La Piedra Negra de Adán y Eva: un misterio sagrado y ancestral


La Piedra Negra de Adán y Eva: un misterio sagrado y ancestral
Crédito: Public Domain / Wikimedia Commons

La Piedra Negra de Adán y Eva: se dice que vino del cielo como un meteorito. Todavía se encuentra en la Meca y es una reliquia sagrada del islam.

Según la leyenda islámica, esta roca santificada habría sido enviada por Alá o Yahvé (que podrían ser el mismo Dios) para que Adán y Eva construyeran el primer altar de la historia. En la actualidad, la piedra yace entre un armazón de plata, en una esquina del cubo negro de la Kaaba en el santuario de la Meca, en Arabia Saudita.

La piedra ha sido transferida durante siglos entre distintos profetas. En el año 605, Mahoma la cimentó en la pared de la Kaaba. Desde entonces ha sido fragmentada en varias piezas, con algunas encontrándose ahí en la Meca y en otras partes como Turquía.

La Piedra Negra de Adán y Eva: historia mítica ancestral

La Piedra Negra de Adán y Eva en una esquina de la Kaaba en la Mec
La Piedra Negra de Adán y Eva en una esquina de la Kaaba en la Meca. Crédito: Amerrycan Muslim / Wikimedia commons.

Los peregrinos que van hacia la Meca tocan la Piedra Negra cinco veces al día. Según la tradición, la Piedra Negra era blanca cuando cayó del cielo, pero se tiñó de negro al ser afectada por los pecados de la humanidad. Sí se ha reportado que hace décadas era más clara y que se ha puesto cada vez más oscura. La razón de ello es un completo misterio.

Al estar colocada en el lado este de la Kaaba, la tradición islámica dice que se conecta al viento del este que lleva lluvias. En el este también se levanta la estrella Canopus. Canopus es la segunda estrella más brillante de nuestro cielo nocturno. La segunda después de Sirio.

La Piedra Negra fue enviada por Alá cuando Adán y Eva fueron expulsados del Jardín del Edén, con el fin de absolverlos de sus pecados (por eso se tiñó de negro). El arcángel Gabriel se las otorgó y con ella construyeron el primer altar de la historia.

La Kaaba
La Kaaba. Crédito: Muhammad Mahdi Karim / Wikimedia commons.

Ese altar adánico se perdió durante el Diluvio Universal. Sin embargo, mucho tiempo después, Abraham encontró al meteorito divino en el mismo lugar del altar. Su hijo Ismael construyó el templo de la Kaaba y Abraham colocó ahí la roca.

Musulmanes besan la Piedra Negra

En la Meca, los musulmanes caminan en círculo alrededor del cubo negro de la Kaaba (caminan en contrarreloj) y recitan Allāhu akbar a la piedra sagrada (Allāhu akbar significa «Dios es el más grande»). Algunos se detienen para besar la Piedra Negra, emulando el beso que le dio Mahoma en el siglo 7.

Algo insólito es que ha sido relacionada con rituales paganos de fertilidad, ya que la piedra y su marco de plata tienen un parecido a los genitales femeninos. La Kaaba, de hecho, era originalmente un sitio de rituales paganos de dioses pre-islámicos.

Adán y Eva
Adán y Eva siendo expulsados del Edén por un ángel. Crédito: Wellcome Images / Wikimedia commons.

Algunos teorizan de que no es una piedra sino una escultura de cristal elaborada por paganos anteriores al islam. Pero la teoría más prominente es que es un meteorito antiquísimo, a como dice Elsebeth Thomsen de la Universidad de Copenhagen. Thomsen teoriza que es un fragmento de meteorito caído en el desierto de Rub’ al Khali de Arabia, hace unos 6.000 años.

No obstante, otros geólogos estipulan que tiene origen terrestre (no es meteoro). Algo problemático es que las autoridades de Arabia Saudita prohíben que se estudie la piedra científicamente o que tomen muestras, debido a su cualidad de reliquia sagrada.

Por supuesto, al haber sido una roca celestial, enviada por Alá o Yahvé (que podrían ser el mismo Dios), eso ha hecho pensar de que la Piedra Negra de Adán y Eva fue enviada por seres alienígenas ancestrales. Por ahora queda en un misterio sagrado.


Like it? Share with your friends!

Erick Nielssen
Escritor nicaragüense que indaga en temas de historia, ciencia, religión y esoterismo. Apoyando la investigación normativa y también la alternativa.

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *