El esquema ambiental de Noruega permite reciclar el 97% de las botellas de plástico


Crédito: Adam Novak/Pixabay

El programa de reciclaje radical de Noruega está proporcionando resultados increíbles: hasta el 97 por ciento de las botellas de plástico del país ahora se reciclan. Detrás de este éxito, otros países ahora están buscando aprender de este modelo.

Un incentivo a los bolsillos

El éxito se debe a los impuestos ambientales del gobierno noruego que recompensan a las empresas que respetan el medio ambiente. Desde 2014, todos los productores e importadores de plástico están sujetos a un impuesto ambiental de alrededor de 40 centavos por botella. Sin embargo, cuanto más recicla la empresa, menor es el impuesto. Si la compañía logró reciclar más del 95 por ciento de su plástico, el impuesto se reduce.

Los clientes también pagan una pequeña «hipoteca» por cada producto embotellado que compran. Para recuperar su dinero, deben depositar sus botellas usadas en una de las 3,700 «máquinas hipotecarias» que se encuentran en supermercados y tiendas de conveniencia en todo el país, que lee el código de barras, registra la botella y les devuelve un cupón.

El esquema está encabezado por Infinitum, una organización sin fines de lucro propiedad de las compañías y organizaciones en la industria de bebidas que producen plástico. Cualquier importador internacional que registre un producto de plástico para la venta en Noruega debe firmar un acuerdo con Infinitum y unirse a la cooperativa.

Existen esquemas similares en Alemania y en varios estados de EE. UU., Como California, pero Noruega afirma que su sistema está más en sintonía con la escala de la epidemia plástica del siglo XXI. En 2017, Infinitum recolectó más de 591 millones de botellas de plástico. Kjell Olav Meldrum, CEO de Infinitum le dijo a The Guardian en 2018 que el sistema es tan efectivo que muchas botellas que circulan actualmente en todo el país contienen material que ha sido reciclado más de 50 veces.

Un ejemplo digno de imitar

Durante los últimos años, numerosos países han enviado representantes a Infinitum con la esperanza de aprender del modelo noruego, incluidos Escocia, Inglaterra, China, India, Kazajstán, Croacia, Francia, los Países Bajos, Australia y los Estados Unidos. El Reino Unido, por ejemplo, ha intentado establecer un esquema similar que recompensará a los consumidores por reciclar envases.

Sin embargo, la plaga plástica continúa. El plástico fluye hacia los océanos a una tasa de alrededor de 8 millones de toneladas cada año. Para 2050, si las tendencias actuales continúan, se estima que la basura de plástico en el océano superará a los peces.

Pero como muestra claramente el modelo noruego, no toda esperanza está perdida.


Like it? Share with your friends!

Andrea González
Editora de Mystery Science Net. Tengo predilección por la ciencia y los misterios que esta engloba. Gracias por tu visita.

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *