El Libro de Enoc, sus descripciones de viajes espaciales y otras dimensiones celestiales


3.5k shares
Crédito: P. de Hondt / mantab / Pixabay.

El Libro de Enoc narra los viajes de Enoc fuera de la Tierra, lugares sobrenaturales y celestiales ¡inaccesibles para otros seres humanos!.

El impresionante y fantástico Libro de Enoc es uno de los textos antiguos más importantes, lamentablemente fue excluido de la Biblia. En este escrito, el patriarca y profeta antediluviano Enoc realizó viajes sobrenaturales, logrando sobrevolar la Tierra, los cuerpos celestes y llegando a la dimensión de los Cielos.

El Libro de Enoc casi fue introducido en la Biblia, pero fue rechazado como «apócrifo». No obstante, Enoc es un patriarca respetado y es mencionado varias veces por otros autores bíblicos y cristianos. Fue el tatarabuelo de Noé y padre de Matusalén.

El libro sagrado dice que Enoc le pasó los textos a Noé, así que es probable que los haya llevado consigo en el Arca durante el Diluvio universal (¿un escrito antediluviano?).

Izquierda: Elías y Enoc en un ícono del siglo XVII. Derecha: manuscrito etíope del Libro de Enoc. Crédito: Museo Histórico de Sanok, Polonia / The Schoyen Collection.

La primera sección del libro narra la caída de los Vigilantes, los ángeles que tuvieron sexo con mujeres humanas y engendraron a los Nephilim. Luego se describe el ascenso de Enoc hacia la dimensión de los Cielos, con el objetivo de interceder ante Dios (por los Vigilantes).

El viaje espacial de Enoc hacia los Cielos

El primer ascenso aparece desde el capítulo 17 al 36. El profeta hizo el viaje con ayuda de otros ángeles Vigilantes. Él es «elevado» con fuerzas misteriosas que incluían elementos naturales: nubes, vientos, relámpagos y estrellas fugaces.

Yahvé en el cielo en una pintura de William Blake. Crédito: Dominio Público.

El Cielo se vio formado con gigantescas casas de cristal o hielo rodeadas de fuego. Las visiones son asombrosas y atemorizantes, ¡el cielo es extremo! Con materias tan distintas como el hielo y el fuego en armonía. Asimismo, se nota que esta dimensión celestial tiene mucha energía, con su movimiento de relámpagos y estrellas fugaces.

Enoc encuentra una casa o morada hecha de fuego totalmente. En ella, está asentado un trono elevado, hecho de un material que parecía hielo o cristal y rodeado de una estrella refulgente y fuego:

20 La Gran Gloria tenía sede en el trono y su vestido lucía más brillante que el sol y más blanco que cualquier nieve; 21 ningún ángel podía entrar verle la cara debido a la magnífica Gloria y ningún ser de carne podía mirarlo. – Libro de Enoc, capítulo 14».

¡Esta es la visión de Dios!.

Enoc también conoce unos seres extraños hechos de fuego, pero que podían transformarse en seres humanos. Toda la escena es sobrenatural y alienígena.

Recorrido en lugares desconocidos de la Tierra (y fuera de ella)

Un ángel ante un portal celestial. Imagen referencial. Crédito: Dominio Público.

Enoc recorre los alrededores de la Tierra con ayuda del ángel Uriel, donde mira el lugar en que se «conservan» las estrellas durante el día y donde se mantienen la lluvia y la nieve. Además, él habla de una fuerza misteriosa en forma de viento, alrededor de la Tierra y demás astros:

1 Vi los tesoros de los vientos y vi que con ellos Él ha adornado toda la creación y los cimientos de la tierra; 2 y vi también la piedra angular de la tierra y los cuatro vientos que sostienen la Tierra y el firmamento; 3 vi como los vientos extienden el velo del cielo en lo alto y cómo tienen su puesto entre el cielo y la tierra: son las columnas del cielo; 4 vi los vientos que hacen girar y que conducen por las órbitas del sol y de los astros en sus estancias. – Libro de Enoc, capítulo 18.

¡Está hablando de las órbitas de los astros!

El «Abismo» con un camino y entrada hacia el Cielo. Crédito: ZERIG / Pixabay.

En los capítulos 21-27 se visita el Abismo, un lugar temible con columnas de fuego divino. Uriel le explica que en ese abismo se encerrarán a los Ángeles Caídos que introdujeron el pecado del sacrificio humano a demonios.

Hay que destacar que hay otros libros atribuídos a Enoc. En el llamado Libro 3 se detalla otro surrealista viaje de Enoc a los Cielos y donde ¡el profeta llega a convertirse en el arcángel Metatrón!.

La información presentada por el Libro de Enoc es extensa e importante. Sus visiones de las dimensiones celestiales son significativas y asombrosas. De acuerdo a la Biblia hebrea, los Cielos, la dimensión del dios Yahvé, no puede ser accedida por los seres humanos. Enoc fue una excepción (antes de Jesús) y eso lo convierte en un profeta muy especial.

Referencias: ReadingActs / ParadiseAndPerdition / BibliotecaPleyades / World-Mysteries.


Like it? Share with your friends!

3.5k shares
Erick Nielssen
Escritor nicaragüense que indaga en temas de historia, ciencia, religión y esoterismo. Apoyando la investigación normativa y también la alternativa.

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close