Daga de Tutankamón que fue hecha con meteoritos no se forjó en Egipto, revela estudio


Daga de Tutankamón que fue hecha con meteoritos no se forjó en Egipto, revela estudio

Un equipo investigadores de japoneses y egipcios encontró evidencia que sugiere que la daga encontrada en la tumba del faraón egipcio Tutankamón hecha con meteoritos, fue forjada fuera de Egipto.

A principios del siglo XX, cuando los arqueólogos abrieron la tumba del rey Tutankamón, encontraron entre otras cosas, una maravillosa daga con hoja de hierro.

El hallazgo fue interesante porque fue datado de la Edad de Bronce, es decir, que al momento de su forja, los humanos aún no habían desarrollado métodos para extraer el metal de la mena, ni habían aprendido a calentar el hierro nativo a temperaturas suficientes para fundirlo. Por lo tanto, se asumió que la hoja de la daga se había fabricado martillando metal de un meteorito encontrado en algún lugar cercano, que, por su rareza, valía más que el oro.

Posteriormente, en 2016, un estudio científico confirmó la procedencia extraterrestre del material de la daga. Sin embargo, las interrogantes de cómo fue producido y en qué lugar de nuestro planeta fue hallado dicho meteorito, aun no tenían respuestas.

Ahora, investigadores del Instituto de Tecnología de Chiba (Japón) utilizaron equipos analíticos que llevaron al Museo Egipcio de El Cairo en febrero de 2020 para desentrañar el misterio.

Daga encontrada en la tumba de Tutankamón
Estas dos dagas se encontraron en la tumba del rey Tutankamón: la de abajo es la daga del rey Tut hecha de hierro de un meteorito. Crédito: Wikimedia Commons

La investigación

Mediante un análisis químico, los científicos determinaron los elementos que poseía la daga de hierro, y de igual manera, midieron los detalles en su superficie.

El análisis de la daga realizado por el equipo indicó que contenía entre 10 y 12% de níquel y confirmó la existencia de sulfuro de hierro que se encuentra comúnmente en la octaedrita, un tipo de meteorito de hierro.

La hoja del puñal conservó un patrón de bandas de alineaciones de hierro y níquel conocido como «patrón de Widmanstatten», (llamado así por el mineralogista austriaco Conde Alois von Beckh Widmanstätten), que es también característico de las octaedritas, el tipo más común de meteoritos férreos. Además, los investigadores concluyeron que la daga se forjó a temperaturas de entre 700 y 950 grados.

Una empuñadura muy particular

En su investigación, los científicos tomaron una imagen óptica de alta resolución de la daga y realizaron in situ una química bidimensional no destructiva y sin contacto del objeto. Esto reveló que la empuñadura de oro de la daga contenía rastros de calcio, que normalmente no se encuentran cuando se procesa este mineral. Eso llevó a los expertos a concluir que se usó un material conocido como yeso de cal para unir los adornos a la empuñadura.

Empuñadura, parte superior y vaina de la daga de hierro hallada en la tumba del rey Tut. Crédito: Chiba Institute of Technology.

Este material que no llegó a Egipto antes de la época Ptolemaica; Egipto no tenía la tecnología para fabricar hierro o yeso en ese momento. Todos estos elementos muestran que la daga podría haber sido fabricada fuera de Egipto, pero ¿dónde exactamente?

Tablillas de 3.400 años dan pistas sobre el origen de la daga de Tutankamón

Por supuesto, el análisis de la composición de la hoja no pudo demostrar de dónde procedía el meteorito, pero es probable que unas antiguas tablillas de 3.400 años de antigüedad, nos den pistas sobre el origen de la daga.

Se trata de las tablillas de arcilla diplomáticas que forman parte de las llamadas ‘Cartas de Amarna‘, un archivo descubierto en el sur de Egipto.

Tablillas egipcias
Ejemplo de cinco cartas de Amarna expuestas en el Museo Británico de Londres. Crédito: Wikimedia Commons.

Su transcripción posee una sección que mencionaba una daga de hierro. En particular, mencionan una daga de hierro que el faraón Amenhotep III, abuelo de Tutankamón, recibió como regalo de Tusratta, monarca entre 1471 y 1379, del reino de Mitanni, Anatolia, una península que ahora forma parte de Turquía.

«Las cartas de Amarna podrían ser una prueba escrita que sugiere que la daga de hierro de Tutankamón pudo ser traída desde fuera de Egipto», señalaron los investigadores.

También puede interesarte: Descubren una daga de cristal de 5.000 años en una tumba prehistórica.

Más allá de lo que este descubrimiento significa para los amantes de la historia egipcia, ratificar que la daga de Tutankamón fue hecha con hierro interestelar y además tiene un origen extranjero, representa un gran hallazgo para los arqueólogos.

En la tumba del rey Tutankamón fueron hallados 5.398 artefactos para su viaje al más allá, estos incluían tocados reales, joyas elaboradas, instrumentos musicales y juegos de mesa. También se encontraron dos hermosas dagas, una de oro y otra de hierro, el inusual origen de esta última ha llamado la poderosamente atención durante siglos, al mostrar claramente evidencia de metalurgia avanzada en aquel pasado remoto.

La investigación fue publicada en la revista científica Meteoritics and Planetary Science.

Referencias: abc.es / Europa Press / El comercio.

Una publicación de Mystery Science. Todos los derechos reservados. – Está expresamente prohibida la redistribución y redifusión de este contenido sin previo consentimiento. Sitio web protegido por Safe Creative.

 

Gracias por leernos. Te invitamos a seguirnos en Facebook, para estar al tanto de todas las noticias que publicamos a diario. También puedes unirte a nuestra comunidad en Telegram. ¡Te esperamos!

Te recomendamos leer:


Like it? Share with your friends!

Andrea González
Editora de Mystery Science Net. Tengo predilección por la ciencia y los misterios que esta engloba. Gracias por tu visita.

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.