Astrónomos de la Universidad de Columbia creen haber descubierto la primer luna conocida más allá de nuestro Sistema Solar, en órbita alrededor de un planeta gigantesco a 8,000 años luz de distancia.

Los investigadores notaron extrañas anomalías en los datos de tránsito del planeta gaseoso, Kepler 1625b. El sistema de Kepler 1625b es muy similar al sistema Tierra-Luna en términos de relación masa-radio, pero se escala 11 veces. El planeta podría ser hasta tres veces más masivo que Júpiter, lo que hace a la exoluna, un objeto verdaderamente inesperado.

La exoluna, que se estima del tamaño de Neptuno, también sería la luna más grande conocida, superando con creces todo lo que se sabe que existe en nuestro propio Sistema Solar.

El hallazgo

David Kipping y su colega Alex Teachey hicieron el descubrimiento después de analizar datos de casi 300 planetas distantes descubiertos previamente mediante el telescopio espacial Kepler, que estaban en órbitas comparativamente amplias, con periodos de más de 30 días, alrededor de su estrella anfitriona.

Los planetas son revelados por una atenuación momentánea de la luz de las estrellas cuando pasan frente a su estrella anfitriona, en lo que los astrónomos llaman un tránsito. «Vimos pequeñas desviaciones y fluctuaciones en la curva de luz que llamaron nuestra atención», recuerda Kipping.

Descubren la primer luna más allá de nuestro sistema Solar

Kipping y Teachey notaron extrañas anomalías en los datos de tránsito del planeta Kepler 1625b. Los hallazgos fueron logrados por 40 horas de tiempo de observación en el telescopio espacial Hubble, logrando cuatro veces más de precisión en los datos existentes.

Usando el Hubble, vieron una segunda caída mucho más pequeña en el brillo de la estrella 3.5 horas después del tránsito del planeta. En otro tránsito, el planeta apareció 1,25 horas antes de lo previsto. Esto es consistente con el planeta y la luna que orbitan un centro de gravedad común, lo que hace que el planeta se tambalee desde su ubicación prevista.

Una exoluna totalmente inesperada

No hay nada en el Sistema Solar como este. Las lunas más grandes en proporción al tamaño de su planeta son las de la Tierra y la luna Caronte de Plutón, y son pequeñas en comparación. También se formaron a través de impactos; pero los investigadores no están seguros de si los impactos podrían dar lugar a un objeto gaseoso tan grande. Alternativamente, podría haberse formado junto con el planeta o podría ser un planeta anterior capturado.

Se estima que la luna detectada es solo el 1.5% de la masa de su planeta compañero, que está cerca de la proporción de masa entre la Tierra y su Luna. Se cree que nuestra Luna se formó a través de una colisión temprana con un cuerpo más grande que arrancó material que luego se unió en una bola. Sin embargo, Kepler 1625b y su luna son gaseosos, no rocosos, lo que plantea interrogantes sobre cómo podría haberse formado una luna de ese tipo en primer lugar.

Sobre la base de la distancia de la luna a su estrella, la temperatura de su superficie se estimó en 80 °C, lo que se considera justo en el extremo superior de las condiciones que podrían soportar la vida.

Aunque según estudio reciente las exolunas podrían ser la nueva alternativa para encontrar vida extraterrestre, los astrónomos dijeron que no habían insistido en el aspecto de la habitabilidad, ya que se cree que la luna está compuesta de gas. «No se asemejaría a la exótica novela Pandora en la película Avatar», dijo Teachey.

Los hallazgos se publican en la revista Science Advances.

 

Imagen de portada. Impresión artística del exoplaneta Kepler-1625b con su presunta luna. La pareja tendría una relación de masa y radio similar a la de la Tierra y su Luna, pero aumentada en un factor de 11. Créditos: Dan Durda/Science

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here