la ciudad perdida

Durante muchos siglos, la Atlantis maya ha sido un completo enigma, se dice que era una ciudad que albergaba una civilización avanzada y muy inteligente. Las leyendas mencionan que el hundimiento de la ciudad ocurrió porque los dioses enviaron terremotos e incendios que terminaron sumergiéndose en las aguas del lago.

También puede interesarte: Hallan evidencias en México de una civilización 8 mil años más antigua que los mayas.

Lamentablemente, todavía no se ha descubierto en realidad lo que aconteció en el sitio. Pero se espera que en un futuro la verdadera historia salga a la luz y todos podamos disfrutar de ella.

Referencias:  INAH / National Geographic / El Sol de México.

 

Una publicación de Mystery Science. Todos los derechos reservados. – Está expresamente prohibida la redistribución y redifusión de este contenido sin previo consentimiento. Sitio web protegido por Safe Creative.

 

Gracias por leernos. Te invitamos a seguirnos en nuestro Facebook, para estar al tanto de todas las noticias que publicamos a diario. También puedes unirte a nuestra comunidad en Telegram. ¡Te esperamos!


¿Te gusta? ¡Compártelo con tus amigos!

Luisa Lugo

Luisa Lugo es una redactora freelance con sede en Bogotá, Colombia. Colabora con MysteryScience.net desde septiembre de 2020.

0 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.