Íncubos y Súcubos: qué son estos entes y cómo combatirlos


184 shares
Incubos y súcubos, son términos que provienen de incubare y sucubare -estar acostado debajo, o encima. Crédito: Wikimedia Commons.

Los íncubos y súcubos son entidades etéreas enfocadas en consumir energía sexual de los seres humanos, a través de su influencia mental.

Los íncubos y súcubos son muy misteriosos, de carácter etéreo o espiritual. Se piensa que su naturaleza sería del tipo demoníaca y su figura está presente en muchos testimonios. Atacarían sexualmente a los seres humanos durante los sueños, causando fatiga y deterioro de la salud. Para combatirlos se necesita fuerza de voluntad y rituales de limpieza.

Los íncubos son demonios que toman una forma masculina y que atacan sexualmente a las mujeres. Mientras que los súcubos toman forma femenina para atacar a los hombres. Esta leyenda se afianzó más en la Época medieval. No obstante, en muchas culturas antiguas se leen relatos similares de demonios oníricos sexuales, comenzando con la Lista de los reyes sumerios, de 2400 a. C. En ese texto, se describe la figura de Lilu, un espíritu femenino.

Íncubos y Súcubos: ¿cómo surgieron?

Íncubo ilustrado en «La enciclopedia del conocimiento secreto». Imagen de dominio público.

Algunos textos ocultistas dicen que estos seres nacieron de la unión de Lucifer y Lilith, la figura legendaria de la mitología hebrea que habría sido esposa de Adán.

Hay muchos testimonios reales de personas que sintieron y visualizaron violaciones por parte de estos demonios. El caso más famoso es el de Doris Bither, que ocurrió en Culver City, California, en 1974. Su historia fue la base de la película de terror, El ente (1982). Los encuentros sexuales con íncubos y súcubos ocurren cuando la persona está comenzando a dormirse, o cuando se despiertan en la madrugada. Ellos estimularían mentalmente a la persona, para que llegue al clímax.

Fotograma de El ente (1982). Crédito: 20th Century Fox.

Muchas veces, las víctimas también consentirían este acto, ya que los testimonios describen que estos encuentros pueden llegar a ser ¡extremadamente placenteros! Sin embargo, el gran problema estaría en que los íncubos y súcubos serían vampiros energéticos, ya que consumirían nuestra energía vital.

Cómo combatirlos

Ese atributo de vampiro energético es muy negativo, debido a ese consumo excesivo de nuestra energía sutil. Generaría mucha fatiga, deterioro de la salud y hasta la muerte. Sin embargo, algunos investigadores dicen que un sector de los súcubos habría aprendido a estimar o amar a la humanidad (!), y que ya no serían negativos.

Crédito: TheDigitalArtist / Pixabay.

Para combatirlos se necesita fuerza de voluntad:

  • No dar consentimiento y tratar de rechazar el deseo;
  • Hacerle entender al demonio que no es deseado, y que debe irse;
  • Rituales de limpieza, como quemar azufre sobre carbón en llamas;
  • Colocar azufre en polvo dentro de nuestros zapatos. Este polvo genera un vapor repelente;
  • Quemar plantas de asafétida;
  • Hacer líneas con polvo de ladrillo, sal negra, salvia en polvo o sal marina;
  • También odian los humos de la madera de sándalo quemada, del cedro y Palo santo.

Según investigadores paranormales, este fenómeno de íncubos y súcubos es muy real, y data desde la antigüedad. La presencia de ellos también incluye fenómenos paranormales en las casas, como el poltergeist. El caso de Doris Bither es uno de los mejor documentados.

 

Referencias: SACspirit.com / GnosticTeachings / HablemosDeMitologías.

 

Una publicación de MysteryScience.net – Todos los derechos reservados. Prohibida su copia sin autorización.


Like it? Share with your friends!

184 shares
Erick Nielssen
Escritor nicaragüense que indaga en temas de historia, ciencia, religión y esoterismo. Apoyando la investigación normativa y también la alternativa.

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close