Japón reanudará oficialmente la caza comercial de ballenas el próximo año


1.1k shares

Japón ha declarado oficialmente que se retirará de la Comisión Ballenera Internacional (CBI) y reanudará la caza comercial de ballenas en julio del 2019.

La caza comercial de ballenas ha sido prohibida por la CBI, mediante un acuerdo global firmado por más de 80 países, desde 1986. Sin embargo, varios países pro balleneros, como Japón, Rusia, Dinamarca e Islandia, han mostrado continuamente oposición a la prohibición.

Japón, en particular, ha desafiado regularmente la prohibición y ha continuado con las actividades de caza de ballenas bajo el disfraz de «investigación científica». Las últimas cifras de la CBI mostraron que Japón sacrificó 333 ballenas, 120 de las cuales estaban embarazadas, en aguas antárticas durante la temporada de diciembre a febrero de 2017-2018.

Los argumentos japoneses para seguir cazando

En un anuncio emitido el miércoles, el gobierno japonés declaró oficialmente su retiro de la CBI, afirmando que las poblaciones de ballenas se han recuperado a niveles saludables. También señaló que la carne de ballena es parte de una tradición de siglos de antigüedad para muchas comunidades costeras en Japón, a pesar de muchos informes que señalan que los consumidores japoneses han perdido su gusto por la carne de ballena.

Las cacerías se llevarán a cabo en el propio territorio de Japón y en la zona económica exclusiva en sus aguas del Pacífico. Técnicamente, todavía no se le permitirá llevar a cabo la caza comercial de ballenas en aguas antárticas debido al Tratado Antártico, que prohíbe cualquier actividad económica en el área.

Comprensiblemente, los conservacionistas no están contentos con la decisión. Greenpeace ha acusado a Japón de ser «astuto» al intentar deslizarse en la declaración hacia el final del año durante el período de vacaciones, esperando que la polémica medida no capte demasiada atención del resto del mundo.

«Está claro que el gobierno está tratando de escabullirse de este anuncio a fin de año lejos de los medios de comunicación internacionales, pero el mundo ve esto por lo que es», dijo Sam Annesley, Director Ejecutivo de Greenpeace Japón, en un comunicado.

Como resultado de la moderna tecnología de la flota, la pesca excesiva tanto en las aguas costeras japonesas como en las zonas de alta mar ha llevado al agotamiento de muchas especies de ballenas. La mayoría de las poblaciones de ballenas aún no se han recuperado, incluidas las ballenas más grandes como las ballenas azules, las ballenas de aleta y las ballenas sei».

La decisión ya ha recibido una reacción política de la comunidad internacional también. El gobierno australiano, un crítico frecuente de la actividad ballenera de Japón, también emitió una declaración en la que condenaba la retirada y dijo que está «extremadamente decepcionado».

Ballenas Minke arrastradas a bordo de un barco ballenero Japonés. Crédito: Servicio de Aduanas y Protección Fronteriza de Australia.

«La Comisión Ballenera Internacional desempeña un papel crucial en la cooperación internacional para la conservación de las ballenas», escribió la ministra de Relaciones Exteriores de Australia, Marise Payne, y la ministra de medio ambiente, Melissa Price, en una declaración conjunta.

«Su decisión de retirarse es lamentable y Australia insta a Japón a regresar a la Convención ya la Comisión como una cuestión de prioridad».

También puede interesarte: Las poblaciones de tiburones se han reducido en 92% en 50 años.

Por otro lado, Japón dice que también seguirá cooperando con la CBI como «observador».


Like it? Share with your friends!

1.1k shares
Andrea González
Editora de Mystery Science Net. Tengo predilección por la ciencia y los misterios que esta engloba. Gracias por tu visita.

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close