El fascinante fenómeno de los «pilares de luz» en cielos


El fascinante fenómeno de los «pilares de luz» en cielos

El avance en la ciencia y el desarrollo tecnológico, alcanzado por el hombre en los últimos años son realmente asombrosos, no hay duda de ello. Sin embargo, la madre naturaleza sigue siendo quien más nos cautiva y nunca dejará de fascinarnos con su belleza y poder.

Especialmente por medio de un fenómeno conocido como pilares de luz, que puede apreciarse en los cielos y es todo un espectáculo a la vista. Tanto es así, que cada vez que ocurre, las imágenes y vídeos que logran captarlo se hacen virales de inmediato.

¿Qué son los pilares de luz?

Los pilares de luz estarían formados por varias columnas de diferentes colores suspendidas en el cielo.

Se trata de un fenómeno natural, que puede compararse a una ilusión óptica, porque intervienen halos de luz que reflejan una diversidad de colores. Se ven con mayor regularidad en las zonas de latitud septentrional, pero no suceden durante todo el año, solo durante el invierno. Para que se puedan congelar las partículas de agua contenidas en la atmósfera.

Se le llama pilares, porque la luz se irradia de manera vertical, tal como sucede con la aurora boreal cuando refleja sus luces desde el horizonte hacia el cielo. El color que emite puede ser natural o artificial y muy variado, pues depende del reflejo de luz que lo provoque. Para que estas columnas lumínicas se formen, tienen que darse ciertas condiciones en particular.

¿Cómo se forman?

Se deben conjugar varios aspectos para que se puedan apreciar los pilares de luz en el cielo. Primero que nada la estación adecuada es el invierno y las temperaturas tendrían que rondar alrededor de los -15º centígrados. Así que se requiere de una zona que sea muy fría donde se formen pequeñas partículas de hielo que flotan en el aire.

Los pilares de luz tienen la forma de columnas que emergen en el horizonte y apuntan hacia el cielo.

Otro factor determinante en este fenómeno es la altura, los cristales de hielo solo se forman a muchos kilómetros de altura, luego comienzan a descender por efectos de la temperatura. La humedad, el viento y la calidad de las nubes, también intervienen en la formación de las columnas de luz.

Al descender de la atmósfera, los diminutos cristales comienzan a actuar como una especie de espejo gigante. Se juntan para reflejar la luz que reciben de lo primero que los rodea, puede ser natural cuando proyectan la luz del sol o la luna. También puede ser artificial, si reflejan las luces de la ciudad o las farolas de las calles.

Diferentes tonos de colores

Son muchos los colores que pueden reflejarse en los pilares de luz. Si el fenómeno ocurre al caer la noche o en pleno amanecer, el efecto visual en los tonos será naranja, rosado o rojo por la influencia del sol. A estos se les llaman pilares solares.

En una noche fría con aire limpio e iluminada por una luna radiante, también se podría disfrutar de este fascinante fenómeno luminiscente, solo que los tonos serían más claros. Pero si se tratara de una noche sin luna en medio de una gran ciudad, se observaría un gran espectáculo en el cielo. Porque habría muchos colores reflejados en el aire, todos los de las calles.

¡Atentos al cielo!

Para que este fenómeno óptico se produzca la temperatura debe de ser lo suficientemente baja.

En los últimos años se han documentado avistamientos de pilares de luz en varias ciudades del mundo que no se caracterizan por tener temperaturas tan bajas en invierno. Pero que han sido azotadas por una fuerte ola de frío, como sucedió en Ohio, Estados Unidos en 2017.

Tampoco ha sido el único caso, puesto que en Dakota, Michigan y Connecticut se han podido observar. Claro que son más frecuentes en algunas ciudades de Canadá o Rusia, porque son mucho más frías y con aires más limpios, libres de contaminación. Tal como ocurre con frecuencia en Siberia o Tiumen.

Nada más fascinante que la naturaleza

Enviar un cohete al espacio, colocar una sonda en Marte para estudiar su superficie, el desarrollo de la informática cuántica. Así como poner en marcha sistemas de transporte supersónicos, son realidades que asombran a la humanidad. El hombre siempre tendrá algo con que sorprendernos.

Pero, es la naturaleza quien produce los verdaderos fenómenos que nos maravillan. Los pilares de luz, son solo un pequeño ejemplo de todas las cosas fascinantes que podemos disfrutar del increíble mundo natural que nos rodea.

Una publicación de Mystery Science. Está expresamente prohibida la redistribución, redifusión total o parcial de este contenido, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.

 

MÁS EN MYSTERY SCIENCE:

¿Te gusta? ¡Compártelo con tus amigos!

Luisa Lugo

Luisa Lugo es una redactora freelance con sede en Bogotá, Colombia. Colabora con MysteryScience.net desde septiembre de 2020.

0 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *