Investigadores demuestran que el controvertido esqueleto de un guerrero vikingo, era una mujer


100 shares
Imagen de la guerrera de alto estatus, que durante mucho tiempo fue tema de disputa. Crédito: Tancredi Valeri.

Luego de dos años de disputa sobre un controversial esqueleto encontrado en una tumba de guerreros vikingos del siglo X, los investigadores han llegado a una conclusión clara: los restos son definitivamente femeninos.

En 1878, cuando los arqueólogos abrieron la cámara en la isla sueca de Björkö, que una vez fue un importante centro de comercio vikingo conocido como Birka en las fuentes medievales, estaba bastante claro que pertenecía a un guerrero vikingo de alto rango, que descansaba con todas sus armas, grandes ropas, y dos caballos.

Las armas de la guerrera vikinga. Crédito: Antiquity/Christer Åhlin

Inmediatamente, se asumió que el esqueleto en la cámara era de un hombre, hasta 2017, cuando un estudio utilizó un análisis de ADN para concluir que el individuo era, de hecho, biológicamente femenino.

Tema de controversia

La historia atrajo mucha atención en todo el mundo, pero no todos estaban contentos con esta conclusión. Muchos críticos dijeron que las armas podrían haber pertenecido a su marido o que en realidad había dos esqueletos en la tumba. Algunos argumentaron que los investigadores habían analizado el esqueleto equivocado, o que los huesos que habían estudiado se habían mezclado con otros restos. Otros simplemente pensaron que era una ilusión que las mujeres fueran guerreras en los tiempos vikingos. Ciertamente, las historias de la época vikinga hablan de guerreras… Tal vez esos críticos no leyeron estas historias…

Ahora, escribiendo en la revista Antiquity, un equipo de investigadores han respondido a sus críticos reafirmando que la persona enterrada en la cámara, también conocida como Bj.581, era «indiscutiblemente femenina».

Plano y dibujo de la tumba de la guerrera conocida como Bj.581. Crédito: Þórhallur Þráinsson

La primera vez, el mantenimiento de su análisis de ADN fue correcto, ahora han abordado críticas particulares, específicamente la sugerencia de que analizaron el esqueleto equivocado. Los autores confirman que solo había un esqueleto en la tumba, y no había posibilidad de que los huesos se confundieran, ya que cada hueso humano individual estaba claramente etiquetado como «Bj.581» en tinta.

«La tumba Bj.581 tenía solo un ocupante humano», dijo el profesor Neil Price, autor del estudio de la Universidad de Uppsala en Suecia.

Cuestión de identidad de género

Sin embargo, la cuestión del género de esta persona, no del sexo biológico, sigue siendo confusa. Señalan que el hecho de que se haya demostrado que el esqueleto es biológicamente femenino no significa que la interpretación de larga data de que eran guerreros está equivocada.

Las ideas sobre el género pueden variar enormemente entre culturas. Como tal, es peligroso aplicar nuestras propias ideas modernas de los roles de género y la identidad de género en este antiguo esqueleto de una cultura muy diferente, o de manera similar, asumir que no eran más ambivalentes con respecto a la identidad de género que nosotros.

Pocas tumbas similares

Se han descubierto más de 3.000 tumbas vikingas que rodean Birka, en el oeste de Suecia, pero solo se han excavado alrededor de 1.100. El de Bj.581 es uno de los entierros vikingos más grandes jamás descubiertos, pero solo tres tumbas con artefactos que sugieren que los ideales de los guerreros han sido asociados con el género femenino, dijeron los autores.

Los investigadores añadieron que después de la era vikinga, hay abundantes ejemplos en la literatura nórdica medieval que describe mujeres guerreras y las llamadas «doncellas de escudo», aunque casi todas se encuentran en cuentos legendarios. «Son historias convincentes, pero no son una prueba de que tales mujeres guerreras existieran», señalan.

Otras fuentes no escandinavas sí parecen describir a las mujeres guerreras vikingas: un texto irlandés menciona a una flota femenina en Münster; un cronista bizantino relata que había mujeres armadas entre los muertos después de una derrota vikinga en el este y un monje franco vio a mujeres danesas en el campo de batalla en el sitio de París en el siglo IX.

«El tiempo nos demostrará que estamos bien o mal, pero creemos que es probable que se encuentren más guerreras de la época vikinga en el registro arqueológico, ya sea como nuevos descubrimientos o como reinterpretaciones de hallazgos antiguos», concluyó el equipo de investigación.


Like it? Share with your friends!

100 shares
Andrea González
Editora de Mystery Science Net. Tengo predilección por la ciencia y los misterios que esta engloba. Gracias por tu visita.

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close