Confirman que una gema del pectoral de Tutankamón provino del impacto de un meteorito


809 shares
Crédito: Tumba del faraón Tutankamón en el Valle de los Reyes en Luxor, Egipto, y su pectoral. Crédito: Mohamed Abd El Ghany/Reuters / GEM

El origen del trozo de vidrio color amarillo con forma de escarabajo que hacía parte del emblemático ajuar del faraón Tutankamón, finalmente ha sido develado.

La mayor parte del icónico pectoral del faraón Tutankamón —que gobernó el Antiguo Egipto entre el 1336 y el 1327 a. C.— está decorado con oro, lapislázuli, vidrio y varias joyas que rodean a la gema amarilla translúcida en forma de escarabajo que ocupa el centro.

Pectoral del faraón Tutankamón: El escarabajo está incrustado en el cuerpo de un halcón que simboliza el Sol. Las patas y alas de esta criatura compuesta sostienen un barco celestial que contiene el Ojo de Horus, coronado por un disco plateado sobre un creciente en oro. Tutankamón está representado en el disco flanqueado por el dios Thot y el dios Ra-Horakhty. En la base del pectoral hay flores, capullos de papiro y plantas de loto, emblemas del Alto y el Bajo Egipto. Crédito: Gran Museo Egipcio.

Reconocido por su color amarillo intenso y utilizado en el antiguo Egipto para fabricar joyas y otros adornos, este inusual cristal del desierto se encuentra naturalmente en las dunas del este de Libia y el oeste de Egipto.

Desde el descubrimiento en 1922 de esta pieza de vidrio en la tumba del rey Tutankamón, surgieron diversas teorías sobre su origen, incluido el impacto de un meteorito o como resultado de un estallido de aire, un fenómeno que ocurre cuando un objeto explota y libera energía en la atmósfera terrestre. 

Vidrio del desierto de Libia en el Museo de El Cairo, Egipto. Crédito: CC BY-SA 2.0 Claire H.

Finalmente, según ha puesto al descubierto un reciente estudio de investigadores de la Universidad Curtin, ciudad de Peth, Australia, los circones encontrados en este vidrio evidencian la presencia de un mineral de alta presión llamado reidite, que solo surge tras el impacto de meteorito.

La revelación

El arqueólogo y egiptólogo inglés Howard Carter, que descubrió la tumba del joven faraón, pensó que se trataba de una variante de cuarzo común. Una década más tarde, el geógrafo británico Patrick Clayton afirmó que la gema era uno de los denominados vidrios del Desierto Líbico, un depósito de cristales de cuarzo al noroeste del Sáhara, conocidos desde el Pleistoceno y considerados unos de los los minerales más raros del planeta.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Scarab, carved in Libyan Desert Glass.

Una publicación compartida por CREARE COLLECTIVE LLC (@crearecollective) el

Esa teoría fue reconfirmada en la década de los 90, por el mineralogista italiano Vincenzo Di Michele, que sostuvo que el material en cuestión se había formado a consecuencia del impacto de un meteorito que fundió la arena del desierto, rica en cuarzo. El problema era que nunca se había encontrado un cráter del supuesto impacto.

Otro estudio, publicado en 2013, sugirió que pudo haber sido un cometa de hielo que explotó en el cielo sobre el desierto, generando una explosión tan fuerte y caliente que la capa superior de la arena del desierto se fundió sin dejar rastros de ningún cráter.

Fin del debate

Después de todo este cúmulo de suposiciones, ahora los científicos aseguran haber resuelto el misterio de este mineral formado hace alrededor de 29 millones de años. En un comunicado publicado el pasado 15 de mayo en el sitio web de la institución, el autor principal de la investigación, doctor Aaron Cavosie del Centro de Ciencia y Tecnología Espaciales de la Escuela de Ciencias de la Tierra y Planetarias de Curtin, explica que al analizar los pequeños granos de circón encontrados incrustados dentro del vidrio, Cavosie pudo encontrar rastros de reidita, un tipo de mineral que solo se forma a alta presión durante los impactos de meteoritos.

«Tanto los impactos de meteoritos como las explosiones en el aire pueden causar la fusión, sin embargo, solo los impactos de meteoritos crean ondas de choque que forman minerales de alta presión».

También puede interesarte: Transmiten en vivo el descubrimiento de una momia egipcia de 2.500 años (VIDEO).

«Así que encontrar evidencia de reidite antiguo confirma que se creó como resultado de un impacto de meteorito», concluye Cavosie.

Los hallazgos de la investigación son reportados en Geology.


Like it? Share with your friends!

809 shares
Andrea González
Editora de Mystery Science Net. Tengo predilección por la ciencia y los misterios que esta engloba. Gracias por tu visita.

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close