Fósil en ámbar sugiere que los mosquitos transportaban la malaria desde hace 100 millones de años


Mosquito atrapado en ámbar en Myanmar. Crédito: George Poinar Jr. / Oregon State University

Un equipo de científicos de la Universidad Estatal de Oregón, ha descubierto un mosquito de 100 millones de años perfectamente conservado en ámbar que arroja luz sobre los orígenes de la malaria, una enfermedad que mata a más de 400,000 personas cada año.

Los investigadores se dieron cuenta de que el pequeño espécimen pertenecía a un nuevo género y especie, al que llamaron Priscoculex burmanicus. Se encontró en ámbar en Myanmar, que se remonta a la época del Cretácico medio. Si bien la especie es completamente nueva, comparte muchas similitudes con ciertos mosquitos de la actualidad, como los mosquitos anopheles, que son famosos por transportar y transmitir la malaria.

El P. burmanicus y los anopheles de hoy tienen varias cosas en común cuando se trata de sus venas laterales, antenas, abdomen y probóscide (su parte bucal larga que chupa sangre). Esto sugiere que el nuevo descubrimiento es un linaje temprano de los vectores de enfermedades actuales, lo que podría significar que llevaban malaria hace 100 millones de años.

«Los mosquitos podrían haber sido vectores de malaria en ese momento, pero sigue siendo una pregunta abierta», dijo George Poinar Jr., de la Facultad de Ciencias de la Universidad Estatal de Oregón.

«En ese entonces, los mosquitos anopheles probablemente picaban aves, pequeños mamíferos y reptiles, ya que todavía se alimentan de esos grupos».

La malaria es causada por una serie de parásitos que pertenecen al género Plasmodium. Cuando los mosquitos hembra infectados pican a humanos y animales para alimentarse de su sangre, el parásito se transmite. La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que casi la mitad de la población humana del mundo está en riesgo de contraer malaria, y los que viven en el África subsahariana están en mayor riesgo. Las infecciones por malaria son tratables, pero una vacuna eficaz sigue siendo difícil de alcanzar, por lo que las medidas preventivas incluyen insecticidas y mosquiteros.

¿Podría la malaria transmitida por mosquitos también haber causado estragos en los dinosaurios que vivieron hace 100 millones de años?

Según Poinar, esto es potencialmente posible. «Hubo eventos catastróficos que ocurrieron en esa época, como los impactos de asteroides, los cambios climáticos y los flujos de lava», escribió en su libro de 2007. ¿Qué afectaba a los dinosaurios? Insectos, enfermedad y muerte en el cretácico. «Todavía está claro que los dinosaurios disminuyeron y se extinguieron lentamente durante miles de años. Los insectos, los patógenos microbianos como la malaria y otras enfermedades de los vertebrados estaban surgiendo alrededor de ese tiempo».

Un primer plano de la cabeza del mosquito. Crédito: George Poinar Jr./Oregon State University

El nuevo estudio también arroja luz sobre cómo los mosquitos Anopheles podrían haberse generalizado, hoy en día se encuentran en todo el mundo. Los investigadores señalan que sus ancestros podrían haberse propagado a través de Gondwana, un antiguo supercontinente, antes de que se dividiera en lo que hoy es África, Sudamérica, Madagascar, India, Australia, Antártida y Arabia.

«Este descubrimiento proporciona evidencia de que los anofelinos irradiaban – diversificándose de especies ancestrales – en el antiguo megacontinente de Gondwana porque ahora se cree que los fósiles de ámbar de Myanmar se originaron en Gondwana», explicó Poinar.

Poinar descubrió anteriormente la malaria en un mosquito fosilizado encontrado en la República Dominicana, que tenía entre 15 y 20 millones de años. Esta fue la primera vez que se encontró Plasmodium en forma fósil.

«Creo que la evidencia fósil muestra que la malaria moderna transmitida por mosquitos tiene al menos 20 millones de años, y las formas más tempranas de la enfermedad, que se transmite por mosquitos, tienen al menos 100 millones de años y probablemente mucho más antiguas», dijo.

Aprender más sobre la evolución de la malaria y su relación con los mosquitos podría ayudar a los científicos para hacer frente a la enfermedad devastadora.

Los hallazgos se publican en la revista Biología Histórica.


Like it? Share with your friends!

Andrea González
Editora de Mystery Science Net. Tengo predilección por la ciencia y los misterios que esta engloba. Gracias por tu visita.

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close