Adolf Hitler y su lado animalista


Hitler y su amor por los animales
Créditos: Dominio Público/Wikimedia Commons/ christels/Pixabay / Jamie Davies/Flickr

Adolf Hitler es reconocido como uno de los genocidas más grandes de la historia de la humanidad. Sin embargo, y aunque muchos no lo sepan, muchas de las leyes para la protección animal se deben al régimen Nazi.

El 20 de diciembre del 2013, en la ONU se proclamaba como el día mundial de la naturaleza y, aunque no lo crean, el líder del Tercer Reich, del partido Nazi y la Alemania supremacista, habría estado encantado con esta proclama.

Adolf Hitler, además de sus crueles métodos de gobierno, también fue conocido como un acérrimo defensor de los animales y la naturaleza en general, creando leyes que cambiarían la perspectiva del ser humano para siempre.

 

Ley de Protección de los Animales

Hitler y su amor por la naturaleza.
Hitler y su amor por la naturaleza. Créditos: AdrianDrozdek/Wikimedia Commons

Desde 1933, el régimen Nazi estableció la Ley de Protección de los Animales, tan solo un año más tarde crearía la Ley del Reich de la Caza, y en el 35, la Ley de Protección a la Naturaleza. Estas tres leyes sentarían las bases para modificar las formas en las que se trataban a los animales y que, en prácticas que eran necesarias para el humano (como herrar a los caballos), estos sufrieran los menos posible.

Hitler y su amor por los animales se apreciaba en el afecto que le tenía a su perra Blondi, un pastor alemán hembra que sacaba un lado «humano» que no mostraba con sus semejantes. De hecho, en diferentes imágenes de la época, se puede ver a Blondi junto al Führer en su búnker, cuando este ya se encontraba acorralado.

Hitler y Blondi
Hitler junto a su perra Blondi. Crédito: Metapedia

Dentro de su ejército, Hitler se preocupó por tener ambientalistas y expertos en el cuidado animal y la naturaleza.

Pero, detrás de este amor por la naturaleza, existe una arraigada ideología que marcó al régimen; la raza pura y la ley del más fuerte que es capaz de sobrevivir en cualquier condición.

El secreto detrás del ‘amor’ a los animales

Hitler y su ejército usando caballos con protección.
Hitler y su ejército usando caballos con protección. Créditos: Dominio Público/Wikimedia commons

El orgullo de aquella Alemania con su especie los llevaba a rendir tributo a la naturaleza únicamente como un agradecimiento por hacerlos superiores al resto. El templo (la Tierra) que la raza aria heredaría cuando finalizara el holocausto y todos los impuros fuesen exterminados después de la Segunda Guerra Mundial debía ser protegido. Una Tierra tan perfecta como ellos mismos.

De hecho, hay situaciones «extrañas» en relación a los animales y a la naturaleza relacionada a los Nazis que han desconcertado a los expertos durante años. Por ejemplo, la importación de centenares de monos de diferentes especies de África hasta Alemania ¿Para qué?, ¿cuál era su motivación?. Muchas personas han mencionado la experimentación, otras que quería un «santuario» propio.

Según algunos textos, los nazis también experimentaron para crear el caballo de raza más pura, transformaron a perros pastores alemanes en instrumentos de terror, e intentaron resucitar al extinto y salvaje uro. Buscaban, en definitiva, controlar y purificar el reino animal, poniendo en práctica los principios de la eugenesia que posteriormente aplicarían a los seres humanos.


Like it? Share with your friends!

Erick Sumoza

Escritor especializado en la investigación de ciencia, tecnología, teorías alternativas e historia oculta. Siempre trabajando por la verdad y en contra de la censura.

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *