Identifican los primeros animales híbridos creados hace 4,500 años en Mesopotamia


Identifican los primeros animales híbridos creados hace 4,500 años por el hombre
Carros sumerios tirados por kungas, ilustrados en el Estandarte de Ur. Crédito: British Museum.

Desde hace miles de años, en el mundo se llevan a cabo experimentos espeluznantes y peligrosos. Sin embargo, una de las pruebas que ha resultado un tanto inofensivas suelen ser los cruces. Se realizan uniendo dos organismos de distintas especies, bien sea de plantas o de animales, y son determinados como híbridos.

La cría de antiguos animales ‘súper poderosos’

Esta era una criatura salvaje, se le conocía como «Kunga», al parecer fue el primer híbrido creado por los humanos. Evidenciando así que en aquella época existió la bioingeniería temprana. Sus restos fueron hallados en un complejo funerario y datados alrededor de 4.500 años de antigüedad, al norte de la actual Siria.

El origen de los Kungas

La procedencia de los extraños animales era completamente desconocida, por lo tanto, surgieron numerosas teorías sobre su origen. Al principio, los científicos sabían que se trataba de un cruce entre dos criaturas y uno de ellos era el burro. Pero trataban de descubrir cuál era la especie de équido que no lograban determinar.

Según detallan los científicos, los sumerios crearon su propia especie de híbrido para obtener las mejores características de cada especie progenitora, logrando crías más fuertes y rápidas que los asnos y los caballos, pero estos eran más dóciles y controlables.

Estudios científicos 

Tiempo después, los investigadores descubrieron que estos particulares cruces los realizaban entre burros hembras y asnos sirios muy salvajes (también llamados hemipos). Los équidos eran de gran tamaño, y al parecer, su reproducción fue de vital importancia en la sociedad mesopotámica del milenio 3 antes de Cristo.

Relieve de Nínive del 645-635 a.C. Crédito: Museo Británico de Londres.

¿Cómo se llegó a esta conclusión? Luego de incontables estudios ejecutados por los científicos finalmente llevaron a cabo procesos de laboratorio para determinar la secuencia única del ADN. De esta manera fue como descubrieron que se encontraban ante un organismo completamente único y excepcional.

«Realmente hicieron bioingeniería con estos híbridos […] Fueron los primeros híbridos de la historia, por lo que sabemos, y tenían que cruzarlos cada vez que querían producir un kunga, lo que explica que fueran tan valiosos». indicó Eva-Maria Geigl, coautora del estudio, a Live Science.

El proceso de las investigaciones

Primeramente, fue necesario analizar los genomas de 25 esqueletos que fueron identificados como machos en el viejo cementerio de Tell Umm el-Marra, ubicado actualmente Siria. Esta fue una ardua labor para los científicos, debido a que el ADN de los Kungas se encontraba en muy mal estado por el clima.

Los fósiles del espécimen fueron hallados en el complejo funerario de Tell Umm el-Marra, actual Siria. Créditos: Wikimedia Commons / Muy Interesante / Glenn Schwartz / Universidad John Hopkins.

Para saber de qué se trataba aquella especie tan extraña, los investigadores debieron combinar la secuencia del genoma con el núcleo de las células. Lo hicieron acompañado de un examen de laboratorio llamado PCR (Reacción en cadena de la polimerasa).

Genomas de équidos en un lejano sitio turco

Aunque el avance había sido vertiginoso, los científicos todavía necesitaban saber si sus resultados eran acertados. Pudieron comprobarlos al comparar las muestras recuperadas de los entierros con el genoma de los huesos de un asno sirio salvaje de 11.000 años de antigüedad, descubierto en Gobekli Tepe (Turquía), y las de los dos últimos Kungas que existieron, cuya información genética se encuentra actualmente en el Museo de Historia Natural ubicado en Viena.

¿Con qué fin fueron creados los Kungas?

Realmente existen muchas hipótesis sobre la utilidad que tenían estos animales en la antigua Mesopotamia. Pero a través de escritura cuneiforme y tablillas de arcilla se puede ver que eran sumamente importantes.

Diversas fuentes iconográficas y escritas hacen referencia a los kungas. Crédito: E. Andrew Bennett

Según los historiadores, los Kungas eran bastante caros, uno solo podía llegar a tener el costo de lo que valían 6 burros. Eran símbolo de poder y estatus, generalmente se usaban en guerras, ceremonias militares, diplomáticas y bélicas, además también eran ofrecidos como parte de dotes en los matrimonios.

¿Por qué eran tan caros?

Al parecer la crianza de los híbridos era bastante compleja y muy costosa. Pero existía un motivo de mayor fuerza para tener tan alto precio, tal vez era porque esta especie era estéril. Por lo tanto, para su producción, el proceso era largo y todos tenían sus rasgos particulares.

Por otra parte, eran los favoritos porque solían ser muy rápidos e incansables, tenían una agilidad y destreza única. Generalmente, los machos eran más grandes por lo que se usaban para remolcar los carros de la realeza.

¿Por qué se extinguió esta especie?

Asno salvaje sirio en el Zoológico de Schönbrunn (Viena) en 1915. Crédito: Conrad Keller

Uno de los factores importantes que influyó en la extinción de los Kungas es que eran estériles. Sin embargo, realmente dejaron de reproducirse porque los asnos salvajes sirios se extinguieron y no había otro animal como este para realizar el cruce.

También puede interesarte: La medición del tiempo: Una creación de los sumerios que se conserva hasta la actualidad.

El último Kunga que se conoció se encontraba en el zoológico más antiguo de todo el mundo llamado Schönbrunn, Viena. Extrañamente, este no era tan grande como los demás y falleció en 1927.

Finalmente, los Kungas fueron remplazados por caballos importados a la región desde la estepa póntica, entre el mar Negro y el Caspio.

Los resultados del estudio fueron publicados en Science Advances.

Una publicación de Mystery Science. Está expresamente prohibida la redistribución, redifusión total o parcial de este contenido, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.

Te recomendamos leer:


Like it? Share with your friends!

Luisa Lugo

Luisa Lugo es una redactora freelance con sede en Bogotá, Colombia. Colabora con MysteryScience.net desde septiembre de 2020.

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.