Como inició la tradición de pedir dulces en Halloween


Cómo inició la tradición de pedir dulces en Halloween

La noche de Halloween se ha caracterizado por ser la festividad en que los niños salen disfrazados a tocar puertas y pedir golosinas. Esta tradición ha estado vigente durante más de un siglo en Estados Unidos y otros países.

Aunque sus orígenes son un poco turbios, se remontan a antiguas festividades celtas, las primeras fiestas romanas y las practicas medievales europeas.

Historia de los dulces en Halloween: ‘truco o trato’

Tomando prestadas las tradiciones europeas, los estadounidenses comenzaron a disfrazarse y a ir de casa en casa pidiendo comida o dinero, una práctica que eventualmente se convirtió en la tradición actual de «truco o trato».

Por qué se piden dulces el 31 de octubre

Por otro lado, las jóvenes creían que en Halloween podían adivinar el nombre o la apariencia de su futuro esposo haciendo trucos con hilo, recortes de manzanas o espejos.

Halloween tiene sus raíces en el antiguo festival celta precristiano de Samhain, que se celebraba la noche del 31 de octubre. Los celtas, que vivieron hace 2.000 años en la zona que ahora es Irlanda, el Reino Unido y el norte de Francia, creían que los muertos regresaban a la tierra en Samhain. En la noche sagrada, la gente se reunió para encender hogueras, ofrecer sacrificios y rendir homenaje a los muertos.

Durante algunas celebraciones celtas de Samhain, los aldeanos se disfrazaban con trajes hechos con pieles de animales para ahuyentar a los visitantes fantasmas; se preparaban mesas para banquetes y se dejaba comida para aplacar a los espíritus indeseados.

Cuando los Celtas fueron invadidos por el Imperio Romano, estos tomaron la festividad como suya y cambiaron el significado y todos los ritos. Más tarde con la expansión del cristianismo y en una época en la que predominaban las fiestas paganas, la Iglesia suplantó esta celebración por una fiesta cristiana instaurando así el Día de Todos los Santos.

En siglos posteriores, la gente comenzó a vestirse como fantasmas, demonios y otras criaturas malévolas, realizando payasadas a cambio de comida y bebida. Esta costumbre, se remonta a la Edad Media y se cree que es un antecedente del truco o trato.

Los pobres visitaban las casas de las familias más ricas y recibían pasteles llamados pasteles del alma a cambio de la promesa de orar por las almas de los parientes muertos de los propietarios. Conocida como «souling», la práctica fue retomada más tarde por los niños, quienes iban de puerta en puerta pidiendo obsequios como comida, dinero y cerveza.

Dulces en Halloween

Las festividades coloniales de Halloween también incluyeron la narración de historias de fantasmas y travesuras de todo tipo. A mediados del siglo XIX, las festividades anuales de otoño eran comunes, pero Halloween aún no se celebraba en todo el país.

En la segunda mitad del siglo XIX, Estados Unidos se inundó de nuevos inmigrantes. Estos nuevos inmigrantes, especialmente los millones de irlandeses que huían de la hambruna irlandesa de la papa, ayudaron a popularizar la celebración de Halloween a nivel nacional.

Durante la Gran Depresión ​​las travesuras de Halloween a menudo se convirtieron en vandalismo, agresiones físicas y actos esporádicos de violencia. Pero, con el estallido de la Segunda Guerra Mundial, esta tendencia se redujo abruptamente cuando el racionamiento del azúcar significó que había pocas golosinas para repartir.

La posguerra dio paso a que se recuperaran las costumbres de Halloween, lanzando campañas publicitarias nacionales específicamente dirigidas a esta festividad.

Tras la diseminación del Halloween hubo algunas adiciones como la elección de espantapájaros en las decoraciones debido a que el maíz era uno de los principales rubros y por supuesto, la frase «trato o truco» o la talladura de calabazas.

Halloween en Latinoamérica

Dia de Muertos

A diferencia de Estados Unidos, Latinoamérica abrazó esta fecha a finales del siglo XX y a mediados del XXI. La influencia a través del cine, televisión e internet, ha influido notablemente.

Sin embargo, algunos países como Bolivia, Venezuela, Nicaragua, Brasil, entre otros, se han resistido a adoptar estas costumbres.

De igual manera, en Latinoamérica hay una celebración especial hacia el Día de los Muertos, que comprende el 1 y 2 de noviembre de cada año, durante la cual se mantiene la tradición de acudir al cementerio en familia y recordar a los que ya no están con nosotros.

También puede interesarte: Día de muertos: una mística celebración de vivos y difuntos.

Actualmente, Halloween se celebra de maneras distintas en los países latinoamericanos, todos influenciados por la industria comercial que hay detrás de esta festividad. Según datos de la Federación Nacional de Minoristas, los estadounidenses gastan aproximadamente 2.6 mil millones de dólares en dulces en Halloween, y el día, en sí mismo, se ha convertido en el segundo feriado comercial más grande del país.

Referencias: History, Hipertexto

 

Una publicación de Mystery Science. Todos los derechos reservados. – Está expresamente prohibida la redistribución y redifusión de este contenido sin previo consentimiento.


Like it? Share with your friends!

Andrea González
Editora de Mystery Science Net. Tengo predilección por la ciencia y los misterios que esta engloba. Gracias por tu visita.

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *