Bosque de 4.500 años de antigüedad emergió después de una fuerte tormenta


Bosque de 4.500 años de antigüedad emergió después de una fuerte tormenta
Imagen ilustrativa. Crédito: David Mark/Pixabay

Después de pasar más de 4 milenios enterrado entre turba, arena y agua salada, un bosque prehistórico emergió posterior a que una tormenta azotara el lugar.

Se trata de un acontecimiento único en esta región del Reino Unido, algo que los lugareños nunca antes habían visto. Echemos un vistazo más de cerca a este evento que evocó recuerdos sombríos en las mentes de muchos.

Un bosque emerge después de pasar 4.500 años sepultado

Para conocer este increíble suceso tenemos que viajar al Reino Unido, específicamente a la costa oeste de Gales. Después del paso de una violenta tormenta por la región, gran parte de la playa fue liberada de una gruesa capa de arena, turba y agua. Esto hizo posible que un bosque prehistórico emergiera por primera vez en más de 4 mil años.

Este bosque es conocido con el nombre de Cantre’r Gwaelod, expresión que significa ‘La Tierra Bajo Cien’. Se estima que tiene una extensión de 32 kilómetros y recorre buena parte de la costa oeste de Gales.

Fuertes vientos y mareas virulentas, dejaron al descubierto el prehistórico bosque Cantre’r Gwaelod. Crédito: Keith Morris

Toda esta masa de agua es conocida como la bahía de Cardigan, e inicialmente era un bosque plantado en tierra fértil. Las historias locales aseguran que no había un mejor lugar en toda la región para plantar. Los agricultores podían recoger una cosecha cuatro veces mayor que la de todas las demás zonas aledañas.

Un pueblo muy próspero con un triste final

Una antigua leyenda galesa cuenta que la extraordinaria fertilidad de estas tierras convirtió a un pequeño pueblo costero en una región muy rica y próspera. Ahora bien, toda aquella bendecida tierra estaba protegida por una presa que mantenía el agua del mar lejos del poblado. Quien cuidaba la represa era un guarda, y su labor consistía y mantener en buen estado sus puertas.

Pero un mal día, el guarda se embriagó y no se percató de que una tormenta estaba a punto de empezar. Cuando el vendaval arreció, hizo que el nivel de las aguas subiera demasiado. Las puertas de la presa estaban abiertas, dejando pasar a una enorme cantidad de agua que inundó todo el lugar.

Como consecuencia, el rey del pueblo y todos sus habitantes se vieron obligados a abandonar aquel productivo lugar. Aunque no hay forma de confirmar si esta historia es cierta, bajo el agua y la arena de la costa sí se encontraba sumergido un gigantesco y extraordinario bosque.

Se cree que el mítico asentamiento fue tragado por el mar y no queda nada de lo que alguna vez fue una gran región que se extiende a lo largo de la costa de Gales y hacia el mar. Public Domain.

Estudios recientes al bosque prehistórico

Cuando la marea baja, es posible divisar algunos pequeños troncos a lo largo de toda la costa oeste de Gales. Esto puso al tanto a los arqueólogos e investigadores de la existencia de un bosque en aquella región. Además, fue posible calcular su antigüedad, entendiendo que se trata de un bosque de la Edad de Bronce.

En el año 2014 ocurrió algo verdaderamente impresionante: restos de troncos con espinillas altas quedaron a plena vista cuando la marea bajó. Por primera vez en 45 siglos, era posible contemplar este asombroso espectáculo. Claro está, como bien lo vaticinaron los lugareños, el lugar quedó cubierto de agua poco después.

Un análisis más detallado de esta flora prehistórica

Crédito: Wayne Lewis/SWNS

Cuando el bosque quedó al descubierto en el año 2014, los científicos pudieron identificar los distintos tipos de árboles que conforman este bosque prehistórico. Entre los ejemplares identificados se encuentran árboles de pino, abedul, roble y aliso. Gracias a que muchos tocones eran visibles, se pudo hacer un estudio detallado de su composición.

Recientemente, una tormenta puso al descubierto de nuevo a los árboles de este bosque tan antiguo. Los pobladores de esta región se sorprenden cuando el nivel del agua baja hasta el punto de que los troncos puedan verse. Y es el momento esperado por los investigadores para aprovechar y tomar muestras de este increíble lugar.

Aún queda mucho que descubrir en esta insólita región

Evidentemente, la acción del agua y el oleaje han afectado en gran medida a este paisaje prehistórico. Sin embargo, todavía queda mucho por descubrir en este insólito y único escenario natural. El estudio minucioso de muestras y ejemplares de árboles que parecen estar vivos pronto sacará a luz nuevos misterios.

 

Una publicación de Mystery Science. Todos los derechos reservados. – Está expresamente prohibida la redistribución y redifusión de este contenido sin previo consentimiento.

 

MÁS EN MYSTERY SCIENCE:

¿Te gusta? ¡Compártelo con tus amigos!

Luisa Lugo

Luisa Lugo es una redactora freelance con sede en Bogotá, Colombia. Colabora con MysteryScience.net desde septiembre de 2020.

0 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *