Esta podría ser la historia más antigua narrada por el hombre


Narración más antigua jamás contada por el hombre
Aborigen australiano y el volcán Budj Bim en un dibujo de 1860. Crédito: Wiimedia Commons / Eugene von Guérard

Un grupo de investigadores cree que un antiguo mito del pueblo aborigen australiano Gunditjmara, que narra eventos reales ocurridos hace decenas de miles de años, podría ser la historia más antigua jamás contada por el hombre.

Según la historia, cuatro seres gigantes llegaron al sureste de Australia hace mucho tiempo. Tres avanzaron a otras partes del continente, pero uno se agachó en su lugar. Su cuerpo se convirtió en un volcán llamado Budj Bim y sus dientes se convirtieron en la lava que escupió el volcán.

Ahora, un equipo de científicos dice que esta historia, contada por los indígenas Gunditjmara, puede estar basada en hechos. La historia cuenta la erupción de dos volcanes vecinos, Budj Bim y Tower Hill, ubicados en la provincia suroccidental de Victoria.

Esta actividad volcánica, fechada hace 36,900 años y hace 36,800 años, respectivamente, parece reflejarse en menciones como «la tierra y los árboles danzantes» registrados por etnógrafos en la tradición oral Gunditjmara.

Seres ancestrales dando vida

Los autores citan a un investigador que estudió la cultura de los gunditjmara indicando que ese volcán era para ellos «un aspecto creado directamente de uno de los cuatro seres ancestrales que les dieron la vida y las leyes. […] El Budj Bim representa la frente de [un ser ancestral], con la lava siendo escupida cuando la cabeza prorrumpió a través de la tierra, formando sus dientes». De hecho, esta descripción puede ser consistente con la formación de los montes de los volcanes, que debieron emerger en un tiempo bastante corto, de varias semanas o meses.

Esas erupciones podrían haber sido evidenciadas por humanos, dado que el poblamiento de Australia comenzó hace por lo menos 65.000 años, aseveran los investigadores.

Adicionalmente, Erin Matchan, geólogo de la Universidad de Melbourne, descubrió en la década de 1940, un hacha de piedra debajo de la capa de lava del Tower Hill, lo cual corrobora la existencia de una población en el lugar antes del evento geológico.

Un dibujo del lugar del volcán Tower Hill, 1855. Crédito: Wiimedia Commons / Eugene von Guérard

La investigación ratifica la importancia y valiosa capacidad de la tradición oral indígena para recordar eventos que ocurrieron hace miles de años.

El estudio ha sido publicado en Geology.

 

E L A R T Í C U L O H A S I D O P L A G I A D O P O R M A E S T R O V I E J O.ES, S A L G A I N M E D I A T A M E N T E D E E S T A W E B. P U E D E L E E R E L A R T Í C U L O O R I G I N A L E N Mystery Science . net
E L A R T Í C U L O H A S I D O P L A G I A D O P O R M A E S T R O V I E J O.ES, S A L G A I N M E D I A T A M E N T E D E E S T A W E B. P U E D E L E E R E L A R T Í C U L O O R I G I N A L E N Mystery Science . net

Like it? Share with your friends!

Andrea González
Editora de Mystery Science Net. Tengo predilección por la ciencia y los misterios que esta engloba. Gracias por tu visita.

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *