El uso de smartphones está provocando el crecimiento de un espolón en el cráneo


100 shares
Al parecer estamos desarrollando un extraño «pico» de hueso justo encima del cuello por el uso de teléfonos inteligentes. Crédito: Erik Brolin/Unsplash

Científicos de la Universidad de la Costa del Sol en Australia señalaron que un número creciente de jóvenes está desarrollando un extraño «pico» de hueso que sobresale de la parte posterior del cráneo debido al uso de smartphones.

El uso continuado de teléfonos inteligentes está provocando un cambio en la forma del cráneo humano, afirmaron los investigadores australianos. Se trata de un hueso en forma de pico, llamado protuberancia occipital externa, que aparece en la parte posterior de la cabeza, un poco por encima el cuello. Este puede sentirse al tacto y a veces incluso puede resultar visible en personas calvas.

«He sido médico clínico durante veinte años y solamente durante la última década he ido descubriendo de forma creciente que mis pacientes tienen ese bulto en el cráneo», afirmó a BBC Future David Shahar, de la Universidad de Sunshine Coast (Australia).

Típicamente, los crecimientos tenían 2.6 centímetros de largo (1 pulgada), pero se observó que crecían hasta 3.1 centímetros (1.2 pulgadas) de longitud.

Conocidas como entesofitas o protuberancia occipital externa ampliada (EEOP), las proyecciones óseas surgen de los sitios donde el ligamento o tendón se adhiere a un hueso. Debido a que normalmente crecen durante un largo período de tiempo, esperaban encontrar que eran más comunes en poblaciones que envejecían. Sin embargo, encontraron exactamente lo contrario.

El tiempo que pasamos en nuestros teléfonos inteligentes parece estar cambiando la forma de nuestros cráneos. Crédito: Unsplash/Jens Johnsson

La investigación

Tras su descubrimiento, el científico decidió llevar a cabo unas investigaciones para determinar el alcance de la propagación de la anomalía. En 2016, lideró un estudio que analizó a 218 personas de entre 18 y 30 años de edad. El trabajo, publicado en la revista Journal of Anatomy, mostró que el 41 % de los participantes tenían en su cabeza ‘picos’ de más de 10 milímetros, mientras que en un 10 % de los examinados superaban los 20 milímetros.

Radiografía de un varón de 28 años con una protuberancia occipital externa ampliada (EEOP). Crédito: David Shahar / Mark GL Sayers / Informes científicos

En otra investigación, publicada en febrero de 2018 en la revista Nature, Shahar se centró en determinar la edad de las personas que contaban con ese tipo de formaciones. En el estudio participaron 1.200 individuos de entre 18 y 86 años, y el análisis concluyó que era «significativamente más probable» encontrar estas protuberancias entre los participantes de entre 18 y 30 años. De hecho, cada década de aumento en la edad resultó en una reducción de 1.03 en la probabilidad de tener el crecimiento.

Posiblemente irreversible

El científico señala a los dispositivos inteligentes como los responsables de la aparición de este abultamiento. Cuando nos inclinamos sobre las pantallas, los músculos del cuello se tensan para sostener la cabeza, cuyo peso aproximado es de 4,5 kilogramos. En el lugar donde aparece este ‘pico’ se concentra una gran presión muscular, y los especialistas creen que el cuerpo trata de adaptarse para aliviar esta presión creando nuevos huesos que ayuden a repartir el peso de la cabeza por una superficie mayor.

Cabe destacar que nuestros antepasados también inclinaban la cabeza para realizar diferentes actividades como la lectura, pero no sufrieron ninguna metamorfosis. En ese contexto, los investigadores sostienen que no dedicaban tanto tiempo a leer libros como las personas modernas dedican hoy día a los teléfonos inteligentes, motivo por el cual no sufrieron ningún cambio parecido.

Shahar opina que este proceso es probablemente irreversible y que este ‘cuerno’ seguirá creciendo en el futuro. «Imagínese si usted tuviera estalactitas y estalagmitas, si nadie las molesta, solo seguirán creciendo», comparó.

También puede interesarte: Una rara enfermedad paralizante en niños desconcierta a los médicos.

«El desarrollo de la EEOP puede atribuirse y explicarse por el uso extenso de actividades basadas en la pantalla por parte de individuos de todas las edades, incluidos los niños, y la postura deficiente asociada», concluyen los autores del estudio.

Crédito: Unsplash/Diego Passadori

La investigación ha sido publicada en la revista Journal of Anatomy.


Like it? Share with your friends!

100 shares
Andrea González
Editora de Mystery Science Net. Tengo predilección por la ciencia y los misterios que esta engloba. Gracias por tu visita.

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close